Así cambió el negocio de WeWork tras la pandemia

Karen Scarpetta, general manager para Suramérica de la empresa de trabajo colaborativo WeWork, habló con Valora Analitik sobre la forma en que cambió el negocio tras la pandemia de Covid-19. Vea más de empresas

En sus primeros detalles sobre el negocio, reveló que Colombia marca la pauta sobre otros países de la región como Chile y Argentina en cuanto a mayor número de ubicaciones e ingresos para la empresa.

Scarpetta reveló que WeWork venía desde 2018 y 2019 en etapa de expansión de mercados buscando atraer a nuevos clientes, en tanto el año 2020 -hasta la llegada de la pandemia- venía en proceso de estabilización de negocios e ingresos.

Recomendado: Banco Popular colocó $500.000 millones en emisión de bonos ordinarios

En este momento y después de sobrellevar las consecuencias de la pandemia sobre muchas empresas, “WeWork sigue trabajando por lograr rentabilidad en tanto mantiene un flujo de caja positivo”.

En Colombia, WeWork tiene sedes en tres ciudades: Bogotá, Barranquilla y Medellín que, a pesar de todas las adversidades, inició operaciones en septiembre de 2020.

Hasta marzo de 2020, la empresa -que ofrece espacios colaborativos para empresas, startups, independientes y emprendedores- registraba con ocupación del 80 % para todo su portafolio y el plan de expansión se mantenía en el foco de la estrategia.

Sin embargo, dijo Scarpetta de WeWork, se vieron afectados indirectamente por la crisis de muchos negocios y de grandes empresas que vieron frenadas sus actividades por la declaratoria de cuarentena y restricciones de movilidad.

Cambio de estrategia

Pero, dijo la ejecutiva, en ese proceso se replanteó la forma del negocio de WeWork para enfocarse también en empresas de nuevos sectores con el apoyo de agencias de Gobierno como Invest In Bogota, ProBarranquilla y ACI Medellín.

Este año entonces ha potenciado la forma de darle visibilidad a la flexibilidad laboral, con productos denominados All Access para el regreso a la productividad.

Las propuestas de All Access, explicó la general manager de WeWork para Suramérica, dependen de cada una de las empresas y de sus necesidades de alternancia en el trabajo.

En ese orden de ideas, aseguró que la empresa hizo una reevaluación en la que negociaron sus acuerdos con los dueños de los edificios o de las locaciones en donde tiene sus sedes, especialmente en Bogotá.

“No hubo pérdida de clientes durante la reevaluación de las locaciones”, destacó la ejecutiva.

Lea también: En octubre, 95,8 % de las empresas en Colombia reportó operación “normal”

Como apoyo para el crecimiento del negocio, Scarpetta recordó el acuerdo firmado con el fondo de inversión Softbank en mayo de 2020 para sacar adelante un plan de negocios de largo plazo en la región alineado frente a la situación de cada país.

Ese acuerdo tiene entre sus puntos la exploración de nuevas oportunidades en la región en espacios de trabajo, buscando apoyar la flexibilidad para las empresas que son clientes.

La ejecutiva detalló que WeWork tiene sedes en 25 edificios en los tres países (Colombia, Chile y Argentina) y dijo que “hay más cosas por hacer con nuevos productos, sin necesariamente tener que ver con un espacio físico”.

Y otro de los cambios importantes en la visión de negocio tuvo que ver con el cambio en los plazos para firmar contratos con sus clientes.

Antes, WeWork no tenía entre sus prioridades firmar contratos por menos de cinco o diez años

Pero, ahora, con el cambio en los paradigmas del trabajo remoto, la ejecutiva concluyó: “Por qué no pensar en que seamos aliados internos de las empresas que no tienen propiedades y que mediante el uso de información de datos de las empresas se pueda hacer una evaluación de negocios para definir si se hace un contrato con WeWork a 12 meses, que sea más flexible”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias