Pasos para adquirir el hábito del ahorro; además, cuide su ahorro de imprevistos con estos consejos



Cualquier persona debería tener el propósito de ahorrar, pero lo cierto es que las situaciones que se viven en cada individuo sirven de excusa para que cada año se aplace alcanzar una meta de ahorro. Vea más en Finanzas Personales.

Un viaje, una salida, una emergencia o una nueva deuda que se adquiere por varios años son algunas de las explicaciones para no lograr el propósito del ahorro. Según datos del más reciente reporte de inclusión financiera en Colombia, elaborado por Banca de las Oportunidades, a marzo de 2021, la cuenta de ahorros seguía siendo el producto que tiene la mayor penetración entre los colombianos con un 76,7 % de adultos en el país con este servicio. En diciembre de 2020, 27,9 millones de adultos tenían al menos una cuenta de este tipo, no obstante, la inactividad de las cuentas de ahorro sigue siendo alta.

¿Por qué la gente no ahorra? Una de las explicaciones es que este hábito no se adquiere fácilmente. Con el tiempo, las personas se sienten cómodas cometiendo errores, como por ejemplo, no ahorrar. La buena noticia es que en esta alianza con el Fondo Nacional del Ahorro (FNA), es posible adquirir la costumbre del ahorro, le contamos cómo:

#1. Identifique por qué no ahorra

El inicio de año puede ser un buen pretexto para empezar a ahorrar. Pero la decisión no basta, hay que tomar acción y cumplir con el propósito. Solo es adquirir el hábito de ahorrar y para eso, hay estudios que indican que al cumplir con el propósito durante 15 días, se vuelve una costumbre. Pasa con el ejercicio, hacer dieta, evitar los dulces. Con el ahorro es igual, pero hay que analizar porqué se dificulta ahorrar: para eso, necesitará un presupuesto y llevar un control de gastos. Empezará a encontrar fallas en su gasto (salidas, golosinas, taxis) y los tendrá que eliminar.

#2. Póngase metas realistas

Si usted gana un millón y al final de año quiere tener ahorrados $12 millones, se sentirá desanimado al no poder lograrlo. Mejor, casa mes, empiece por ahorrar así sea de a $20.000 y vaya aumentando ese ahorro conforme su presupuesto se lo permita. Si no se traza esas metas y simplemente destina como ahorro aquello que ‘sobró’, no empezará con el hábito.

#3. Dele a su ahorro un propósito.

Ya sea que ponga una alcancía para un viaje o que guarde dinero para comprar un carro, al hacer ese ahorro con un nombre usted pronto dejará de contar con ese dinero y verá cómo cada mes, sus recursos crecen. No le de miedo llamarlo “ahorro para comprar vivienda”, empiece desde ya.

Destacado: 5 soluciones para ahorrar en 2022; también: ahorre la prima de diciembre

Proteja el ahorro de imprevistos

Ahora que sabe cómo ahorrar, verá que comienza a tener el dinero suficiente para alcanzar sus metas. Una de las claves para que ese ahorro se convierta en la semilla de una inversión como adquirir vivienda, hacer un estudio o iniciar su propio negocio es protegerlo de imprevistos. Por eso, los siguientes consejos pueden ser útiles para esa meta.

#1. Tenga un fondo de emergencias: Es clave contar con un ahorro adicional en caso de que se presente alguna situación imprevista, que puede ir desde una emergencia médica hasta cubrir un eventual desempleo. La recomendación es contar con un monto que cubra de tres a seis meses de sus gastos. 

#2. Cuente con un seguro: Nadie está exento de accidentes o enfermedades, por ello, debemos contar con seguros que se adapten a nuestras necesidades. El primero que debe tener es un seguro médico general. Un seguro de vida también es relevante y en caso de que conduzca, además del SOAT, un seguro de auto y daños a terceros nunca sobra. De igual forma, se recomienda tener un seguro de vivienda.

#3. Elegir con cuidado los beneficiarios de sus productos financieros. Es clave revisar que en los contratos de los productos financieros quede estipulado explícitamente quiénes serán los beneficiarios de nuestros productos financieros en caso de que ocurra algún imprevisto. Por ejemplo, las tarjetas de débito, seguros y/o inversiones. No importa si no tiene una gran fortuna, el objetivo es que sus bienes se queden con su familia y/o seres queridos. 

#4. Haga un testamento. Para dar tranquilidad a nuestros seres queridos cuando faltemos es importante definir y formalizar legalmente a quién le dejaremos nuestras pertenencias. Por eso hay que realizar un testamento ante un notario. Hay que tomar en cuenta que éste puede modificarse de acuerdo al momento de nuestra vida que nos encontremos: la última palabra es la que vale.

#5. Mantenga sus deudas bajo control. Analice siempre si tiene la capacidad de pago antes de realizar cualquier compra. De acuerdo a Asobancaria lo ideal es mantener sus deudas por debajo del 30% de sus ingresos. Es esencial que sea muy puntual con los pagos y trate de pagar siempre el total de su tarjeta. Si va a dejar saldos pendientes, liquídelos lo antes posible para reducir el cobro de intereses.

#6. Diversifique su patrimonio. La diversificación del patrimonio en diferentes activos hace que reduzca los riesgos de que los movimientos de los mercados afecten la totalidad de sus ahorros. Infórmese sobre el riesgo y rendimiento de cada opción de inversión y analice si estas son acordes a sus metas y perfil de inversionista antes de hacer cualquier movimiento.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias