Caficultores colombianos ingresan al mercado internacional de carbono

El café en Colombia alcanzó nuevo récord histórico. Foto: Ministerio de Agricultura.

Como parte de los compromisos de Microsoft de ser carbono-negativo para 2030 y contribuir con sus acciones a la disminución de los efectos del cambio climático, de la mano de Rabobank y Solidaridad Network, apoyará la reducción de carbono en 36.000 hectáreas de fincas cafeteras en Colombia y Perú. Lea más de Valora Sostenible.

La iniciativa se llevará a cabo por medio de una plataforma tecnológica que permite registrar, monitorear y vender el CO2 capturado. A su vez la empresa es el comprador de los bonos de carbono generado por la plataforma Acorn.

El proyecto es una colaboración de Rabobank, una multinacional holandesa de servicios bancarios y financieros, y Solidaridad Network, una organización internacional de la sociedad civil que trabaja para fomentar cadenas de suministro más sostenibles. El proyecto denominado “Café del Futuro” busca transformar más de 36.000 hectáreas de café convencional en “café climáticamente inteligente”, beneficiando a 7.300 productores.

El proyecto busca apoyar la adaptación al cambio climático a largo plazo a través de mejores prácticas agroforestales sostenibles en las fincas de los caficultores, quienes a su vez se podrán consolidar como proveedores de bonos de carbono.

Los caficultores capturan dióxido de carbono mediante la plantación de árboles de sombra y otras prácticas agrícolas sostenibles, al tiempo que protegen sus cultivos de los efectos del cambio climático, elevan la producción y calidad del café y mejoran la calidad de vida y las oportunidades de las familias campesinas.

Recomendado: Producción de café en Colombia cayó 9 % en 2021

Como parte del compromiso de ser carbono negativo para 2030 de Microsoft, en enero de 2021 la compañía compartió sus avances y anunció que había logrado una reducción de 6 % de la emisión de carbono en sus operaciones, al pasar de 11,6 millones de toneladas métricas a 10,9 millones.

Afirmó también que, como parte de su estrategia de sostenibilidad, no bastaba con la reducción de emisiones de carbono en su operación, sino que se requería, además, de la remoción física de carbono de la atmosfera y que para ello haría inversiones en los mercados globales para capturar 1,3 millones de toneladas métricas de carbono.

“Para ser eficaces en la lucha contra el cambio climático, ya no basta con reducir las emisiones. Si queremos cumplir con las metas que nos hemos trazado, debemos también comprometernos con la eliminación de gases de efecto invernadero a gran escala. Sin embargo, el mercado de carbono está lejos de ser un mercado robusto y desarrollado”, anotó Jaime Galviz, gerente general de Microsoft para Colombia.

E indicó que “el trabajo conjunto con Solidaridad Network y Rabobank, nos permitió identificar proyectos con las condiciones óptimas en Colombia. Hoy, al compartir nuestras experiencias, queremos catalizar la discusión y la colaboración que conducirán al desarrollo de un mercado global más robusto para la adquisición corporativa de soluciones de eliminación de carbono y abogar por una contabilidad clara y estándares de alta calidad para la eliminación de carbono”.

En Colombia, los proyectos destinatarios de esta compra de bonos se han dirigido a caficultores de Risaralda y Cauca, ayudándoles a participar en esquemas globales de comercio de emisiones y mejorar sus ingresos siendo parte del mercado internacional del carbono.

Solidaridad apoya a estos agricultores con registro, análisis de terreno y apoyo técnico. Rabobank asegura a través de su plataforma de negociación que los productores serán compensados cada año por reducir el CO2.

Recomendado: Café colombiano busca oportunidades de negocio en China

Al tiempo que la colaboración ha permitido capturar más de 132.000 toneladas métricas y proyecta capturar 176.000 toneladas adicionales hasta el año 2025, este proyecto ha permitido que los agricultores aumenten la calidad y el volumen de sus productos entre 15 % y 20 %.

Se trata de una propuesta gana-gana, pues las empresas compradoras de bonos de emisiones encuentran más oferta para poder cumplir con sus compromisos para reducir su huella de carbono y los agricultores proveedores encuentran una manera para diversificar sus sustentos de vida, aumentado sus ingresos en 20 % y asegurando un beneficio a largo plazo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias