Deserción de educación universitaria en Colombia es del 46 %: así se afecta al mercado laboral

Fedesarrollo, en el marco de las reformas vitales que publica para Colombia, se centró en hacer un diagnóstico sobre el panorama educativo en el país y cómo las deficiencias de la educación nacional condicionan un mercado laboral que sigue siendo deficiente en varios frentes.

Uno de los problemas centrales del sistema educativo, explica Fedesarrollo, tiene que ver con la deserción. En educación básica, se estima que por cada 100 niños que entran a primero de primaria, solo 44 logran graduarse de bachillerato a tiempo.

Así mismo, de 100 graduados de bachillerato en el país, solo 39 logran acceder a educación superior.

El detalle del análisis permite identificar que, para educación superior, la deserción es del 46 % cuando se trata de estudios universitarios y supera el 50 % para técnicos y tecnológicos.

“Aún más grave, mientras que la deserción en educación superior supera el 70 % para estratos 1 y 2, es menor al 10 % para estudiantes de estratos 4, 5 y 6”, se explica en el documento.

Otros focos del problema

A lo anterior habría sumársele el problema de la calidad de la educación en Colombia, toda vez que, a ojos de Fedesarrollo, el país no cuenta con un currículo oficial que sirva de guía para los establecimientos educativos oficiales.

“La ausencia de este marco de referencia genera mayor heterogeneidad en la calidad a nivel territorial y deja a discrecionalidad de cada establecimiento los contenidos básicos que se espera aprenda el estudiante”, agrega el documento. Lo anterior se sustenta sobre el hecho de que, de los 100 mejores colegios, 97 son privados.

Y, en el marco por plantear una hoja de ruta para mejorar las deficiencias del segmento, Fedesarrollo propone avanzar hacia la universalización de la educación inicial.

Lo anterior supone la tarea de garantizar acceso a 2 millones de niños de 3 a 5 años. En ese sentido hacen falta cerca de 850.000 cupos. Las cuentas de Fedesarrollo dejan ver que esa generación demandaría entre $1,7 billones y $2,7 billones.

Se propone también reducir la deserción, generando mecanismos de búsqueda activa de niños que se encuentren por fuera del sistema educativo de básica y media.

Recomendado: Tasa de desempleo en Colombia sigue reduciéndose: fue del 11,2 % en abril de 2022

“Rediseñar el modelo financiero del ICETEX, migrando hacia la financiación contingente al ingreso y focalizándolo en programas que presenten una tasa interna de retorno positiva. El acceso a la educación superior no debe evaluarse desde una perspectiva financiera, sino como un servicio social a ser garantizado por el Estado”, explica Fedesarrollo.

Finalmente, se propone construir un currículo focalizado en competencias transversales “que sirva como referencia de las habilidades que se espera adquieran los estudiantes colombianos durante su aprendizaje. Este currículo se debe construir con la comunidad educativa y debe reconocer las diferencias regionales”, concluye el informe.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias