Grupo Argos, una acción de bajo riesgo que ha ratificado el buen retorno a sus accionistas

La confianza de los accionistas que participan en Grupo Argos se ha venido consolidando a lo largo de los últimos 22 años con los resultados obtenidos a través de la evolución de sus réditos, entre otras cosas, debido a que las acciones se han perfilado como activos de bajo riesgo, en lo que se cataloga como acciones de portafolio, con un perfil más estable y de menor volatilidad.

Y es que las cifras muestran que entre los años 2000 y 2022, el dividendo entregado por ha crecido a una tasa de 9,1 %, mostrando un retorno 2,6 veces mayor que el comportamiento visualizado en el promedio de la inflación calculada en este mismo periodo (3,5 %). Lea más Noticias Empresariales.

Mientras que en el 2000 el dividendo por acción era $74, el registro de este año muestra que el indicador se ubica en $500. Este último valor fue, precisamente, fijado en la Asamblea que se llevó a cabo en el mes de marzo; y representó un incremento de 31 % respecto al estipulado en 2021.

Allí se especificó que los dueños de la compañía recibirán estos recursos en cuatro cuotas trimestrales, en las que se girará $125 por acción en abril, julio, octubre y enero de 2023.

Recomendado: Asamblea de Grupo Argos aprobó dividendo 31% mayor para 2022: pagará $500 por acción

El compromiso

A lo largo de estas dos décadas el país y el mundo han tenido momentos de recesión importantes que han puesto a prueba el desempeño regular de la economía global, como es el caso del Covid-19. Sin embargo, a pesar de la coyuntura, Grupo Argos sostuvo las tasas ganancias de sus socios, incluso en los momentos más difíciles.

“Los dividendos son una figura tradicional para retribuir a los accionistas y eso es algo destacable en Grupo Argos. Ante escenarios adversos como la pandemia, la inflación actual o la recesión que se avecina, mantener una política clara de distribución de utilidades siempre será un aliciente para sus accionistas y un incentivo para sus inversionistas”, expresó Yovanny Conde, cofundador de Finxard.

En esa línea, el analista Juan Fernando Peláez reforzó la idea del compromiso con los accionistas al expresar, por ejemplo, que estos fueron priorizados “inclusive en épocas difíciles como el año 2020, donde grandes compañías como el aeropuerto El Dorado operado por Opain, y perteneciente al Grupo, estuvieron casi cerradas”.

Si se aterriza la rentabilidad de los retornos se podría decir que la persona que invirtió $1.000 en el año 2000 en este conglomerado ha recibido $5.200 en dividendos en 21 años, lo que es equivalente a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de 8, 2 %. Dicho de otra forma, su inversión (TSR) hoy tiene un valor total de $25.130 (CAGR = 16,6 %).

Hipotéticamente hablando también se podría anotar que esos mismos $1.000 invertidos en CDTs a 90 días hoy tendrían un valor de $3.320. El valor de la inversión en Grupo Argos ha sido 7,6 veces el de un CDT en este lapso.

Dividendos respaldados por los resultados

El sostenimiento constante y ascendente de los retornos a sus accionistas ha sido posible gracias al desempeño logrado por Grupo Argos a lo largo de su historia.

Solo en 2021, los ingresos ascendieron a $16,3 billones, creciendo 17 %, mientras que el Ebitda llegó a $4,3 billones, un alza de 29 %, para una utilidad neta de $1,2 billones, lo que representa un incremento del 683 % frente al cierre del ejercicio de 2020.

En su informe de resultados del año anterior se dijo por ejemplo que Cementos Argos logró el Ebitda ajustado más alto en la historia de la compañía alcanzando $2,2 billones y un margen ebitda ajustado de 21 %, el más alto desde 2005, año en el que comenzó su expansión a Estados Unidos.

O que Odinsa, el negocio de concesiones viales y aeroportuarias de Grupo Argos, logró un Ebitda de $700.000 millones al excluir las operaciones no recurrentes, con una variación positiva del 76 % año a año.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias