Entrevista | Sociedad Portuaria de Buenaventura, con más carga en 2022; habla de proyectos e inversiones

Las inversiones de más US$450 millones en la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura (SPB) que terminarán la concesión en 2034 fueron esenciales para que esta, la terminal más grande de Colombia, resistiera a coyunturas que por dos años han puesto en jaque al comercio internacional.

Justamente, como comentó el gerente general de esa compañía, Liborio Cuellar, en entrevista con Valora Analitik, los resultados han hecho que en el primer semestre de 2022 la carga movilizada esté 14 % por encima de la de 2021 y permitan proyectar finalizar el año sobre 10 %. Lea más Noticias Macroeconómicas.

Hay que tener en cuenta además de la crisis logística global y su impacto en las importaciones, en 2021 Colombia vivió el paro nacional que afectó mayoritariamente al sur del país. En ese tiempo, por ejemplo, el 30 % de las exportaciones de azúcar, uno de los productos insignias del Valle del Cauca, se tuvo que sacar a un costo altísimo por la costa Atlántica.

“Lo que más buscan las navieras para atracar en un puerto es eficiencia y seguridad y hoy nosotros, según un estudio del Banco Mundial, somos el segundo mejor puerto de Latinoamérica, después de Cartagena”, dijo Cuellar.

Cerca de US$15 millones mensuales está vendiendo la SPB en la actualidad por su servicio con una movilización de carga que integra no solo contenedores (para productos de consumo como televisores o zapatos), sino también carga general (bienes pesados como tuberías) y granel (granos).

Recomendado: Sociedad Portuaria de Buenaventura estrena conexión directa con Europa

Nosotros invertimos en seguridad e infraestructura tecnológica de grúas y equipos. Las grúas pórtico son de última generación, las RTG, que son para manejar los contenedores en tierras, también; y ampliamos el muelle y mejoramos las bodegas”, expresó.

Una grúa en la SPB tiene la capacidad de cargar 65 toneladas distribuidas en dos contenedores que pueden ser cargados al tiempo, con movimientos que van y vienen en menos de dos minutos, alrededor de 35 movimientos se hacen por hora en estas estructuras. Y hay 1.700 camiones para la carga y descarga de granel.

Según el gerente, a Buenaventura, por ejemplo, llegan barcos de 2.000 contenedores para descargar. “Eso es una operación 24 × 7 que no se para por lluvias ni por nada. Lo único que puede frenarla y, que es poco usual, es el viento. Depende de la cantidad de viento la grúa necesita más protección para que no haya un accidente”.

El tamaño de la operación de esta terminal portuaria en Colombia, dice, está acorde con las exigencias tanto de salida como de entrada de bienes, y es que hoy el comercio internacional colombiano está creciendo a ritmo de 7 % y 10 %.  

En este puerto entran alrededor de 5.000 personas al día y se generan 800 empleos directos. “Entre 5 % y 7 % de la población de Buenaventura trabaja en el puerto, es un porcentaje altísimo. En Cartagena es 2 % y en Santa Marta 1 %”, comentó.

La inversión en seguridad

Otra de las mayores inversiones que realiza la SPB hoy es en el tema de seguridad. El puerto cuenta con una zona de control desde donde se monitorea cada detalle de lo que ocurre en las instalaciones y una alterna, llamada espejo, donde interviene la Policía Antinarcóticos.

En exportaciones esta autoridad es la encargada de revisar los camiones de carga que traen la mercancía que saldrá del país, luego de que ya pasó por una revisión previa a través de un escáner de la SPB que permite evidenciar todo lo que hay dentro de la estructura. Para importaciones los que hacen la revisión son la Policía Fiscal y Aduanera en conjunto con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).

El Puerto cuenta hoy con 470 cámaras,40 caninos, dos sistemas de drones, inspecciones subacuáticas, radares y luces LED. Además, las imágenes que se producen allí son monitoreadas simultáneamente por la Policía en Bogotá y próximamente saldrá un protocolo, ya avanzado, para que las autoridades aduaneras de Estados Unidos también se puedan observarlas desde Washington.

Todo lo anterior ha hecho que, por cuatro años consecutivos, desde 2019,  el registro de incautaciones de droga en la SPB haya sido cero.

¿Qué sigue pasando en el mundo?

En el mundo, la carga marítima mueve el 98 % del total movilizado en el comercio, mientras que la aérea, a pesar de ser el 40 % en valor FOB de las mercancías, solo alcanza un 5 % en cantidad.

“Históricamente hasta 2019, según una medición de cumplimiento internacional, las navieras cumplían el itinerario en 80 % o 90 %. Hoy sólo el 30 % de los barcos están llegando a tiempo”, explicó el gerente de la SPB.

De hecho, se calcula que en este momento hay entre un 15 % y 20 % de barcos parqueados en el mundo esperando atracar en un puerto.

Por esta razón, destacó Cuellar, a raíz de la pandemia la logística internacional aceleró la construcción de más barcos, aunque se estima que estos lleguen en 2023 o 2024.

Yo creo que antes del próximo año el comercio no se va a regular, porque todavía faltan muchos barcos y mucho por hacer en todos los puertos”, dijo.

Los grandes afectados en este escenario seguirán siendo, principalmente, las navieras y los importadores que no tendrán sus productos a tiempo, pues en el caso de los puertos el impacto no es directo, ya que si bien con retrasos, los productos seguirían llegando.

En pre-pandemia, el flete normal de Shanghái (China) a Buenaventura estaba alrededor de US$2.500 o US$2.000 por contenedor, luego tuvo un pico hasta US$15.000 y después bajó. “Se está estabilizado en alrededor de US$8.000 o US$10.000 y aunque el flete no nos afecta directamente a los puertos, creo que va a quedarse en ese valor por el próximo año o año y medio, casi cinco veces más”, dijo el gerente.

Pese al buen dinamismo de consumo, el empresario argumenta que la inflación en Estados Unidos y la crisis entre Rusia y Ucrania impactarían esos resultados. Aunque destaca que hoy la crisis en ese sector del mundo, increíblemente, no ha impactado el flujo de carga.

Buenaventura es la puerta de Asia, pero también es la puerta más cercana logísticamente en Colombia a Medellín, Cali y Bogotá. “Entonces finalmente esos son toda esa parte de Colombia siempre va a tener la necesidad de tener puerto”, finalizó.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias