Inflación en Colombia: qué hará que baje y desde cuándo

FOTO: Pixabay

Hace un par de meses el grueso de los analistas estaba esperando que la inflación en Colombia empezara a reducirse con mayor fuerza desde el segundo semestre del año; sin embargo, las expectativas han cambiado.

Leonardo Villar, gerente del Banco de la República, manifestó que esa tendencia de caída de la inflación en Colombia ahora se vería con mayor fuerza hacia el año 2023, un escenario que preocupa pues los efectos de presión a los precios llegan ya no solo para los alimentos sino desde el lado de los energéticos.

En el marco del más reciente Informe de Política Monetaria, el equipo técnico del Banco de la República explica cuáles son las condicionales que le restarían impulso a la inflación y la empezarían a llevar a la meta del emisor, del 3 %.

Con esto de base, en un primer momento, la inflación básica (que elimina los ítems de alta volatilidad) se mantendría creciendo en lo que resta del año y cerraría 2022 en el 7,5 %, cayendo al 6,1 % en 2023 y al 4,4 % para mediados del año 2024.

Recomendado: Ocampo: una solución inmediata a inflación en Colombia es aumentar subsidios a hogares pobres

Explica el equipo técnico del Banco de la República que “el descenso de la inflación básica a partir de 2023 va de la mano de una reducción de los ajustes de precios de los bienes y de las comidas fuera del hogar”.

Más expectativas para la inflación en Colombia

Ahora, la expectativa para Colombia es que la inflación también descienda desde el lado del precio de los alimentos. Lo anterior da cuenta de que el escenario central permite ver que la variación anual de la inflación de alimentos cerraría 2022 en el 16,9 %. Para el próximo año se espera un fuerte descenso: inflación del 2,2 %.

“Los ajustes anuales en los precios de los alimentos continuarían cediendo en la segunda mitad del año y esta tendencia se acentuaría en 2023 en la medida en que disminuyan las presiones externas y la oferta agropecuaria interna se estabilice”, asegura el equipo técnico del Banco de la República.

Finalmente, la otra variable que condicionará el escenario se fija en que la inflación de regulados “seguiría mostrando ajustes importantes en lo que resta del año y se esperan modestos descensos en 2023, dadas las presiones alcistas que generaría el posible aumento del precio de los combustibles”, añade el Informe de Política Monetaria.

La inflación de los regulados terminaría año en el 10,3 % y luego seguiría cayendo, por la reducción de las presiones externas y de costos, hasta el 7,2 % en diciembre de 2023.

Finalmente, hay que recordar que el Informe de Política Monetaria aumentó los pronósticos de inflación de Colombia para 2022 al 9,7 % y al 5,7 % para el año entrante.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias