Wall Street revive comercio de bonos rusos tras visto bueno de EE.UU.

Foto: AFP/Cnbc

Varios bancos importantes de Wall Street han comenzado a ofrecerse para facilitar las operaciones con deuda rusa en los últimos días, dando a los inversores otra oportunidad de deshacerse de activos considerados tóxicos en Occidente. Lea más de mercados.

Según documentos bancarios revelados por Reuters, la mayoría de los bancos estadounidenses y europeos se retiraron del mercado en junio después de que el Departamento del Tesoro prohibiera a los inversores estadounidenses comprar valores rusos como parte de las sanciones económicas para castigar a Moscú por invadir Ucrania.

Siguiendo las pautas posteriores del Tesoro en julio que permitieron a los tenedores estadounidenses liquidar sus posiciones, las firmas más grandes de Wall Street han regresado con cautela al mercado de bonos corporativos y del gobierno ruso, según correos electrónicos, notas de clientes y otras comunicaciones de seis bancos también.

De acuerdo con Reuters, los bancos que están en el mercado ahora incluyen JPMorgan Chase & Co, Bank of America Corp, Citigroup Inc, Deutsche Bank AG, Barclays Plc y Jefferies Financial Group Inc.

El regreso de las firmas más grandes de Wall Street, los detalles de los intercambios que ofrecen facilitar y las precauciones que están tomando para evitar el incumplimiento de las sanciones se informan aquí por primera vez. Según la Agencia, Bank of America, Barclays, Citi y JPMorgan se negaron a comentar.

Recomendado: Estados Unidos va camino a una recesión fuerte: Bulltick Capital Markets

Un portavoz de Jefferies dijo que estaba “trabajando dentro de las pautas de sanciones globales para facilitar las necesidades de nuestros clientes para navegar esta situación complicada”.

Una fuente cercana a Deutsche Bank comentó a Reuters que el banco negocia bonos para clientes solo bajo pedido y caso por caso para administrar aún más su exposición al riesgo de Rusia o la de sus clientes fuera de los EE. UU., pero no hará ningún negocio nuevo fuera de estas dos categorías.

En línea con información de Reuters, unos US$40.000 millones en bonos soberanos rusos estaban en circulación antes de que Rusia comenzara lo que llama una “operación militar especial” en Ucrania en febrero.

Aproximadamente la mitad estaba en manos de fondos extranjeros y muchos inversores se quedaron varados con los activos rusos, ya que su valor se desplomó, los compradores desaparecieron y las sanciones dificultaron el comercio.

En mayo, dos legisladores estadounidenses pidieron a JPMorgan y Goldman Sachs Group Inc (GS.N) información sobre operaciones con deuda rusa, diciendo que podrían socavar las sanciones. Al mes siguiente, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro prohibió a los administradores de dinero de EE. UU. comprar cualquier deuda o acciones rusas en los mercados secundarios, lo que llevó a los bancos a retirarse.

Desde entonces, los reguladores han tomado medidas para ayudar a aliviar el dolor de los inversores.

Al respecto, de acuerdo con Reuters, el Tesoro proporcionó más orientación el 22 de julio para ayudar a liquidar los pagos del seguro por incumplimiento de los bonos rusos.

También aclaró que los bancos podrían facilitar, compensar y liquidar transacciones de valores rusos si esto ayudara a los titulares estadounidenses a liquidar sus posiciones.

Recomendado: Inflación en Estados Unidos aumentó 1 % en junio

Por separado, los reguladores europeos también han flexibilizado las reglas para permitir que los inversores manejen activos rusos al permitirles colocarlos en los llamados bolsillos laterales según cada caso.

El precio de algunos bonos rusos ha subido junto con la renovada actividad comercial desde finales de julio. Eso podría hacer que las operaciones sean más atractivas para los inversores y también ayudar a las empresas que vendieron protección contra el incumplimiento de pago de Rusia.

(Con información de Reuters)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias