EPM insistirá en enajenación en Tigo-UNE, pero no descarta alternativas jurídicas

Jorge Andrés Carrillo, gerente de EPM. FOTO: EPM

Luego que el Concejo de Medellín negó, por cuarta vez, la apelación que radicó la Alcaldía con el propósito de que sea aprobada la venta de la participación accionaria de EPM en UNE, hoy el gerente de la empresa, Jorge Andrés Carrillo, expresó que se insistirá en este proyecto que, explicó, es estratégico para el patrimonio de EPM.

Hay que recordar que EPM y la canadiense Millicom son los dueños de Tigo-UNE, pero es la empresa extranjera la socia controlante y a cargo de la operación central de la compañía de telecomunicaciones.  Vea más en noticias empresariales.

La valoración de sus participaciones en UNE (Tigo) e Invertelco, realizada en conjunto con la banca de inversión BTG Pactual y sus asesores, ha destacado que esta se encuentra entre $2,3 billones y $2,8 billones, recursos que también ha señalado la empresa se inyectarían a obras como Hidroituango.

Pero en la más reciente votación en el Concejo de Medellín, 10 concejales votaron a favor, 10 en contra y uno se declaró impedido, por lo que fue denegada la autorización para la venta de las acciones.

“La decisión de no aprobar la venta de las acciones que EPM tiene en UNE e Invertelco, puede acarrear un detrimento patrimonial. Cada día que pasa, aumenta el riesgo de no poder ejercer la cláusula de salida de UNE. La no aprobación significa la posibilidad de perder $2,5 billones que es en lo que están valoradas las acciones que EPM tiene en UNE”, reiteró Carrillo.

“Las propuestas realizadas por parte de algunos miembros del Concejo como requisito para aprobar la venta de las acciones que EPM tiene en UNE son inviables desde el punto de vista legal”, agregó Carrillo.

Recomendado: Venta de EPM en Tigo UNE sugiere riesgos patrimoniales si es o no aprobada

De hecho, la empresa también ante la negativa del Concejo, ha expresado su malestar por el ‘lobby’ que ha habido ante este tema e incluso no descartó presiones externas para la no enajenación.  

El gerente mencionó que la cláusula vence en agosto de 2024 y que de no materializarse implicaría afectación al patrimonio público si no se vende en el valor apropiado y si no se utilizan los recursos de la venta de la mejor manera posible para la ciudad. Esto pues en los últimos tres años no ha recibido dividendos como accionistas minoritarios.

A su vez, recordó que, si la reforma tributaria del nuevo Gobierno es aprobada en el Congreso de la República, la operación incurriría en más impuestos que hoy no se tienen presentes.

EPM insistirá en otras comisiones del Concejo de Medellín, aunque el gerente no descartó que la empresa emplee recursos o alternativas jurídicas ante el riesgo que explica esta situación para el futuro de la empresa, “que estamos estudiando, pero que no quisiéramos adelantar por el momento”.

Recomendado: Venta de acciones de EPM en Tigo UNE vuelve a hundirse

Por otro lado, muchos de los sindicatos de EPM protestan a las afueras del edificio central para rechazar esta enajenación que “atenta contra los intereses de la empresa y la protección de los recursos de Medellín. Es inconcebible que la Alcaldía insista en esa venta que solo traería perjuicios a la empresa”, expresó uno de los manifestantes que pidió reserva de su nombre.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias