Efectos a corto plazo de los retos económicos de Colombia sobre la economía doméstica

Sinnetic como firma de consultoría en analítica de datos lanzó recientemente el informe Colombia Pestel 2022, analizando cómo los factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, ecológicos y legales son percibidos por el consumidor afectando su dinámica de relacionamiento con marcas y servicios. Vea más noticias de finanzas personales

Gabriel Contreras, CEO de Sinnetic, señala que “es de esperar que las personas adapten sus prácticas de consumo y ahorro, a partir de los retos económicos que afronta el país: inflación, devaluación del peso vs. el dólar y escasez de diferentes productos, así como materias primas y esto fue lo que reflejamos en el estudio”.

Incremento de precios

Durante el primer semestre de 2022 la principal preocupación para el 73 % consultados es el incremento de precios de bienes de consumo y alimentos; esta preocupación es 5 % más alta que el año anterior para la misma fecha. En el mismo sentido, al 69 % le preocupan los precios de servicios públicos.

Adaptación del comportamiento de compra

El 73 % de los consultados reporta haber implementado algún tipo de cambio o ajuste reciente en su plan de gastos para adaptarse a esta dinámica de precios altos y costo de vida.

  • Las promociones, el año anterior pesaron 66 % siendo la estrategia de primera mano para adaptarse a precios altos, este año pesa el 47 % indicando que este instrumento parece venir perdiendo potencia para mantener cautivas las audiencias de compradores para diferentes productos y servicios.

Le puede interesar: Pensiones para colombianos en el exterior: guía para cotizar desde otro país

  • Cambio a marcas más económicas y cambio de canales de compra migrando a aquellos con mejores precios también parecen ser estrategias poco implementadas hasta ahora.

Por su parte, crecen de forma significativa vs. años anteriores, algunas estrategias de ahorro tales como:

  1. Restricción en la contratación de servicios domésticos: empleadas del servicio, empleadas ‘por horas’ etc.
  2. Restricción en la contratación de servicios de cuidado personal: manicura, pedicura, masajes.
  3. Menos compra de ‘corrientazo’ o almuerzo corriente en calle.
  4. Restricción en la contratación de servicios de cuidado a otras personas, sean niños o adultos.

Estas herramientas de balanceo de presupuesto no solo son las más implementadas este año, sino que afectan potencialmente a mujeres ya que son, en mayor medida, quienes prestan estos servicios.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias