Fitch Ratings ajustó valoraciones sobre petróleo y gas a corto plazo en el mundo

Fitch Ratings aumentó sus supuestos para el gas a corto y mediano plazo, principalmente debido a la crisis de suministro en Europa, mientras también ajustó también los supuestos de petróleo a corto plazo en línea con las preocupaciones sobre demanda del año hasta la fecha. Vea más noticias de petróleo

“Hemos aumentado nuestros supuestos de precios de gas para 2022-2025 en Europa y EE. UU. Nuestros precios del gas en Europa tienen en cuenta que no habrá suministro de gas ruso a la Unión Europea (UE) a partir de ahora. El margen de error para equilibrar el mercado de gas de la UE este invierno es pequeño y esperamos precios del gas mucho más altos, particularmente en 2022-2023”, afirmó al respecto la calificadora.

De este modo, ve que una menor demanda y mayores importaciones de gas natural licuado (GNL) son vitales para evitar una escasez aguda en Europa. Así, estima que la destrucción de la demanda se aceleró aún más durante el verano debido a los precios al contado récord. Sin embargo, estos valores más altos en Europa han ayudado a aumentar significativamente el suministro de GNL a la región.

La UE importó 75.000 millones de metros cúbicos (bcm) de GNL en 2022, un aumento interanual del 62 %.

A su vez, la UE ha alcanzado su objetivo de uso de almacenamiento de gas del 80 % dos meses antes del 1 de noviembre. Sin embargo, el gas almacenado cubre solo el 20 %-25 % del consumo anual, por lo que la necesidad de suministro de GNL se mantendrá en el mediano plazo, lo que apoyará los precios.

Le puede interesar: Refinería de Cartagena aumentó producción a 200.000 barriles por día en Colombia

A más largo plazo, la crisis del suministro de gas ayudará a eliminar los cuellos de botella en la infraestructura de gasoductos y GNL y acelerará la transición energética y las iniciativas de ahorro de energía en Europa, de acuerdo con las valoraciones de Fitch Ratings.

Por lo tanto, las suposiciones sobre el precio del gas a largo plazo no cambian. La UE está trabajando en un paquete de medidas energéticas que no se reflejan en suposiciones de precios de este tipo pero que pueden afectar el gas en Europa.

Las suposiciones de precios más altos del gas en EE. UU., por su parte, están respaldadas por un mayor consumo interno en 2022, pero también por una demanda significativamente mayor de exportaciones de GNL.

Sin embargo, la producción de gas de EE. UU. está creciendo, particularmente en Haynesville Shale y Permian Basin, con operadores privados activos en agregar plataformas, lo que moderará los precios. Las limitaciones de infraestructura para las exportaciones de GNL en EE. UU. mantendrán una gran diferencia entre los precios del gas de EE. UU. y Europa a mediano plazo.

“Nuestras suposiciones reducidas de Brent y WTI para 2022 reflejan precios del petróleo hasta la fecha impulsados ​​por preocupaciones sobre el crecimiento económico. Los precios al contado del petróleo han disminuido hace poco, especialmente en comparación con los niveles de marzo y junio, debido a los volúmenes de exportación rusos bastante resistentes y a una posible reactivación del acuerdo nuclear con Irán, que podría agregar 1 millón de barriles por día (bpd) de suministro de petróleo al mercado”, valoró la calificadora.

Lea también: Prosantander alerta desabastecimiento de combustibles y alimentos por bloqueos en Río Magdalena

La producción de EE. UU. está aumentando, aunque enfrenta cuellos de botella en los servicios de campos petroleros y presupuestos de gastos de capital limitados.

De esta manera, la producción del país aumentará en unos 900.000 bpd para fines de 2022 y otros 900.000 bpd para fines de 2023, según la EIA. Sin embargo, la OPEP+ se mantiene cautelosa en su enfoque de los aumentos de cuota y recientemente canceló una adición de producción de 100.000 bpd a su objetivo de octubre.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias