Banco Mundial ve posible una recesión mundial en 2023

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

El Banco Mundial encontró, en un reciente estudio, que el mundo podría estar acercándose a una recesión mundial en 2023. Acompañado esto último de algunas crisis financieras en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Vea más noticias internacionales.

Parte de la causa se estaría explicando porque los bancos centrales están elevando las tasas de interés a un ritmo acelerado siendo una tendencia que probablemente continúe hasta el próximo año.

Esto último advirtiendo que los aumentos de las tasas de interés podrían no ser suficiente para hacer que la inflación mundial vuelva a los niveles vistos antes de la pandemia.

“A menos de que disminuyan las interrupciones del suministro y las presiones del mercado laboral, esos aumentos en las tasas de interés podrían dejar la tasa de inflación subyacente global (excluyendo la energía) en alrededor del 5 % en 2023, casi el doble del promedio de cinco años antes de la pandemia”, indica el estudio.

Bajo el presupuesto de reducir la inflación es probable que los bancos centrales deban aumentar las tasas de interés en 2 puntos porcentuales adicionales.

Perspectivas del Banco Mundial

“Si esto fuera acompañado de estrés en los mercados financieros, el crecimiento del PIB global se desaceleraría a 0,5 % en 2023, una contracción de 0,4 % en términos per cápita que cumpliría con la definición técnica de una recesión global”, se lee en el informe.

“El crecimiento mundial se está desacelerando drásticamente, y es probable que se desacelera aún más a medida que más países caen en recesión. Mi profunda preocupación es que estas tendencias persistirán, con consecuencias duraderas que serán devastadoras para las personas en las economías de mercados emergentes y en desarrollo”, dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass.

Recomendado: Fitch Ratings rebaja perspectiva de PIB mundial de 2022 y 2023

El llamado de atención también se centra en que la economía global se encuentra en su desaceleración más pronunciada luego de una recuperación posterior a la recesión desde 1970.

Acompañado esto del hecho de que la confianza del consumidor global ya ha sufrido una caída más pronunciada que en el periodo previo a las recesiones globales anteriores.

“El estudio se basa en conocimientos de recesiones mundiales anteriores para analizar la evolución reciente de la actividad económica y presenta escenarios para 2022–24. Una desaceleración, como la que ahora está en curso, generalmente requiere una política anticíclica para respaldar la actividad”, concluye el reporte del Banco Mundial.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias