Procuraduría sancionó e inhabilitó a Ramón Navarro, exgerente de la Triple A

Foto: Blu Radio

En fallo de segunda instancia, la Procuraduría General de la Nación sancionó con multa de $600 millones al exgerente general de la Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla (Triple A), Ramón Navarro, por aprobar, certificar como recibidas y disponer el pago de órdenes de servicios que no fueron prestados en 2016.

Al resolver el recurso de apelación, la Sala Disciplinaria Ordinaria de Juzgamiento confirmó parcialmente la decisión de primera instancia e inhabilitó por 15 años al exdirectivo para ejercer empleo público, función pública, prestar servicios a cargo del Estado o contratar con este.

La Procuraduría estableció que Navarro permitió que la empresa IARCO Ltda se apropiara de $1.350 millones provenientes de la Triple A, en razón a pagos por servicios no prestados de recolección de residuos sólidos para el año 2016, que también motivaron su condena penal por los delitos de “enriquecimiento ilícito de particulares en concurso con administración desleal y falsedad en documento privado, por las nueve facturas pagadas”.  

Según dictamen de la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales (DNIE), el Distrito de Barranquilla dejó de percibir recursos por concepto de utilidades por valor de $376.118.009, como accionista minoritario con un porcentaje de participación de 14,5 % en dicha empresa prestadora de servicios públicos.

La Procuraduría calificó definitivamente la falta como gravísima a título de dolo y con perjuicio al patrimonio público. Contra esta decisión no procede recursos ante este órgano de control.

Recomendado: El País resalta ‘millonaria ofensiva’ de españoles para recuperar acciones en la Triple A

Pliego de cargos por presuntos contratos ficticios

En otro proceso, la Procuraduría formuló pliego de cargos al exgerente por presuntamente permitir que dos firmas se apropiaran indebidamente de recursos públicos pertenecientes a la Triple A, a través de órdenes de pedidos que habrían sido pagados sin que se hubieran prestado los servicios correspondientes.

El ente de control señaló que el exfuncionario pudo incurrir en falta disciplinaria por, al parecer, entre septiembre de 2013 y agosto de 2015 aprobar, celebrar y pagar contratos ficticios con la Sociedad Interamericana de Aguas y Servicios (INASSA S.A.) y Recaudos y Tributos S.A.

La Procuraduría Delegada Disciplinaria de Instrucción para la Contratación Estatal indicó que, con su conducta, Navarro posiblemente omitió sus deberes funcionales y la obligación de velar por el estricto cumplimiento de las disposiciones legales, al presuntamente permitir la apropiación ilegal de recursos de la Triple A, a favor de terceras personas, en detrimento del objeto social de la sociedad que gerenciaba y de los derechos patrimoniales de los accionistas.

El ente de control calificó provisionalmente la aparente conducta del exgerente como falta gravísima cometida a título de dolo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias