S&P confirmó calificaciones de Chile, pero advierte riesgo de rebaja

La agencia calificadora S&P Global Ratings confirmó sus calificaciones soberanas de largo plazo en moneda extranjera de ‘A’ y en moneda local de ‘A+’ de Chile.

La perspectiva de las calificaciones de largo plazo se mantiene estable.

También confirmamos nuestras calificaciones de corto plazo en moneda local y extranjera de ‘A-1’ del soberano, dijo la agencia en un comunicado. La evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) de Chile se mantiene en ‘AA’.

De su parte, dijo, mientras continúa el debate constitucional, se espera que la política económica de Chile avance gradualmente y ayude a corregir tensiones sociales y las deficiencias de su modelo económico durante los próximos 24 meses.

Esto también ayudará a sostener el crecimiento económico a lo largo del tiempo.

La restauración de los fundamentos macroeconómicos evitará un mayor deterioro de la posición externa de Chile, agregó.

De otro lado, señaló que en los próximos 24 meses, podría bajar las calificaciones del soberano si la persistente incertidumbre política impide implementación de políticas económicas y obstaculiza el crecimiento económico.

Además, que los déficits de la cuenta corriente persistentemente superiores a lo esperado, que se traduzcan en una rápida acumulación de deuda externa y necesidades de financiamiento, también podrían derivar en una baja de las calificaciones.

Sin embargo, la calificadora señaló que se podrían subir las calificaciones durante los próximos 24 meses si las expectativas de crecimiento económico de Chile se fortalecen como resultado de la implementación adecuada de políticas económicas.

Un crecimiento más sólido, aunado a una administración fiscal prudente, podría ayudar a Chile a recuperar las protecciones fiscales y externas que utilizó recientemente para resistir el impacto de la pandemia y el descontento social.

Las calificaciones de Chile reflejan sus sólidas instituciones, que deberían seguir respaldando la implementación pragmática de políticas económicas en un contexto de una persistente incertidumbre debido a los esfuerzos para reformar su constitución, señala en el comunicado.

Le puede interesar: S&P ve inflación de Colombia convergiendo a meta del 3 % desde 2024

Espera que los planes de gasto del gobierno se ajusten a los ingresos estructurales, lo que debería estabilizar los niveles de deuda neta ligeramente por encima de 30 % del producto interno bruto (PIB).

Las calificaciones también reflejan la significativa flexibilidad monetaria de Chile, gracias a un tipo de cambio flotante, un banco central independiente, mercados financieros comparativamente profundos y un historial de estabilidad de precios, a pesar del reciente aumento de la inflación.

Las calificaciones de Chile siguen restringidas por un perfil externo más débil y un PIB per cápita más bajo que el de sus pares calificados.

Perfil institucional y económico

  • El debate sobre la reforma de la constitución continúa, lo que mantiene la incertidumbre sobre las condiciones económicas locales.
  • Dicho esto, se espera moderación y pragmatismo tanto del gobierno como de la oposición para apoyar la implementación de la política económica.
  • Cree que la economía continúe desacelerándose en 2023, pero que recupere el impulso en 2024 y años posteriores.

Las calificaciones de Chile están respaldadas por su historial bien establecido de democracia y de estado de derecho. En los últimos 30 años, la fortaleza institucional del soberano ha contribuido a la implementación de políticas económicas estables y a un crecimiento sostenido, junto con transiciones suaves de gobierno, una saludable situación fiscal y en general una baja inflación.

Los indicadores de gobernanza son fuertes, la percepción de corrupción es baja y los indicadores de desarrollo humano son más altos que los de la mayoría de sus pares en la región.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias