Gobierno Petro debe ser más riguroso al hablar de petróleo: Contraloría

La Contraloría General de la República (CGR) llamó la atención sobre la prudencia y rigor técnico que debe asumirse al debatir o analizar las perspectivas del sector minero energético en Colombia, dada la actual coyuntura interna y mundial.

Coyuntura que preocupa porque, según la Contraloría, se presenta un alto grado de incertidumbre y volatilidad de los mercados.

Aporte del sector minero energético

El sector minero energético aportó a las regiones $33 billones en regalías, que se destinaron en el último bienio a proveer agua potable, salud, educación y alcantarillado.

Asimismo, de acuerdo con la Contraloría, el sector minero energético generó 90.000 empleos anuales, demandó bienes y servicios locales a colombianos por el orden de $11 billones anuales y destinó $453.103 millones a inversión social, contribuyendo a la mejora de la calidad de vida de las personas que habitan en las regiones.

Para la CGR, es indudable que el país debe transitar en dos caminos para dejar de depender de manera significativa de la producción de commodities, que por su naturaleza tienen cotizaciones muy volátiles y sobre las cuales Colombia tiene poca injerencia en los mercados internacionales, además de su limitada capacidad de generar valor agregado en el mediano y largo plazo.

Recomendado: “Es discriminatorio, inequitativo y desproporcionado”: mineros colombianos sobre tributaria

La Contraloría recomienda que el primer camino a emprender para avanzar en una transición energética segura es la recomposición del aparato productivo nacional para promover e impulsar la producción en sectores con un mayor grado de complejidad, de valor agregado y con mercados de mayor demanda.

Esto permitirá, de acuerdo con la entidad, la formación de un sistema económico robusto, más resistente a las coyunturas negativas internas y externas, generador de empleos estables y de calidad; y con la capacidad de diversificar la canasta exportadora del país.

La Contraloría aseguró que dada la actual importancia del sector minero energético en la economía colombiana y para sus finanzas públicas, en este año y para el mediano plazo se debe dejar en claro -al país y a la comunidad internacional- no sólo la posición al respeto o garantía en el cumplimiento de los contratos actuales de exploración y explotación de petróleo y gas.

Sino también la política y acciones frente a los nuevos contratos y al futuro del sector, detalles que quedarán plasmados en las bases y estrategias del Plan Nacional de Desarrollo.

Recomendado: Reforma tributaria Colombia: Nuevos ajustes ahuyentarían inversión extranjera en el sector minero

Despejar las dudas de cómo se desarrollará la política petrolera y minera en el presente cuatrienio, permite que las empresas y los inversionistas tomen sus decisiones con claridad en las reglas de juego, y que su incertidumbre se limite a aquella que genera la dinámica de los propios mercados, de acuerdo con las declaraciones de la Contraloría General de la República.

“El modelo actual de los contratos de exploración y explotación de hidrocarburos e interesante para el inversionista, pero el mensaje debe ser claro. En temas tan trascendentales y que generan tanto nerviosismo e incertidumbre en los mercados y en los agentes interesados, la CGR invita a moderar y centralizar los mensajes para evitar la desinformación al interior del país y en el exterior”, indicó la entidad.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias