Bancos latinoamericanos están posicionados para resistir deterioro del entorno económico: Fitch

Foto: Fitch Ratings

Fitch Ratings publicó un nuevo análisis en el que evaluó los sistemas bancarios de América Latina, sobre el que destaca que enfrentan un entorno más desafiante en 2023 en medio de la desaceleración del crecimiento económico en toda la región, con la caída del crecimiento de los préstamos y los ingresos y el deterioro de la calidad de los activos que probablemente presionen las métricas financieras de los bancos.

Sin embargo, los bancos más grandes de la región tienen diversos modelos de negocios y sólidas posiciones de mercado, con una capitalización y ganancias que deberían continuar brindando margen de maniobra y resiliencia a las calificaciones, en ausencia de una rebaja soberana, como se vio durante el desafiante entorno operativo de los últimos tres años.

Las métricas de desempeño de los grandes bancos de América Latina mejoraron en 2022 en gran parte de la región, con ingresos impulsados ​​por fuertes ingresos netos por intereses (NII) por el aumento de las tasas de interés en saldos de préstamos más altos.

Las tasas de interés más altas han sido positivas para los bancos comerciales sensibles a los grandes activos con diversas operaciones, al igual que la disminución de los costos crediticios.

Las estructuras de financiación de los bancos más grandes se basan principalmente en depósitos de clientes minoristas estables y de bajo costo, lo que respalda la rentabilidad, apuntó el informe.

Destacado: Fitch: Revisión tarifaria es neutral para empresas de sector gas en Colombia

Las métricas operativas, de crecimiento y de capital clave de los sistemas bancarios de Colombia, México, Brasil y Chile están en o por encima de los niveles previos a la pandemia, lo que ha respaldado su desempeño bajo un mayor riesgo macroeconómico en medio de una política fiscal y monetaria más estricta.

En tanto, las métricas de calidad de activos se han mantenido relativamente estables con menores cargos por deterioro de préstamos (LIC), a pesar de la fuerte desaceleración económica desde los niveles de 2021 y una mayor inflación.

Los bancos centrales promulgaron un endurecimiento monetario agresivo para hacer frente al fuerte aumento de la inflación, que Fitch espera que se desacelere en algunos países a fines de este año y disminuya aún más en 2023. Como resultado, espera que las tasas de referencia comiencen a caer en 2023.

El NII también debería permanecer estable a mediano plazo para los bancos que continúan beneficiándose de la exposición a segmentos de mayor rendimiento, como el comercio minorista, junto con la financiación de depósitos de bajo costo. El NII de los bancos brasileños y mexicanos representa entre el 70 % y el 75 % de los ingresos operativos, y la mayoría de los préstamos son a tasa flotante, lo que proporciona ingresos al alza en un entorno de tasas al alza.

La demanda de préstamos más débil y el deterioro de la calidad de los activos que se produce después de tasas más altas y la inflación tienden a retrasar el beneficio de ganancias de márgenes más altos.

Con el tiempo, se espera que la rentabilidad caiga con tasas de interés más bajas, presionando NIM y NII, y mayores gastos de provisiones, lo que reducirá las ganancias. Si las tasas se mantienen altas por más tiempo de lo esperado actualmente o continúan aumentando considerablemente, la capacidad de pago de los prestatarios se vería significativamente obstaculizada, lo que exacerbaría las posibles pérdidas crediticias y reduciría aún más los rendimientos.

La calidad de los activos se deteriorará, pero se mantendrá dentro de las expectativas de calificación en medio de la perspectiva de un crecimiento económico más débil y presiones inflacionarias persistentes.

Las mayores pérdidas pueden estar lideradas por los préstamos minoristas y de consumo no garantizados, que han crecido a un ritmo más fuerte este año en Colombia, México y Brasil, así como las pequeñas y medianas empresas (Pyme) y los microcréditos, ya que estos segmentos son los más importantes. sensible al ciclo comercial y económico. La exposición de los bancos chilenos y mexicanos se centra en las empresas, el sector público y las personas de ingresos medios y altos, lo que ha ayudado a controlar las pérdidas en un entorno de tasas al alza hasta el momento.

Sin embargo, Fitch concluye que los bancos pueden enfrentar un riesgo adicional como resultado de los impactos de segundo orden de un crecimiento del PIB inferior al esperado, la inflación sostenida de los precios de la energía y las interrupciones prolongadas de la cadena de suministro.

“Un shock sostenido de la tasa de interés debido a presiones inflacionarias y cambiarias persistentes aumentará los riesgos de recesión. Esto podría hacer que la calidad de los activos se deteriore más de lo previsto actualmente, elevando los costos crediticios y ejerciendo presión sobre el patrimonio bancario. Las incertidumbres políticas y políticas idiosincrásicas agravadas por un shock externo de múltiples frentes, incluidas las presiones inflacionarias alimentadas por la guerra entre Rusia y Ucrania, el endurecimiento de la Reserva Federal de EE. UU., los riesgos de recesión en ese país y la Unión Europea y la desaceleración económica de China, también pueden afectar el desempeño de los bancos”, finalizó.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias