Estos son los retos y oportunidades del Open Finance en Colombia, según Minsait

Minsait. Foto: Valora Analitik.
De izquierda a derecha, Ignacio Romero - Minsait, Paco Mora - Minsait, Andrés Acero - ACH, Jimmy Tadic - Minsait y Juan Manuel Jiménez - Minsait

Hoy venimos a hablar del futuro. Así empezó la presentación de Minsait (filial de la multinacional española Indra) sobre el nuevo entorno de Open Finance en Colombia y su desarrollo en mercados como el bancario, el comercial, el de seguros, el de telco (telecomunicaciones) y en general para toda la economía.

Como se sabe, el pasado 25 de julio, tras casi dos años de trabajo con organismos internacionales y actores de influencia en la industria financiera, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público de Colombia expidió el decreto 1297, que modifica el Decreto 2555 de 2010 en lo relacionado con la regulación de las finanzas abiertas en Colombia.

Francisco Mora-Figueroa, director de la Unidad de Consultoría Open Business de Minsait, dijo este miércoles en Bogotá que Colombia debe posicionarse en temas como la iniciación y los sistemas de pagos, al tiempo que avanza en la reglamentación del decreto y en la puesta en marcha de todo el sistema.

Sobre el nuevo decreto en Colombia, Minsait detalló que busca por una mayor competencia, inclusión y eficiencia en la prestación de servicios financieros, considerando las siguientes líneas de acción:

Enmarcar la administración de plataformas digitales y la prestación de servicios por parte de las entidades

#1. Reglamentar la iniciación de pagos.

#2. Precisar las reglas aplicables al intercambio de datos del consumidor.

#3. Fortalecer los estándares de protección al consumidor en la era digital.

De acuerdo con el experto, la experiencia está mostrando casos de uso en el resto del mundo que pueden operar en Colombia como, por ejemplo, el llamado Banking As A Service que permite que entidades del sector retail y de otros puedan ofrecer soluciones financieras a sus clientes, así como la portabilidad financiera y las super APPs.

Los otros casos de uso que han demostrado ser exitosos en el uso del Open Finance son los planificadores financieros para los clientes, los modelos de riesgos avanzados, los programas inteligentes de fidelización y de recompensa por el uso de las marcas o aliados y, finalmente, el ahorro conductual para conocer el comportamiento de cada usuario.

Para Ignacio Romero, responsable de Consultoría, Medios de Pago, Neobancos y Open Business de Minsait, en Colombia ha sido vital el papel de ACH que trabaja como un Hub para centralizar el uso de datos y de APIs para que todas las entidades puedan conectarse y agilizar el intercambio de información.

De la misma manera, citó el caso del Banco Central de Brasil que administra el sistema PIX que ha funcionado para generar una alta penetración en gran parte de la población que puede hacer pagos entre diferentes entidades financieras o comercios en tiempo real y sin costo.

Las 10 recomendaciones de Minsait sobre Open Finance

Minsait lanzó 10 recomendaciones a los asistentes al evento entre los que se contaban bancos, corporaciones financieras, Fintech, aseguradoras, utilities, telco y otras.

Recomendado: Phygital, la innovadora propuesta de Minsait para conectar el mundo físico con el digital

En cuanto a regulación, las recomendaciones de Minsait sobre el Open Finance son:

– Ir en el mismo camino del regulador.
– Ser ambiciosos en la apertura de la información .
– Sumar a los sectores que vendrán después del financiero como son seguros, industria y otros.

En el caso de negocio, las recomendaciones son:

– Trabajar desde ya en pilotos de mercado.
– Trazar camino que busque crecimiento y rentabilidad.
– Delegar en terceros especialistas para asegurar el llamado “time to market”
– Comunicar, comunicar y comunicar.

Para el caso técnico-operativo, estas son las recomendaciones:

– Buscar máxima eficiencia en la ejecución: Hub de APIs y estandarización de conexiones
– Combinar soluciones tácticas con estratégicas
– Revisar capacidades organizativas

Retos para reguladores y sector financiero de Colombia con Open Finance

Durante los próximos 12 meses, según indica el Decreto, la Superintendencia Financiera de Colombia tendrá que compartir las instrucciones relativas a cómo deben ser los procesos y estándares de conexión de sus entidades vigiladas.

Estas definiciones, con base en lo ya acontecido en otras regiones, serán de vital importancia y marcarán el camino en tiempo y forma para establecer las infraestructuras tecnológicas que habiliten los objetivos de competitividad e inclusión financiera en Colombia.

Francisco Mora-Figueroa de Minsait dijo que será muy importante definir aspectos como si la transición al Open Finance va a ser obligatoria o voluntaria de parte de los miembros del sistema financiero y qué alcances tendrá en temas como compartir información de los clientes entre todos.

En una primera instancia, será necesario confirmar aspectos básicos como el nivel de obligatoriedad de apertura de datos y el cómo estructurar las conexiones para definir si se usará el formato Hub, estandarizando los procesos de obtención de información como ha ocurrido en países como: España (RedSyS), Portugal (SIBS) o Brasil (Hub Open Finance).

O si, por el contrario, será en un formato descentralizado en el que cada entidad desarrolla y expone directamente sus APIs, como se ha optado en otras regiones como Reino Unido o Francia.

El ejemplo europeo en Open Finance

El equipo de Minsait, una compañía de Indra, ha venido trabajando con reguladores en Europa y América Latina en la definición de estándares, compartiendo nuestro punto de vista en las diferentes consultas y participando en mesas de trabajo definidas en países de las mencionadas geografías.

“Hemos visto junto con nuestros clientes en Europa, como la PSD2 comenzó a ser implementada por las entidades sin unas directrices técnicas claras, hasta el momento en que desde The Berlin Group empezaron a marcar el camino bajando a detalle los requerimientos técnicos y de seguridad de las conexiones entre entidades y terceros”, dijo la empresa en su presentación en el hotel JW Marriot de Bogotá.

Por ejemplo, los diferentes tipos de procesos de captura y renovación de consentimientos o las medidas de contingencia (fallbacks) de los servicios de extracción de datos, fueron aspectos donde entidades e implementadores como Minsait tuvieron que dedicar amplios esfuerzos para poder realizar las implementaciones técnicas y de negocio de la forma más adecuada dentro de los plazos marcados.

Ahora, en Latinoamérica, los reguladores están tomando estas lecciones aprendidas en Europa y se avanza con paso firme para bajar a detalle estos requerimientos de conexión, involucrando a diferentes agentes en las definiciones, como es el ejemplo de Brasil donde Bancos, entidades de tarjetas de crédito, de pagos digitales y fintechs, entre otros grupos, participan en las mesas de trabajo que coordinan externos como Minsait en algunos ámbitos.

Según lo mencionado anteriormente, en Colombia será la Superintendencia Financiera quien durante los próximos 12 meses tendrá que abordar cómo deben ser las conexiones de Open Finance, considerando no solo aspectos de seguridad y estabilidad de los servicios, sino también poniendo foco en el negocio, con el fin de ofrecer flexibilidad para la definición de casos de uso que faciliten la adopción por parte de los usuarios finales.

Para la empresa, será importante revisar las iniciativas implementadas de manera exitosa en otras regiones, e identificar qué otros aspectos fallaron y por qué, siempre con una mirada crítica que abarque todo el camino evolutivo de las regulaciones hasta nuestros días.

Por ejemplo, desde el observatorio de Minsait Open Banking, se identificó una “práctica líder” reciente en Europa: el pasado tres de agosto, la EBA (European Banking Authority) ha solicitado modificar los plazos de renovación de consentimientos de 90 a 180 días, así como introducir adaptaciones técnicas de ciertos tipos de interfaces de comunicación para la extracción de datos.

Este cambio regulatorio será muy relevante para mejorar la experiencia de los usuarios y flexibilizar los procesos de intercambio de datos entre entidades, y es un cambio que, traído a colación para este artículo, tendrá que ser analizado en Colombia para valorar su aplicabilidad según el nuevo Decreto a implementar.

En el evento en Bogotá, la Superintendencia Financiera de Colombia dijo estar convencida de que en el proyecto de Open Finance tienen cabida todos los actores del sistema financiero en el sentido de que el decreto da la posibilidad de que iniciadores no vigilados hagan parte de ese sistema.

La experiencia para el consumidor, según la Superfinanciera, va a ser mejor porque tendrá una oferta de valor más completa. Considera fundamental señalar que el decreto y está iniciativa es a lo largo y ancho de todo el sistema financiero, aseguradores, fondos de pensiones, fiduciarias y son bienvenidos todos los casos de uso.

Agregó que la regulación está en construcción y la Superintendencia tiene un año desde julio de 2022 para generar la hoja de ruta. Es claro el interés de todos los actores de llegar primero y la importancia de los pilotos y pruebas controlados permitirán a todos evaluar las alternativas, dijo Carlos Pinilla, director de Innovación y sandbox de la Superintendencia.

En entrevista con Valora Analitik, Francisco Mora-Figueroa de Minsait, dijo que «Colombia va a ser el nuevo Brasil” en cuanto al desarrollo del Open Finance para desarrollar el sistema financiero y en el futuro llevarlo a los demás sectores de la economía.

Próximos pasos de entidades financieras para Open Finance

La publicación del Decreto de Open Finance no hace más que acelerar la visión y la puesta en marcha de iniciativas de innovación y búsqueda de nuevos modelos de negocio, tanto en Entidades financieras reguladas, como en Neobancos, fintechs y proveedores de infraestructura tecnológica de servicios financieros.

Es el momento de realizar un ejercicio estratégico para entender en qué sentido va a impactar el nuevo marco regulatorio al modelo de negocio de cada una de las entidades financieras, tanto desde el punto de vista externo, entendiendo las nuevas posibilidades que se presentan con clientes y partners, como desde el punto de vista interno, con las potenciales necesidades de adaptación a la regulación en términos tecnológicos, operativos y de negocio.

Por el lado de la apertura y explotación de información, aparecerán oportunidades que impactarán directamente en el negocio, tanto desde la óptica de optimización de costes, como de generación de ingresos.

Desde Minsait ven que casos de uso como aprobaciones de crédito en línea, la automatización en los procesos de conciliación bancaria de microempresas y empresas, las soluciones de planificación financiera para particulares y empresas, el ahorro conductual o el marketing de pagos comenzaran a aportar un alto valor al cliente final y a la propia entidad, gracias a un mejor acceso a la información en términos de estandarización, velocidad y seguridad.

En lo que respecta a la iniciación de pagos, el Decreto de Open Finance en Colombia hace especial énfasis en acotar el tipo de entidades reguladas que podrán presentar el servicio y cómo deben ser los procesos que garanticen la seguridad de los intervinientes.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias