Peso colombiano ganó terreno ante el dólar en noviembre en América Latina

Pagar en el exterior
Pagar en el exterior Foto: Archivo particular.

En el transcurso de noviembre, el dólar se fortaleció en cuatro de las seis monedas fuertes de América Latina y cedió frente al peso argentino y el colombiano.

El panorama latinoamericano de las monedas más importantes frente al dólar continúo un mes caracterizado por la incertidumbre global, las noticias desde China por la política de cero tolerancia contra el Covid-19 y decisiones de política macroeconómica de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos. Jerome Powell, presidente de la FED, ratificó que la entidad moderará el tamaño de sus incrementos de tasas de interés a partir de la reunión de diciembre, lo cual bajó la aversión global al riesgo.

Ese último anuncio llevó a que el dólar en América Latina perdiera terreno en dos de las seis principales monedas de la región y que se fortaleciera en las otras cuatro.

Comportamiento mensual en noviembre de las monedas latinas

En Argentina, el peso USDARS se valorizó en noviembre un 7,23%, lo mismo que el peso colombiano que terminó el mes con un alza mínima de 0,12%, aunque en lo corrido de 12 meses, el USDCOP sigue en racha negativa.

Recomendado: Dólar en Colombia vuelve y se dispara: está muy cerca de los $5.000: ¿por qué?

Los demás países presentan devaluaciones en noviembre, el real brasilero finalizó con -2%, mientras que el peso mexicano perdió 2,66%. El sol peruano cayó 3,64% y el peso chileno bajó 5,63%.

Como dato relevante del último día de noviembre, un reporte de este 30 de noviembre de Davivienda Corredores señala que en Colombia, la tasa de cambio se devaluó 0,75% en el intradía y 0,62% frente al cierre de ayer, en una jornada de mayor monto negociado, pero con la incertidumbre generada por un rumor sobre una posible decisión de la junta directiva de Ecopetrol sobre la presidencia de la entidad. “No se observaron flujos altos de oferta de dólares por parte de ningún agente en específico, mientras que la demanda fue del sector real y del mercado de derivados”, señala el informe.

En monedas G-10, solamente el yen y la corona sueca se devaluaron (0.27% y 0.19%). Todas las demás se revaluaron siendo el dólar neozelandés y la corona noruega las de mayor apreciación (0.82% y 0.75%, respectivamente).

La mayoría de las monedas emergentes se revaluaron debido al optimismo por los anuncios de apertura en China, lideradas por en ringgit malayo (1,50%) y el peso chileno (1,49%) debido al alza del precio del cobre. Sin embargo, el florín húngaro (0,81%), el peso colombiano y el peso mexicano (0,58%) se depreciaron.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias