Unión Europea prepara acuerdo sobre arancel mundial al carbono

La Unión Europea espera alcanzar el 13 de diciembre de 2022 un acuerdo para imponer un arancel de dióxido de carbono a las importaciones de productos contaminantes como el acero y el cemento.

Unión Europea
Unión Europea. Foto: Tomada de Twitter @vonderleyen
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

La Unión Europea espera alcanzar el 13 de diciembre de 2022 un acuerdo para imponer un arancel de dióxido de carbono a las importaciones de productos contaminantes como el acero y el cemento.

Según Reuters, este es un plan que el bloque considera crucial para apoyar a la industria europea durante la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono.

Cabe recordar que la Unión Europea propuso el año pasado una ley para imponer costes de emisiones de CO2 a partir de 2026 a las importaciones de acero, cemento, fertilizantes, aluminio y electricidad, para evitar que la industria nacional se vea perjudicada por productos más baratos fabricados en países con normas medioambientales menos estrictas.

Los negociadores de los países de la Unión Europea y el Parlamento Europeo pretenden llegar a un acuerdo sobre la primera norma mundial el martes por la tarde, tras lo cual ambas partes deberán aprobarla formalmente.

Un responsable del Parlamento Europeo indicó que esperaban llegar a un acuerdo, pero que algunas cuestiones seguían sin resolverse.

Por ejemplo, los parlamentarios de la Unión Europea quieren ampliar el gravamen a los productos químicos orgánicos, el hidrógeno y los plásticos.

Recomendado: Ecopetrol inició venta de gasolina extra con compensación de carbono

Los negociadores también siguen debatiendo si se aplicará a partir de 2026 o 2027.

De acuerdo con Reuters, régimen de la Unión Europea obligaría a las empresas que importan mercancías a Europa a comprar certificados que cubran las emisiones de CO2 incorporadas a esos productos.

El objetivo es crear condiciones de igualdad entre las empresas extranjeras y las industrias nacionales de la Unión Europea, que deben comprar permisos en el mercado comunitario del carbono cuando contaminan.

La tasa europea ha recibido críticas de países como China, aunque Bruselas ha dicho que podrían quedar exentos si tienen un precio nacional del CO2 similar al de la Unión Europea u objetivos similares en materia de cambio climático.

Frans Timmermans, responsable de la política climática de la Unión Europea, declaró en septiembre que Estados Unidos podría evitar el gravamen por este motivo.

El arancel forma parte de un paquete de políticas de la Unión Europea destinadas a ayudar al mundo a evitar un cambio climático desastroso reduciendo para 2030 las emisiones de la Unión Europea un 55 % respecto a los niveles de 1990.

En línea con información de Reuters, a finales de esta semana se negociará por separado la pieza central de ese paquete: la reforma del mercado comunitario del carbono.

Recomendado: Reforma tributaria Colombia: ¿cómo quedó el impuesto al carbono?

En esas negociaciones también se decidirá la rapidez con que las industrias de la Unión Europea perderán los permisos gratuitos de CO2 que reciben para protegerse de la competencia exterior y que, según Bruselas, deben eliminarse gradualmente cuando se introduzca el arancel fronterizo sobre el carbono, para cumplir las normas de la Organización Mundial del Comercio.

(Con información de Yahoo Finanzas)

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias