Transformando el presente: Sector financiero impulsa la movilidad sostenible en Colombia

El sector financiero en Colombia estimula diferentes acciones en pro del medio ambiente y la movilidad sostenible, ¿cuáles son sus acciones?

Transformando el presente: Sector financiero impulsa la movilidad sostenible en Colombia
Transformando el presente: Sector financiero impulsa la movilidad sostenible en Colombia. Imagen: Imagen de 政徳 吉田 en Pixabay
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

La movilidad sostenible se ha posicionado como un imperativo global en la búsqueda de un futuro, no solo más próspero y equitativo, sino más amigable y consiente del medio ambiente: es por ello que sectores como el financiero cumplen un papel determinante a la hora de diseñar estímulos que catapulten estas iniciativas.

Y es que en un mundo donde las ciudades se expanden, los recursos naturales se agotan y el cambio climático amenaza, la forma en que se desplaza el ser humano se ha vuelto fundamental. La movilidad sostenible no solo promueve la preservación del ambiente y sus ecosistemas, sino que también impulsa la eficiencia económica, mejora la calidad de vida de las comunidades y fomenta la equidad social al brindar acceso igualitario a sistemas de transporte limpios y eficientes.

Sin mencionar la reducción de emisiones contaminantes (Gases de Efecto Invernadero GEI), hasta la promoción de la innovación tecnológica. Pero antes de exponer las importancia del sector financiero en la movilidad sostenible y su consolidación es Colombia, es clave conocer un poco más sobre este concepto:

Vehículo eléctrico vs de gasolina

¿Qué es la movilidad sostenible?

Podría decirse que la movilidad sostenible considera el desarrollo de políticas medioambientales para entregar nuevas soluciones a la locomoción urbana, logrando, de esta manera, respetar las necesidades climáticas presentes en ciudades de alto tráfico y emisión de gases de efecto invernadero, como grandes ciudades y regiones.

En otras palabras, la movilidad sostenible puede pensarse como un nuevo sistema que supla las necesidades de movilidad de la sociedad actual, pero sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las actuales. Esto implica el uso eficiente de recursos, la minimización de emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, así como la promoción de la equidad social y la salud pública.

Recomendado: BYD lanzó BYD World para conectar sus clientes con el metaverso

De acuerdo con el Ministerio de Transporte de Colombia, hay algunas características clave que caracterizan a la movilidad ambientalmente sostenible:

De acuerdo con la cartera de Transporte, para abordar los desafíos ambientales y de salud por medio de la movilidad sostenible es necesario buscar los mecanismos de adopción de tecnologías limpias, el fomento de opciones de transporte más ecológicas y una planificación urbana inteligente que promueva la accesibilidad y la eficiencia en el desplazamiento.

“En el Plan Nacional de Desarrollo 2022 – 2023 se propone la transformación productiva, internacionalización y acción climática para una transición energética justa, segura, confiable y eficiente”, expone la cartera.

Vehículo eléctrico vs de gasolina

¿Cuál es el papel de sector financiero para promover la movilidad sostenible en Colombia?

De acuerdo con la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), el saldo de cartera verde en Colombia ha venido teniendo incrementos en los últimos años; por ejemplo, el alza del saldo de cartera verde de 2022 frente a 2021 fue de un 40 %: siendo el sector construcción la de mayor saldo, seguido por el sector transporte con un total de $5,05 billones colocados.

“Estos son los principales sectores que mueven la inversión y financiación verde en el país”, le manifestó la Asociación a Valora Analitik.

Por su parte, el Banco Davivienda le explicó a este medio de comunicación que el sector financiero se ha convertido en “un gran habilitador como financiador de la movilidad sostenible, apalancando recursos y diseñando líneas de financiación para todo tipo de vehículos eléctricos e híbridos, ya sea para personas naturales o jurídicas, o de vehículos de uso particular, productivo o para transporte público”.

Recomendado: Taxis eléctricos en Bogotá: la apuesta para impulsar la movilidad sostenible

Bajo estas premisas, el sector se ha transformado para ofrecer líneas de financiamiento que se ajustan a las necesidades de los clientes en este rubro en específico; de manera que, ahora, se cuentan con tasas, plazos y condiciones especiales para la movilidad sostenible que le permiten a las personas hacer la transición de los vehículos de combustión con combustibles fósiles a opciones que sean más amigables con el ambiente (a partir de la reducción de emisiones de CO2 generadas).

“Además, la banca puede promover inversiones en tecnologías e infraestructura (ej. electrolineras) que permitan masificar este tipo de vehículos y generar condiciones habilitantes para descarbonizar el parque automotor de Colombia. Pero no solo se reduce a vehículos, la banca también ofrece financiamiento para otras opciones de movilidad sostenible a menor escala pero que tienen mucho auge entre los consumidores, como lo es la micromovilidad”, precisó el banco.

Esto, según Davivienda, incluyen patinetas eléctricas, ciclomotores, monopatines, entre otros que cumplan ciertas condiciones desde sus características técnicas y que, además de generar eficiencia en los desplazamientos y la movilidad, también reducen las emisiones del transporte.

Por su parte, Mauricio Rosillo, vicepresidente de Negocios de Bancolombia, indicó que para abordar el cambio climático como uno de los principales retos que enfrenta la sociedad, la movilidad sostenible juega un papel fundamental.

“El desarrollo de alternativas de transporte más limpias y eficientes es un instrumento para contribuir a la reducción de las emisiones de carbono y, por esta vía, a la descarbonización de las economías, en beneficio del medio ambiente y de la calidad de vida de los ciudadanos. Allí, el sector financiero tiene un rol importante para acompañar tanto a los gobiernos locales como al sector privado en el desarrollo de sistemas de transporte, vehículos más eficientes y amigables con el ambiente, y en general toda la infraestructura asociada con la movilidad sostenible”, señaló el experto.

Y agregó que “en Bancolombia, la movilidad sostenible es un elemento esencial para construir ciudades y comunidades sostenibles, con el objetivo de lograr su propósito de promover desarrollo sostenible para el bienestar de todos. Esto se ve reflejado en el trabajo que viene desarrollando la entidad financiera en distintos frentes”.

Vehículo eléctrico vs de gasolina

Lo que ofrece el sistema financiero en Colombia

Al igual que otros sectores productivos, el sector financiero en Colombia se ha transformado para ofrecer nuevas alternativas que acerquen a las personas, empresas e instituciones a prácticas sostenibles y en pro del medio ambiente. Por ejemplo, desde Asobancaria, en los últimos años, se han promovido iniciativas de electrificación del transporte desde el fortalecimiento de capacidades y habilidades de las entidades financieras en el entendimiento del negocio.

“Actualmente nos encontramos en un proyecto de financiamiento de hidrógeno verde o de bajas emisiones en el país, que permitirá a futuro movilizar el funcionamiento del transporte al uso de Energías Renovables No Convencionales. En estos momentos trabajamos en la estructuración de un piloto de financiamiento para la hidrógeno donde el sector movilidad será uno de los principales beneficiados, grandes empresas como Ecopetrol y Promigas ya vienen trabajando en estos pilotos para usar hidrógeno en buses de transporte masivo y carros particulares”, manifestó el gremio.

Además, junto con el apoyo de multilaterales, la Asociación busca que en Colombia se pueda realizar un Facility -como ocurrió en Chile- para acelerar el financiamiento de este tipo de energías.

Entre tanto, bancos como Bancolombia, BBVA Colombia, Banco de Occidente, Davivienda y Scotiabank Colpatria también cuentan con mecanismos que les permiten dar pasos hacia la consolidación e impulso de la movilidad sostenible en Colombia, estos son algunos ejemplos:

Recomendado: Grupo Mayagüez le apuesta a la movilidad sostenible con vehículos 100% a gas natural

Otro ejemplo del aporte del sector financiero a la movilidad sostenible es el de Bancolombia, pues esta entidad ejecuta una iniciativa en conjunto con Celsia y Sura: se trata de Muverang, creada con el objetivo de transformar la manera como se mueve el mundo a través de una plataforma tecnológica que ofrece a las personas y a las empresas soluciones de movilidad eléctrica con carros biplaza, motos, bicicletas y patinetas para alquileres de corto, mediano y largo plazo.

Actualmente, Muverang tiene una flota de más de 1.200 vehículos eléctricos entre bicicletas, patinetas, motos y vehículos biplaza, con los cuales se ha logrado:

  • Total emisiones evitadas de 2020 a 2023 (ton CO2eq): más de 1.500 toneladas de CO2eq, lo anterior, significa un aporte equivalente a la siembra de 420 árboles durante el año
  • Viajes compartidos en el servicio de aventón: 965 viajes compartidos entre empleados Bancolombia, logrando movilizar 155 pasajeros. Dichos viajes compartidos lograron un total de emisiones evitadas de 3.54 toneladas de CO2eq

Según este banco, más de 10.000 personas han utilizado los servicios de Muverang desde su apertura en 2020, y actualmente cuenta con 2.147 usuarios activos de Bancolombia que han contribuido a una movilidad más limpia.

Vehículo eléctrico vs de gasolina

Los retos de la movilidad sostenible

Recientemente, la Federación Nacional de Comerciantes Empresarios (Fenalco) expuso una serie de retos que se deben superar para promover el uso de los vehículos sostenibles de movilidad individual como bicicletas convencionales, bicicletas eléctricas, patinetas y motocicletas eléctricas, que contribuyen a mejorar la movilidad y calidad de vida en ciudades como Bogotá, que según datos del Financial  Times, fue la ciudad más congestionada del mundo en 2022 con un promedio de 122 horas perdidas al año en el tráfico.

En línea con el reporte de ventas de los afiliados a Fenalco, en 2022 se vendieron más de 20.000 vehículos livianos eléctricos y, en 2023, se matricularon 3.677 carros 100 % eléctricos, mientras que los híbridos subieron a 27.813 unidades: ventas concentradas, principalmente, en Bogotá, municipios aledaños, Medellín, Cartagena, Cali, Pereira, Ibagué, Cartagena y Barranquilla.

Recomendado: Municipios con movilidad sostenible tendrán incentivos: ministro de Transporte

Pero, pese a las cifras positivas que presenta el sector, existen grandes retos para el Gobierno Nacional y administraciones locales en materia regulatoria, que deben abordarse de manera prioritaria y con los conocimientos técnicos necesario para asegurar que verdaderamente se incentiva el uso de estas alternativas de movilidad, sin dejar de lado la seguridad vial.

“Se debe crear un marco regulatorio adecuado, diseñar los incentivos necesarios para fortalecer el segmento, anticipar el crecimiento y la innovación tecnológica de los equipos y, finalmente, garantizar a los usuarios el desplazamiento por la ciudad para que estos equipos puedan resultar alternativas viables. Todo esto va en línea con la transición energética que proyecta Colombia”, señaló Eduardo Visbal, vicepresidente de Comercio Exterior y Sector Automotor.

Fenalco ha manifestado la necesidad de trabajar en conjunto con autoridades, comerciantes y empresarios del país, creando incentivos y dinámicas de movilidad sostenibles e incluyentes, “en donde se reconozca la importancia de todos los actores viales y se fomente el uso de vehículos que logren la integración social, democratización del transporte y disminución de emisiones”.

De acuerdo con David Pacheco, director de Sostenibilidad de BBVA Colombia, el gran reto para la movilidad eléctrica en particular es la infraestructura de carga, “si no hay una infraestructura de este tipo no se va a masificar el uso de estos vehículos, pero si no se venden más vehículos no se va a ser posible instalar más puntos de carga por que no son rentables“.

Para el experto, esto se relaciona con el costo de los vehículos eléctricos y con la necesidad de regular tipos de cargadores, ventas de las recargas, el uso de suelo, aumento de potencia, entre otros. “Algunas empresas en Colombia están instalando cargadores para innovar en sus modelos de negocio y este tipo de inversiones son las que van a permitir que el mercado se dinamice”.

Por su parte, Asobancaria le dijo a Valora Analitik que el principal reto que hay en el país para masificar la movilidad sostenible es el entendimiento de la producción, transporte y uso de las energías renovables no convencionales como el hidrógeno de bajas emisiones que sirve de insumo para lograr este fin.

“Posteriormente viene un trabajo conjunto con multilaterales y el Gobierno Nacional para apalancar a proyectos que actualmente no cuentan con cierre financiero y poder generar acompañamiento y la infraestructura necesaria para que estos proyectos sean banqueables”, precisó el gremio.

Recomendado: Movilidad sostenible: por qué es importante y cómo se puede implementar

También destacó que el sector asegurador cumplirá un papel importante al involucrarse en este tipo de proyectos para permitir acceder a mecanismos como garantías. Y mencionó que será necesario que la regulación de estás energías –en este caso hidrógeno– se emita por parte del Gobierno Nacional entendiendo las condiciones de su producción, transporte y uso.

En entrevista con este medio, el Banco Davivienda aseguró que el impulso de la movilidad sostenible en Colombia tiene estos retos:

  • Romper paradigmas: Aún hay muchos mitos sobre los vehículos híbridos y eléctricos que limitan el crecimiento de este mercado.

Es importante resaltar que cada vez hay más y mejor tecnología, hay más marcas que están diseñando nuevos modelos, hay mayor autonomía, la infraestructura ha evolucionado, los precios son cada vez más competitivos, entre otros paradigmas que se deben romper para que la movilidad sostenible se potencie.

  • Conciencia y educación de las personas:

Es necesario aumentar la conciencia sobre la importancia de la sostenibilidad ambiental y su debida transición, que esto no es una tarea de algunas, sino que al contrario todos tenemos responsabilidad.

  • Incentivos y marcos regulatorios: La transición de pasar de los vehículos a combustión con combustibles fósiles a los eléctricos y/o híbridos se debe hacer de forma progresiva e impulsada por diferentes medidas e incentivos desde la política pública.

Colombia tiene todo un plan de movilidad sostenible y hay grandes apuestas para la descarbonización del transporte, que pueden apoyarse de diferentes incentivos (p.e. tributarios) para que los consumidores se animen a adquirir soluciones que fomenten la movilidad sostenible. En el país hay una gran oportunidad desde los vehículos públicos.

“Se necesitan políticas y regulaciones claras que promuevan la inclusión de criterios ambientales en las decisiones de la transición a tecnologías limpias, donde se presenten apoyos a las entidades financieras que puedan ser orientados a aquellos clientes que quieran dar un paso hacia la movilidad sostenible”, precisó el banco.

  • Acceso a la financiación: A pesar de que los precios son más competitivos, aún persiste el reto de lograr que los costos de un vehículo híbrido o eléctrico sean más asequibles para todo tipo de consumidor.

Para ello, debe existir una oferta financiera acorde con los diferentes perfiles de consumidores, ofreciendo condiciones adecuadas para ayudar al crecimiento de este mercado.

Generar oferta que no solo esté direccionada a clientes corporativos y empresariales, sino a aquellas empresas que por sus tamaños no logren acceder de forma fácil a créditos verdes.

  • Evaluación de riesgo: Generar controles y políticas con las cuales se pueda incentivar a aquellos clientes que buscan la financiación de proyectos sostenibles.

Pero también a los que están incursionando en maquinaria o vehículos que disminuyen la emisión de gases.

  • Infraestructura para la movilidad sostenible: Uno de los grandes retos es el de generar las condiciones para que este mercado crezca, algo que va más allá de la existencia de nuevos modelos o de acceso a financiamiento.

Contar con suficientes puntos de carga (para los vehículos enchufables), resolver los temas de conexión a la red eléctrica, facilitar la instalación de puntos de carga en edificios y copropiedades, construir electrolineras más allá de las zonas urbanas, entre otros temas de infraestructura que hay que seguir trabajando para una implementación exitosa y sostenible en el tiempo de este tipo de soluciones.

“Todo ello se logrará en colaboración de entidades financieras, entes gubernamentales y otros actores involucrados”, indicó el Banco Davivienda.

Por su parte, el Banco de Occidente precisó que el principal reto es seguir acompañando la industria automotriz con productos y servicios que den respuesta a los desafíos que plantea la adopción de la movilidad sostenible en el país.

“Esto requiere innovación y apertura para incorporar las mejores prácticas de los países que lideran la industria. En el caso de leasing, Indiscutiblemente el reto más grande es el fondeo preferencial y permitir que los beneficios tributarios sean ‘automáticos’ sin necesidad de salir a certificar si la inversión es sostenible”, explicó Pablo Eduardo Velastegui García, gerente de Vehículos del Banco de Occidente.

Entre tanto, otras entidades como el gremio Naturgas y la empresa Toyota mencionan la importancia del sector financiero en la movilidad sostenible:

¡A jugar!

Pon a prueba lo que aprendiste sobre movilidad sostenible y el sector financiero con este corto juego de preguntas:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias