Daños físicos del cambio climático costaron US$1.300 billones en la última década

Daños físicos del cambio climático costaron US$1.300 billones en la última década
Foto: Pixabay

Un nuevo informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) da cuenta de cómo los daños que se desencadenan de desastres naturales relacionados con el cambio climático le han costado a la economía mundial, en los últimos diez años, US$1.300 billones, es decir: el 0,2 % del Producto Interno Bruto (PIB).

“Las afectaciones provocadas por las inundaciones de 2011 en Tailandia ascendieron aproximadamente al 10 % del PIB del país, sin ni siquiera tener en cuenta todos los costos indirectos derivados de la pérdida de actividad económica en la nación y en el extranjero”, dicen Jérôme Vandenbussche y Felix Suntheim, analistas económicos del FMI.

El reporte del organismo multilateral recomienda a los accionistas tener muy presente cuáles son las consecuencias de estos fenómenos, pues se consideran como una variable fundamental para saber qué mercados están más expuestos que otros.

El FMI pone de manifiesto que, sin importar la economía -pobre, en desarrollo o potencia-, hay afectación. Por ejemplo, los incendios forestales de 2018 en California hicieron que el gobierno de Estados Unidos destinara el 1,7 % de su PIB, es decir US$350.000 millones, para atender la emergencia.

Luego de analizar 350 desastres climáticos del último medio siglo, en 68 economías –que representan el 95 % del PIB mundial-, el equipo del FMI encontró que si bien el impacto ha sido moderado, deja números para tener en cuenta.

Por ejemplo, se ha dado una caída del 2 % para las acciones bancarias y de un 1 % para todo el mercado. “En el 10 % de los casos el impacto sobre el mercado agregado fue superior al 14%. Lo que indica que algunos desastres climáticos pueden tener un efecto significativo sobre la estabilidad financiera”, se lee en el documento.

De ahí que para la Organización para las Naciones Unidas (ONU) sea primordial que se cumplan los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no solo por el rezago social que deja el impacto al medioambiente, sino porque sus consecuencias pasan factura a las finanzas públicas.

Recomendado: El cambio climático y el urgente compromiso de las empresas por mitigar su impacto

“La coyuntura es tan crítica que el énfasis se vuelca a variables de inflación. El tema está en que los gobiernos reenfoquen inversiones una vez se termine esta crisis. Colombia, por ejemplo, busca más legitimidad de los impuestos verdes. Los tributos al carbono y a las bolsas pláticas ayudan”, explicó Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo.

Sin embargo el FMI cree que una política enfocada a la atención de estos desastres es compleja, pues “ponerle precio a este aumento de los riesgos físicos es un reto difícil para los inversionistas en acciones que deben estimar basándose en la ciencia del clima”.

¿Cómo mejorar?

Al organismo multilateral le preocupa que con la pandemia del coronavirus el objetivo de mejorar las condiciones medioambientales quede a un lado, lo que al final podría ser razonable. Sin embargo, pide no descuidar esas iniciativas.

“Como se ha mencionado con anterioridad, ampliar la oferta de seguros y fortalecer la solidez financiera general de los emisores soberanos puede atenuar el impacto de los desastres climáticas y, así, reducir los riesgos para la estabilidad financiera”, propone el FMI.

Aunque recuerda Mejía que la disponibilidad de recursos se irá hacia otras necesidades en medio de esta emergencia económica y sanitaria. “Los bonos catastróficos de la Alianza del Pacífico funcionaron en el reciente terremoto en México. Instrumentos como este último son accesibles, pero el tiempo no parece ser el mejor”, concluyó.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias