Equipo técnico del Banrep empeora previsión de PIB para socios comerciales de Colombia

El equipo técnico del Banco de la República dio a conocer los detalles sobre el informe de política monetaria que entregó el pasado martes. La revisión de su previsión del PIB del rango del -2 % y -7 % al -6 % y -10 % para Colombia, siendo el -8,5 % como punto medio, así como la reducción en la previsión de inflación (ahora están entre el -2 % y -1 %) se explican por el panorama de incertidumbre que hay por la pandemia.

Hernando Vargas, gerente técnico del Banco de la República, dijo que es la incertidumbre la que no deja ver con claridad cuáles pueden ser los escenarios a los que se enfrente la economía colombiana, pero sí hay hechos que pueden dar pistas.

“Los pronósticos siguen rodeados de muchos factores de incertidumbre. El primer factor es que los efectos de los choques observados son difíciles de cuantificar. Hay un golpe complejo a los ingresos de los hogares e inversión de las empresas”, explicó Vargas.

Recomendado: Equipo técnico del Banco de la República prevé profunda recesión económica en 2020

De acuerdo con el informe de política monetaria, dicha situación llevaría a que, entre otras consecuencias, pudiera agudizarse la pérdida de puestos de trabajo (el pronóstico de tasa de desempleo del equipo técnico del emisor se sitúa entre el 16,5 % y 19 % a cierre de 2020).

Bajo ese panorama, y mirando cómo el contexto internacional puede influir en el comportamiento de la economía nacional, Vargas explicó que el equipo técnico revisó a la baja el comportamiento de la economía de los socios comerciales de Colombia.

Debido a la pandemia, el PIB de los socios comerciales estaría entre el -6 % y -11 %, cuando la previsión anterior daba cuenta de un margen entre el -4 % y -9 %.

“Los socios comerciales siguen con altos niveles de infección (por coronavirus) y una recuperación incipiente de la actividad económica”, explicó Vargas. Quien confirmó que entonces la previsión está para que en 2021 la meta de crecimiento suba al margen entre el 2 % y 7 %.

Sumado lo anterior, se tiene en cuenta lo que pueda ocurrir con el mercado petrolero. En este sentido, la previsión del equipo técnico del Banco de la República es más optimista, toda vez que se espera que a cierre de 2020 el precio para la referencia Brent se mueva entre los US$32 y US$45.

Dicho pronóstico se asocia a una mejor oferta gracias a recortes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y por la caída de producción en potencias como Estados Unidos y Canadá.

“Esperamos un deterioro de términos de intercambio en 2020, especialmente por bienes de origen minero a pesar de posibles caídas en los precios de las importaciones”, explicó Vargas.

Habrá entonces un segundo trimestre complejo para el país, según el equipo técnico del Banco de la República, que se verá plasmado en una caída de la economía del 16,5 % en su variación anual. Número que es consecuencia de las restricciones de aislamiento (que se normalizarían después de septiembre, según el equipo técnico), y muy a pesar del proceso de reapertura gradual.

Lea también: Así ve tasas de interés en 2021 el equipo técnico del Banco de la República

Reiteró entonces el informe de política monetaria que en el mediano plazo el panorama económico del país denotaría una reducción de la inversión por la incertidumbre, habría dificultades para reasignar factores de producción entre sectores y de ahí que exista la “necesidad de una reforma fiscal para controlar el endeudamiento”, explicó Vargas.

Colombia se enfrenta, según Vargas, a una recuperación lenta: aunque la inflación de 2020 podría rebotar en 2021, “la economía colombiana alcanzaría su nivel de producción de 2019 hasta 2022”.

Finalmente, la prima de riesgo se situaría en niveles superiores al promedio histórico, con lo que se mantendría el acceso a financiamiento externo “aunque más costoso”.

El pronóstico se basa en que las condiciones financieras internacionales han mejorado con acceso al financiamiento externo de Colombia (y otros emergentes), pero también gracias a los flujos de capital que llegan a economías emergentes.

Se espera también que el resultado se dé por una reducción de la volatilidad, la recuperación de mercados bursátiles, y por los mejores precios del petróleo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias