Bancolombia se une a llamado mundial para incrementar la inversión en Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Juan Carlos Mora, Presidente de Bancolombia.
Juan Carlos Mora, Presidente de Bancolombia.

La entidad es una de las 30 organizaciones financieras que conforman la Alianza de Inversionistas Globales por el Desarrollo Sostenible (Gisd, por sus iniciales en inglés).

Las 30 organizaciones del sector financiero que hacen parte de la Alianza de Inversionistas Globales por el Desarrollo Sostenible (Global Inverstors for Sustainable Development-GISD) publicaron 64 recomendaciones concretas para acelerar la financiación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas y generar las condiciones estructurales para una transición económica hacia un futuro más sostenible e ir más allá de las “inversiones verdes”.

La publicación que se titula ‘Renovados, recargados y reforzados: Acciones urgentes para armonizar y aumentar la inversión y la financiación sostenible’, reconoce que la reacción global ante el Covid-19 es una muestra de que el mundo es capaz de producir respuestas radicales y enérgicas ante amenazas a la humanidad y que por esta razón ahora es el momento de actuar con valentía para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030.

Así mismo, el reporte parte del reconocimiento que de que las fuerzas del mercado, bien direccionadas, pueden producir resultados poderosos para la sociedad. Además, resalta que la brecha entre la financiación destinada a sostenibilidad y las necesidades de capital para alcanzar los ODS en el 2030 se ha ampliado con la crisis del Covid-19. Para revisar el reporte completo, haga clic en este enlace.

Es por eso que urge la necesidad de que los actores del mercado y los gobiernos trabajen juntos alrededor de los siguientes elementos:

1. Gestionar el riesgo sistémico financiero derivado de la sostenibilidad. Se requieren aproximaciones científicas para medir y gestionar los riesgos asociados al cambio climático, la degradación de los ecosistemas y las cambiantes expectativas sociales que permitan generar métricas globales estandarizadas y comparables de riesgo, así como trayectorias de transición energética parametrizadas para todas las industrias.

Recomendado: Bancolombia: Recuperación de economía colombiana continuó entre agosto y octubre

2. Mejorar los datos y metodologías de medición para la inversión sostenible. La falta de recolección y publicación de datos obstaculiza la toma de decisiones de inversión. Por esta razón las recomendaciones le apuntan a una mayor transparencia y el uso de metodologías objetivas (no cualitativas, ni subjetivas) en la información alrededor de los ESG o indicadores ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

3. Armonizar globalmente y hacer obligatoria la información sobre impactos ambientales, sociales y de gobierno corporativo. La estandarización de las mediciones y los requisitos de información pública sobre los mismos traerá beneficios a los ecosistemas de mercado globalizados y más aún entregará a las compañías una guía clara de los elementos mejor valorados por los inversionistas.

4. Crear esquemas de gobierno corporativo con propósito. Aunque la crisis del Covid-19 ha concentrado los esfuerzos en el corto-plazo, se hace necesario y urgente trascender esa visión. Los inversionistas dan por sentado que las compañías deben generar resultados y se espera que todas actúen en materia ambiental y social.

La preocupación está en qué tanto lo hacen, qué tan rápido están evolucionando y con qué éxito. De ahí que las recomendaciones le apuntan nuevamente a incorporar y publicar mejores datos, así como a permitir un mayor involucramiento de los inversionistas de largo plazo en la toma de decisiones a través de mecanismos transparentes y abiertos de gobierno corporativo.

5. El sector público debe liderar con el ejemplo. Para reconstruir positivamente tras la crisis que atraviesa el planeta es necesario que los gobiernos lideren marcos regulatorios que incentiven la inversión sostenible y la medición y publicación de indicadores ESG. Así mismo, las inversiones públicas deberán acogerse a estos marcos y principios.

6. Promover productos financieros sostenibles. Los productos financieros juegan un rol fundamental para canalizar recursos hacia los ODS. Se incluyen recomendaciones para que los gobiernos ayuden a que este mercado adquiera un mayor alcance con emisiones de bonos y se pide asistencia técnica para que los países en desarrollo construyan la infraestructura necesaria para un mercado de capitales sostenible.

Algunas de estas recomendaciones están específicamente dirigidas a la Comisión Europea pero son consideradas de relevancia para todos los hacedores de política pública y actores del mercado a nivel mundial.

De acuerdo con Juan Carlos Mora, presidente de Bancolombia, “este informe es un primer hito que atiende no sólo un llamado de Naciones Unidas, sino de la sociedad global, a un rol más activo del sector financiero para atender la inminente crisis ambiental y social y señala un camino a recorrer para evolucionar la economía mundial y apalancarnos en el mercado de capitales para financiar soluciones que aporten al cumplimiento de los ODS.”

La Alianza de Inversionistas Globales por el Desarrollo Sostenible (GISD por sus siglas en inglés) está conformada por 30 presidentes, de las instituciones financieras más relevantes en sus regiones.

El foco de la alianza es entregar soluciones concretas para ampliar la financiación a largo plazo en el desarrollo sostenible. Bancolombia hace parte de la alianza desde su creación en el 2019.

Recomendado: Bancolombia A La Mano terminará el año con 4,7 millones de clientes

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias