Álvaro Rendón, exgerente de EPM: La gestión se defiende con cifras

Álvaro Rendón, exgerente de EPM: La gestión se defiende con cifras
Álvaro Guillermo Rendón, exgerente de EPM

 

Desde hace varios meses se evidenció un deterioro en la relación entre el alcalde de Medellín, Daniel Quintero y el saliente gerente de EPM, Álvaro Rendón. El desenlace, la renuncia del ejecutivo ante la Junta Directiva y un decreto que lo declaró insubsistente.

Un día después de su salida del cargo, Rendón habló con Valora Analitik sobre las razones de su salida y los retos que tendrá la nueva administración de la empresa. También, le dio consejos al alcalde: “Debe aprender a oír”.

“Se viene un momento muy importante”, dijo el saliente gerente, se venía trabajando en una metodología con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para mejorar la estructura y la forma de trabajo de la compañía que estaba en el ojo del huracán desde la renuncia de toda su Junta Directiva en noviembre del año pasado.

Álvaro Rendón dijo que antes de su llegada a la Gerencia de EPM se cambiaron tres vicepresidentes, en tanto él los confirmó en sus puestos y les dio continuidad para garantizar la viabilidad de los planes de desarrollo.

Una de sus prioridades en EPM, explicó, era “desestimular la tercerización” del trabajo para enfocar la operación de la empresa y porque no agregaban todo el valor que sí podían dar los empleados de la empresa.

Con base en ello, el paso siguiente fue hacer mejoras tácticas al modelo de negocio sumando aspectos de riesgo, sumado a que se separaron la Secretaría Jurídica y Secretaría General para potencializar sus resultados.

Tras su salida, Rendón dijo que la misión del municipio de Medellín es llevar la empresa a los siguientes 50 años porque “la recibí con una visión de corto plazo” solo mirando hacia el año 2025.

Dentro de esa mejora en la estructura de EPM, según Rendón, estaba en mora la creación de la Vicepresidencia de Riesgos “porque era una oficina pequeña” que no hacía la diferencia en temas tan importantes como Hidroituango y tantos otros.

Era hora de reaccionar para ver toda la empresa desde la óptica de riesgo” que tiene incidencia en todo el negocio.

Otro de los aspectos relevantes para Rendón durante su gerencia era que EPM debía prepararse y fortalecer su visión en el tema de cuarta revolución industrial.

 

Las calificadoras

Rendón dijo que su salida le manda un mal mensaje a las agencias calificadoras de riesgo que puede ser complejo debido a los cambios que se dieron por factores externos “como pasó en EPM por el tema político”.

Eso puede generar inestabilidad en la opinión de la empresa y por ello se le ha pedido al alcalde superar las diferencias para abrirse más al entendimiento con los sectores económicos para apoyar a EPM y recibir nuevos consejos.

A pesar del problema reciente, en concepto del saliente ejecutivo, la metodología de EPM tiene solidez para evitar una afectación por cambios de corto plazo como su salida, en tanto los planes deben ser de largo plazo para garantizar la sostenibilidad de la empresa.

La renuncia del gerente ante la Junta no afecta los negocios de largo plazo, pero sí lo hace en el tema de mercados financieros, expresó.

Sacar al gerente sin un mes de notificación puede tener impacto en la calificación o afectar el interés que se le cobra a la empresa o le sube el riesgo”, advirtió Rendón.

Y, agregó, que seguramente EPM deberá dar explicaciones a las calificadoras por las decisiones ejecutivas sin previo aviso en cargos de primer nivel.

Temas como la ciudad inteligente de EPM son importantes, pero no se pudieron engranar con la administración de la ciudad, criticó Rendón.

“No hubo motivación del alcalde para la salida del gerente tras apenas un año en la Gerencia”, sentenció.

Tal como se conoció el pasado fin de semana, el informe del gerente para poder separarlo del cargo debe tener una calificación y por eso se debió llevar a la Junta Directiva para que el alcalde pudiera tomar esa decisión.

 

Decreto de insubsistencia

Tras su salida, se conoció el decreto que declaró insubsistente a Rendón como gerente de EPM.

La firma del decreto fue “muy emocional”, dijo Rendón, porque quedó con el nombre de la secretaria privada de la Alcaldía de Medellín, María Camila Villamizar Assaf y eso mandó un mensaje porque ella venía ejerciendo funciones que no eran de su resorte, el alcalde la llevaba a todas las juntas y eso no era positivo para el gobierno corporativo.

Criticó además que se direccionaron hojas de vida hacia los negocios de EPM en la costa norte de Colombia y otras regiones. Por ello, aclaró, se le mandó mensaje al alcalde sobre no permitir eso porque “no se respetaba al gerente que había elegido” para la alta Gerencia.

La gestión se defiende con números”, aseveró tras su salida.

 

Consejo al alcalde Quintero

“Las empresas deben tener más severidad en los temas de trabajo con temáticas puntuales en temas más sensibles con un esquema de trabajo que conecte a todos incluido el alcalde. El alcalde debe aprender a oír, cambiar el chip, aprender a escuchar a sus asesores que saben de temas más concretos, está muy solo en el campo de asesores porque su equipo de fatiga”, dijo Rendón a Valora Analitik.

Durante su campaña de elección como alcalde de la ciudad, Quintero era alegre y coloquial, aseguró Rendón, pero “ahora es autocrático, muy negado a oír consejos”, ojalá alguien lo jalone, ya no fui yo, que vuelva a ser tan abierto como cuando fue estudiante y candidato.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias