XP: Riesgos en plan financiero de Colombia, rebaja de calificación y alta deuda

Foto: XP Investimentos

La firma XP Investments analizó varios escenarios tras conocerse el Plan Financiero 2021 del Gobierno de Colombia, sobre el cual destaca, tal como había advertido la firma previamente, muestra un déficit fiscal mucho mayor este año en comparación con estimaciones iniciales.

De hecho, XP indica que, “en informes anteriores habíamos argumentado que el objetivo inicial del Gobierno para este año era demasiado optimista, especialmente porque esperábamos ingresos fiscales para tener un desempeño inferior, en relación con las estimaciones oficiales, tanto en 2020 como en 2021 y porque estábamos anticipando una extensión de una cantidad significativa de medidas de apoyo fiscal a la población y las empresas de bajos ingresos a lo largo de 2021”.

También indicó en su momento que los déficits fiscales se ampliarían a 9% del PIB en 2020 y 7,5% del PIB en 2021, pero este último es peor en la nueva estimación del Gobierno, ampliándose en hasta un 8,6% del PIB para el año en curso.

Más noticias de Macroeconomía 

“Por lo tanto, en nuestra opinión, las cifras recientemente revisadas no reflejan un cambio material en el panorama fiscal a corto plazo en los últimos tres meses y no deberían sorprendernos. A pesar de que el déficit fiscal del año pasado fue aproximadamente un 1,1% del PIB más bajo que el nuestro y las estimaciones del Gobierno de noviembre, el nuevo déficit esperado para este año es más alto que las estimaciones anteriores en aproximadamente la misma magnitud. Así, el déficit acumulado estimado para 2020 y 2021 se mantuvo en torno al 16,5% del PIB. El desplazamiento del déficit de un año a otro se explica principalmente por la gran cantidad de subejecución presupuestaria en 2020, que ahora se gastará este año”, agrega XP.

Por otra parte, se indicia, en contraste, que la trayectoria esperada en el Marco Fiscal de Mediano Plazo fue ajustada materialmente, haciéndola más realista, pero sujeta a una reforma fiscal este año, así como a cambios en la Regla Fiscal. XP valora que el nuevo plan fiscal sí incluya importantes ajustes a las perspectivas de mediano plazo, siendo el más relevante el que tiene que ver con la trayectoria esperada de la relación deuda / PIB durante los próximos 10 años.

“Bajo un panorama fiscal tan complejo, también escribimos que el Gobierno terminará concentrando sus esfuerzos de ajuste en estabilizar la carga de la deuda pública por debajo del 60% en el mediano plazo”, indicó la firma.

De hecho, la nueva trayectoria revisada de deuda a PIB ahora alcanza un máximo del 65,4% en 2021, debido a un déficit más amplio en comparación con 2020, como se explicó anteriormente, antes de caer al 59,2% del PIB en 2031. No obstante, advierte XP, esta última cifra es más de 16 puntos porcentuales más alta que la que se muestra para ese año en el Marco Fiscal de Mediano Plazo. Según sus estimaciones, la única forma de cumplirlo es realizar una ambiciosa reforma y realizar cambios urgentes en la Regla Fiscal. Esto pues en su perspectiva las nuevas metas fiscales para los próximos 10 años deberán ir acompañadas de cambios en este rubro, ya que no son consistentes con el déficit estructural requerido del 1% del PIB en el mediano plazo.

A pesar de la urgencia que hay para ello, XP también explica que, políticamente, ve un espacio extremadamente limitado para que el Gobierno Duque reúna suficiente apoyo del Congreso para una reforma masiva que mejore los ingresos en los próximos meses, con menos de un año para las próximas elecciones presidenciales y legislativas (que se celebrarán en mayo de 2022 y marzo 2022, respectivamente).

“En nuestra opinión, la reforma fiscal que probablemente se aprobará en el Congreso solo reducirá los déficits fiscales gradualmente en los próximos cinco años, lo que significa que probablemente valdrá menos del 1% del PIB solo en 2022”, enfatiza el análisis.

Por último, XP explica que las acciones de calificación no son inminentes y, de haberlas, deberán esperar hasta el segundo semestre de 2021; pero en esta etapa, es más probable que Colombia pierda su calificación de grado de inversión.

“A pesar de la perspectiva fiscal mucho más débil descrita en el Plan Financiero actualizado, no creemos que una rebaja de la calificación crediticia sea inminente. Las agencias de calificación han sido muy conscientes de los supuestos extremadamente optimistas mostrados en el Marco Fiscal de Mediano Plazo y, en lugar de esperar que el Gobierno cumpla con los objetivos paramétricos de la Regla Fiscal, algo que parece casi imposible en este momento, están ansiosas por ver un resultado creíble como senda de consolidación fiscal destinada a estabilizar la relación deuda / PIB en el corto plazo, antes de iniciar un descenso gradual en el mediano plazo. Por lo tanto, esperamos que las agencias calificadoras adopten una modalidad de esperar y ver, al menos hasta mediados de año, cuando se espera que se apruebe la reforma tributaria”, expresa el informe de la firma.

No obstante, reitera su opción de que existe una alta probabilidad de que Colombia pierda su calificación de grado de inversión por parte de, al menos, una de las tres principales agencias de calificación para fines de 2021, pero duda que ante tal movimiento tenga un impacto importante en los diferenciales soberanos y locales, los rendimientos del Gobierno o divisas, ya que cree que los mercados ya han estado tasando a la baja al país durante un tiempo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias