Vacunas y protestas definirán elecciones de 2022 en Colombia

Foto: Candidatos y precandidatos elecciones presidenciales en Colombia

De acuerdo con un reporte de Control Risks, es probable que en las elecciones de 2022 se defina la transformación política de Colombia por las protestas violentas.

Según Control Risks, firma consultora global de riesgos y estrategias que se especializa en riesgos políticos, de seguridad e integridad, los violentos enfrentamientos entre manifestantes y la policía que se han intensificado desde el 28 de abril, inicialmente para oponerse a una controvertida reforma fiscal, prepararán el escenario para un creciente empoderamiento de la izquierda antes de las elecciones generales de mayo de 2022, y una probable victoria de un candidato de izquierda. Vea más información en Política.

Los políticos progresistas, como por ejemplo el candidato Gustavo Petro, esperan ganar fuerza a partir del profundo descontento de la clase media y los pobres. La victoria de Petro o de un político de centro izquierda en 2022 es muy probable, especialmente debido al desempleo relacionado con la pandemia y al aumento de la pobreza.

La derecha política liderada por el presidente Iván Duque se debilitará cada vez más en el próximo año, abriendo la puerta a un futuro gobierno de izquierda. El clima empresarial enfrentará obstáculos operativos ante las protestas recurrentes del paro nacional que interrumpen la logística y ponen en riesgo los activos.

Agitación y elecciones

Organizaciones sociales, sindicatos y estudiantes, representantes de los pobres y la clase media, sostuvieron más de una semana de violentas protestas antigubernamentales que comenzaron el 28 de abril y que llevaron el 2 de mayo a la retractación del gobierno de una controvertida reforma fiscal, la dimisión del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, el 3 de mayo, y el 4 de mayo el anuncio de un diálogo formal entre el gobierno y los actores sociales.

Los niveles permanentes de disturbios violentos son insostenibles a lo largo del tiempo, lo que significa que es probable que las protestas disminuyan en intensidad en las próximas semanas, pero volverán a surgir en ocasiones durante el próximo año. Además, la respuesta policial a estas protestas, que ha dado lugar a casos de brutalidad policial, impulsará aún más el sentimiento anti-Duque.

La retractación del gobierno de la reforma tributaria lo ha puesto a la defensiva, y es probable que las organizaciones sociales busquen aprovechar esta posición de debilidad en los próximos 12 meses, antes de las elecciones presidenciales de 2022. Los manifestantes buscarán obtener más concesiones de un gobierno de Duque que es ampliamente percibido como débil y desesperado por recuperar capital político antes de la votación. Es poco probable que la administración Duque y su partido Centro Democrático (CD), encabezado por el ex presidente Álvaro Uribe, puedan recuperar esa fuerza a tiempo para ganar las próximas elecciones.

Control Risks evalúa que, tal como están las cosas ahora, cualquier candidato presidencial de Duque y Uribe tendrá dificultades para llegar a una segunda vuelta. Por lo tanto, es más probable que se produzca una segunda vuelta entre dos candidatos de izquierda, una primera en la historia de Colombia.

Gustavo Petro, quien representa al ala populista de la izquierda, ha seguido ganando popularidad desde que llegó a 2,4 millones de votos antes de la presidencia y perdió ante Duque en las elecciones presidenciales de 2018. Una encuesta de la encuestadora local Invamer, publicada el 22 de abril, muestra a Petro con un 38% de intención de voto, el doble que Sergio Fajardo (15,9%), considerado la opción de izquierda más centrista.

Recomendado: Ahora | Sin acuerdo terminó reunión para levantar paro en Colombia; convocan nuevas marchas

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez desde la derecha, se situó en el 11,8%. Hay mucho tiempo antes de las elecciones de 2022 para que surjan nuevos candidatos tanto de la derecha como de la izquierda moderada y que alteren la popularidad de Petro. Sin embargo, la tendencia de empoderamiento de la izquierda y debilitamiento de la derecha continuará y probablemente se intensificará en los próximos meses.

Si bien los votantes más moderados, educados y de clase media a alta en las grandes ciudades preferirían un candidato de centro izquierda como Fajardo, este segmento es una minoría privilegiada. Es probable que el segmento más grande y más pobre de la sociedad, que ha perdido la mayor cantidad de empleos e ingresos durante la pandemia, adopte las ideas populistas de un candidato como Petro.

Descontento en la sociedad

El descontento por la corrupción, la ausencia del Estado en las zonas rurales, la pobreza y la desigualdad sirvieron para alimentar las protestas en Colombia a fines de 2019, y la pandemia solo ha empeorado las cosas. Si bien se necesitan más ingresos para continuar enfrentando el gasto pandémico, los manifestantes argumentan que la reforma fiscal de Duque no gravó lo suficiente a los ricos y las empresas.

Los datos de la agencia estatal de estadísticas Dane muestran que, en 2020, la clase media cayó del 30% al 25% de la población. Al mismo tiempo, los hogares pobres aumentaron del 35,7% al 42,5%.

Los ingresos de los colombianos más pobres se redujeron en casi un 25%. Esto significa que más de 3 millones de personas vieron una degradación social el año pasado, a pesar de los subsidios financieros del estado, y el gobierno de Duque no podrá revertir eso a tiempo para las próximas elecciones.

De hecho, la tercera ola de la pandemia continúa pasando factura en Colombia y el lanzamiento de la vacuna sigue siendo lento, con solo 10 de cada 100.000 personas que han recibido al menos una dosis, según Our World in Data del 7 de mayo.

Esto significa que el 6,9% de una población de 50 millones está parcialmente vacunada y solo el 3,5% está completamente vacunada desde que comenzó el lanzamiento el 1 de marzo. Es probable que la presión política lleve a Duque a redoblar los esfuerzos para asegurar las vacunas, y el gobierno de los Estados Unidos puede brindar ayuda adicional. Si la administración de Duque no logra revertir rápidamente las bajas cifras de vacunación, esta falla también ayudará a derrotar a la derecha el próximo año.

Un total de 4,24 millones de votantes de entre 18 y 22 años votarán por primera vez en 2022, y la mayoría de ellos adoptan ideas progresistas que coinciden con Petro y otros candidatos de centro izquierda. Incluso asumiendo una tasa de abstención del 46%, eso deja a 2,3 millones de nuevos votantes jóvenes, desempleados y enojados por la pandemia, que probablemente cimentarán la victoria de un candidato de izquierda en las próximas elecciones. Los votantes jóvenes son especialmente cautelosos y desconfiados de Uribe y su legado político conservador de desconfianza en el diálogo o la paz con las guerrillas, lo que significa que es muy probable que los nuevos votantes eviten votar por cualquier candidato respaldado por la actual administración, lo que generará un cambio político.

Seguridad, implicaciones operativas

Aunque es poco probable que las protestas actuales continúen de manera consistente durante más de un mes, dada la fatiga y las posibles concesiones del gobierno en el diálogo en curso, se volverán recurrentes durante el resto de 2021 y en la primera mitad de 2022 antes de las elecciones. 

Esto significa que es probable que en los próximos meses se produzcan huelgas de maestros, conductores de autobuses, taxistas, profesionales de la salud, estudiantes e incluso agricultores, mientras buscan exigir su libra de carne al gobierno de Duque.

Estas protestas continuarán perturbando la logística y plantearán amenazas de seguridad en su mayoría incidentales para los activos, el personal y las operaciones de la empresa, según su ubicación. Es poco probable que las protestas y los disturbios tengan como objetivo directo los activos del sector privado, excepto las unidades de transporte, el saqueo de algunos cajeros automáticos (efectivo) y establecimientos comerciales más pequeños sin vigilancia.

Las protestas también interrumpirán el transporte público, lo que planteará dificultades para que las personas trabajen cuando pueden hacerlo debido a las ya desafiantes restricciones de movilidad debido a la pandemia.

Es probable que se bloqueen las principales vías de entrada y salida de las principales ciudades como la capital Bogotá, Medellín en el departamento de Antioquia y Cali en la Calle del Cauca, lo que provocará escasez de alimentos y otras necesidades.

Sin embargo, es poco probable que tales bloqueos se mantengan a lo largo del tiempo, dada la intención y la capacidad de las fuerzas de seguridad de usar la fuerza para desbloquear esas áreas si es necesario.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias