Empleo, inclusión económica y fomento de negocios locales: lo que piden los jóvenes

Líderes estudiantiles de Colombia: Hami Gomez, Mariana Torres, Laura Alzate y Jennifer Pedraza.

“¿Qué tan rentable es ser profesional en Colombia?”, se pregunta Mariana Torres desde La Plata, Huila. “Como jóvenes, a veces pensamos que nos dedicamos a estudiar para quedar endeudados pagando Icetex, sin conseguir un trabajo bien remunerado que permita financiar ese préstamo”, responde.

Las juventudes han protagonizando el Paro Nacional de Colombia. No solo se trata de las movilizaciones de este 2021 que están por cumplir un mes: desde 2019 salieron a las calles con un pliego de requerimientos al Gobierno, solicitando mejorar las condiciones para acceso al estudio, el cumplimiento de sus derechos y la inserción económica.

-Publicidad-

Torres es abogada, está en el Colectivo Aguante Juvenil y se prepara para ser pasante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica. Una de sus motivaciones para marchar es reclamar al Gobierno más acceso al empleo y salarios dignos para los jóvenes porque ha encontrado que, en muchas ocasiones, los puestos de trabajo profesionales reciben pagos inferiores a otros cargos que no requieren una carrera universitaria.

Entérese de la actualidad Política de Valora Analitik

“Las empresas exigen muchos años de experiencia y esto es un obstáculo para acceder al primer empleo, hay convocatorias para profesionales que pagan apenas un poco más que el mínimo. Necesitamos una dignificación del trabajo joven porque hay poca oferta y mucha demanda”, sentencia.

Recomendado: Los jóvenes en Colombia aprueban el paro, pero rechazan el vandalismo

Las cifras del Dane evidencian esa situación. La tasa de desempleo en los jóvenes de Colombia se sitúa en 27,7 %, casi doblando la tasa nacional del 14,2 %. Las personas que apenas se insertan en el mercado laboral y las mujeres son las más afectadas por el acceso al empleo.

“Hay que reflexionar sobre el modelo económico porque tenemos un aparato productivo debilitado”, afirma la santandereana Jennifer Pedraza, estudiante de maestría en Economía y quien hasta hace poco fue la representante de la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles de la Educación Superior (Acrees).

En su lista de pendientes están tareas como respaldar a las empresas nacionales para fortalecer su producción, darles créditos más baratos, subsidios a la nómina, transferencias tecnológicas garantizadas por el Estado y aumentar la productividad. En resumen: “Aplicar lo que hicieron los grandes capitalistas del mundo para llegar a donde están”.

La ecuación de los jóvenes consultados por Valora Analitik es sencilla: si se fortalecen las industrias locales, la economía se desarrollará y los jóvenes tendrán mejores oportunidades de empleo. Apostando por los intereses del mercado interno sobre los intereses de las empresas extranjeras, dicen, la situación del país tendrá signos de mejora.

Colombia es el tercer país de la Ocde con la mayor tasa de desempleo en jóvenes, después de España e Italia. Pero los obstáculos para esta población comienzan antes de que intentan insertarse al mercado laboral, pues la sola búsqueda de una carrera profesional es un privilegio al que no todos pueden acceder.

Por eso, en el pliego presentado por el Comité Nacional del Paro reclaman la matrícula cero universal. El Gobierno respondió a esa solicitud otorgando matrícula cero en las instituciones públicas para estudiantes de estratos uno, dos y tres para el próximo semestre, y anunciando un plan de choque para la generación de empleo formal entre jóvenes de 18 a 28 años.

Pero en la comunidad universitaria queda el sin sabor de que esa apuesta es “insuficiente”. Hami Gómez, representante estudiantil al Consejo Superior de la Universidad Nacional, destaca que “en las universidades lo que exigimos es que haya una real matrícula cero universal sin distinguir estrato social. Como lo anunció el Gobierno el semestre pasado y este no se garantiza el 100 % de los estratos uno, dos y tres. Solo se garantizó el 12 % del gasto”.

Las juventudes reclaman más presupuesto nacional para la educación, persiguiendo la premisa de que estudiar facilitará su crecimiento económico futuro, pero que ese derecho no puede estar adscrito a un préstamo que condicione sus ingresos futuros.

“¿Por qué estamos importando 14 millones de toneladas de alimentos, si tenemos una producción nacional que se puede fortalecer?”, cuestiona Laura Alzate, representante de Acrees y estudiante de la Universidad de Caldas.

Las propuestas de Laura y Hami apuntan también a ampliar la renta básica, medida que beneficiaría a las familias de los jóvenes, y fortalecer las pequeñas y medianas empresas.

El empleo, la inclusión económica y el fomento a los negocios están en la lista de las premisas que llevaron a esa población a respaldar el Paro Nacional. Los cuatro líderes estudiantiles consultados por Valora Analitik resaltaron la importancia de las empresas nacionales en ese proceso, convencidos de que con la economía local se fortalece a Colombia.

El Paro Nacional cumple un mes de movilizaciones en las que se han articulado diferentes sectores de la sociedad civil, con protestas en todas las regiones. Sin embargo, algunas se han visto manchadas actos de violencia.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias
- Publicidad -