Fitch rebaja calificación de Colombia y le quita grado de inversión; Outlook revisado a estable

Fitch rebaja calificación de Colombia y le quita grado de inversión; Outlook revisado a estable

La agencia Fitch Ratings rebajó hoy las calificaciones de incumplimiento de emisor (IDR) de largo plazo en moneda extranjera (LT FC) y en moneda local (LT LC) de Colombia hasta ‘BB +’ desde ‘BBB-‘.

Con esa decisión, la firma le quitó el grado de inversión al país tal como lo hizo en semanas anteriores la agencia S&P Global Ratings.

-Publicidad-

La rebaja de Fitch deja a Colombia con dos de las tres calificaciones más importantes en calidad de “basura”. Solo Moody´s tiene al país un escalón encima de ese grado de inversión.

El informe de Fitch indica que la perspectiva de Colombia se modificó al alza a estable desde negativa.

“La rebaja refleja el deterioro de las finanzas públicas con grandes déficits fiscales en 2020-2022, un nivel de deuda pública en aumento y una menor confianza en la capacidad del gobierno para colocar de manera creíble la deuda en una trayectoria descendente en los próximos años”, declaró la agencia.

En su documento la firma pronostica que la deuda bruta del Gobierno General de Colombia sobre PIB alcance el 60.8% en 2021, más del doble del nivel del 30% cuando Fitch actualizó a Colombia a la categoría ‘BBB’ en 2011.

Fitch espera que la deuda continúe aumentando hasta 2022 y no espera una reducción significativa de la deuda en el mediano plazo, dejando a Colombia vulnerable a los shocks.

Destacado: ¿Cómo afecta a su bolsillo la pérdida de grado de inversión de Colombia?

Además, Fitch ve riesgos significativos para el plan de consolidación fiscal del gobierno, dada la dependencia de los esfuerzos y desinversiones de la administración tributaria, así como la incertidumbre del impacto de la reforma tributaria pendiente.

El impacto de la pandemia Covid-19, que refleja la contracción del 6,8% del PIB en 2020, provocó un fuerte aumento de la deuda del gobierno general con respecto al PIB, alcanzando el 58,3% del PIB en 2020 (frente al 54,2% de la mediana de ‘BBB’ y el 59,1% de la mediana ‘BB’), frente al 44,7% en 2019.

Las previsiones de dinámica de deuda de Fitch se han debilitado aún más desde la más reciente revisión, advirtió y ahora espera que la deuda del Gobierno General sobre PIB continúe aumentando durante el período de pronóstico a 64.4% del PIB para 2023.

La deuda podría estabilizarse alrededor del 64% para 2024 pero, en opinión de Fitch, es probable que se necesiten más iniciativas de consolidación fiscal más allá de las ya identificadas para comenzar. para reducir el nivel de deuda de manera significativa a partir de entonces.

El índice de aprobación del presidente sigue siendo bajo (27% a fines de junio según una encuesta realizada para la revista Semana), lo que obstaculiza la agenda de reformas del gobierno, dijo la agencia.

A fines de abril de 2021, el gobierno introdujo una reforma tributaria que incluyó la ampliación de la base del impuesto sobre la renta de las personas físicas y la ampliación de la base del IVA para iniciar un ajuste fiscal, así como para extender programas sociales como transferencias de efectivo a los vulnerables y prestaciones por desempleo.

Esta propuesta provocó una reacción violenta entre la población que resultó en protestas y un paro nacional. Como resultado, el gobierno retiró la propuesta de reforma, reflejando un apoyo insuficiente en el Congreso.

Fitch espera que el gobierno reintroduzca un paquete de reforma fiscal revisado en julio de 2021 cuando comience la nueva sesión del Congreso, y tiene como objetivo un beneficio de alrededor del 1,2% del PIB en términos netos.

Sin embargo, la calificadora cree que la mayor parte del beneficio fiscal se obtendrá solo en 2023 (dada la dependencia de las medidas del impuesto sobre la renta de las empresas), mientras que el gobierno extiende algunos gastos relacionados con la pandemia, como las transferencias de efectivo, hasta 2022.

“Existe el riesgo de que la nueva reforma tributaria pueda diluirse. Además, la aprobación de cualquier reforma será difícil de lograr dadas las crecientes presiones sociales, la baja popularidad del gobierno y las próximas elecciones (elecciones legislativas y presidenciales programadas para marzo de 2022 y mayo de 2022 respectivamente)”, cita el informe publicado hoy.

El déficit del gobierno central de Colombia se amplió a 7.8% del PIB en 2020 como resultado de la severa recesión económica, que provocó una caída en los ingresos y un aumento en el gasto público, reflejando las medidas implementadas para combatir la pandemia y reactivar la economía.

El gobierno anunció una extensión de algunas medidas relacionadas con la pandemia hasta 2022. Como resultado, Fitch pronostica déficits del gobierno central de 8.2% en 2021 y 6.9% del PIB en 2022 (los déficits del gobierno general son aproximadamente 1.0% del PIB más bajos en promedio en la última década).

Asimismo, Fitch ha incluido los ingresos por desinversiones dirigidas al gobierno en sus cifras de ingresos, que totalizan el 1,2% del PIB en 2021 y el 0,6% del PIB en 2022, y esta última cifra está sujeta a cierta incertidumbre. Sin estos ingresos, los déficits fiscales serían aún mayores, advirtió.

El gobierno esbozó una estrategia de consolidación fiscal en su Marco Fiscal de Mediano Plazo publicado a mediados de junio de 2021 que reduciría el gasto relacionado con la pandemia y aumentaría los ingresos a través de un aumento en los impuestos y la administración tributaria.

El ajuste fiscal tiene como objetivo un período de transición de cinco años para alcanzar un déficit de alrededor del 2,5% del PIB (frente a la proyección anterior del 1% del PIB). El gobierno ha delineado una regla fiscal actualizada para ser presentada con su nueva propuesta de reforma tributaria que incluirá un ancla de deuda del 55% del PIB con un límite de alrededor del 70% del PIB.

Las perspectivas de crecimiento a corto plazo han mejorado gracias a la reapertura de la economía, así como a las importantes medidas de estímulo monetario y fiscal implementadas por el gobierno.

Con base en ello, Fitch ha elevado su pronóstico de crecimiento del PIB a 6.3% en 2021, por encima del pronóstico anterior de Fitch de 4.9%.

La agencia ve algo de alza incluso en el pronóstico revisado si el panorama de la pandemia de coronavirus mejora y las protestas sociales se mantienen moderadas, aunque existe un grado de incertidumbre mayor de lo habitual en torno a los pronósticos.

Fitch espera un crecimiento del 3.8% en 2022, algo por encima del potencial.

Si bien la firma cree que probablemente ha habido algunas cicatrices económicas permanentes por la pandemia, la gran afluencia de inmigrantes venezolanos probablemente proporcionará un impulso a las perspectivas de crecimiento a mediano plazo.

Los términos de intercambio favorables en la actualidad también deberían proporcionar un viento de cola para las perspectivas de crecimiento.

La inflación y las expectativas de inflación se han contenido, con la inflación en el extremo inferior de la meta. El banco central recortó las tasas en 250 puntos básicos a 1,75% entre febrero de 2020 y septiembre de 2020. Las expectativas son que el banco central comience a ajustarse para el 4T21 a medida que se cierre la brecha de producción.

El déficit de cuenta corriente se redujo significativamente en 2020 debido a la contracción de las importaciones y la reducción de las remesas de ganancias salientes, así como un aumento en las remesas entrantes.

Fitch espera que el déficit se amplíe al 4,4% del PIB en 2021 como resultado de mayores importaciones a medida que la economía se recupera.

Históricamente, la Inversión Extranjera Directa (IED) ha cubierto alrededor del 70% del déficit de cuenta corriente (CAD) y Fitch espera que el financiamiento favorable del CAD continúe durante el período de pronóstico.

La deuda externa neta con respecto al PIB ha aumentado durante la última década y se espera que continúe aumentando durante el período de pronóstico hasta el 21,5% del PIB en 2023 desde el 16,4% en 2020 debido en parte al endeudamiento externo soberano para financiar grandes déficits.

La liquidez externa de Colombia ha mejorado notablemente en los últimos tres años como resultado de la política de acumulación de reservas internacionales del banco central.

Las reservas internacionales aumentaron a US$58.5 mil millones a fines de 2020, un aumento significativo de US$52.7 mil millones en 2019.

Como resultado, el índice de liquidez externa de Fitch aumentó a 108% en 2021 desde 89% en 2019. Además, Colombia mantiene el acceso a una línea de crédito flexible con el FMI por US$12.200 millones (de un programa total de US$17.600 millones).

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias
- Publicidad -