Coca-Cola Femsa se suma a fortalecer la cultura del reciclaje y aprovechamiento en las zonas gastronómicas de Bogotá

Luego de dar inicio a la implementación del programa Cali Circular en 2020, con el que se han recuperado 57 toneladas de materiales aprovechables, Coca-Cola Femsa, en alianza con Wero, anuncia la puesta en marcha de Bogotá Circular, modelo con el que se buscará promover la dinámica existente de recolección de residuos aprovechables y ordinarios en las zonas gastronómicas de la ciudad. Vea más noticias de Empresas.

Con esta iniciativa, que para la ciudad tomará el nombre de Bogotá Circular, se espera recolectar mensualmente 40 toneladas de material aprovechable que entran a sumar a la dinámica circular de la ciudad, de la mano de recicladores de oficio pertenecientes a ASSORSA y LOGIREC, quienes estarán encargados de la recolección de los residuos y su transporte para su posterior clasificación – caracterización en las bodegas de acopio.

Recomendado: ecoins, la moneda virtual que busca incentivar el reciclaje en Colombia

“En Coca-Cola Femsa estamos comprometidos con impulsar la economía circular en Colombia. Por esto hemos venido trabajando en alianza con Wero, con quienes, además de promover la recolección de residuos aprovechables, ayudamos a fortalecer las capacidades de los recicladores de oficio del país y fomentamos la sensibilización de los usuarios en estas zonas a través del trabajo conjunto con todos los actores de la cadena de recolección y reciclaje, en donde se integra también al consumidor, continuaremos fortaleciendo la economía circular en el país”, explicó Johana Cerpa, vicepresidente legal y de asuntos públicos de Coca-Cola Femsa.

Con la implementación de Bogotá Circular se beneficiarán todos los actores involucrados. Por un lado, los establecimientos gastronómicos asociados tendrán áreas más limpias y seguras, al tiempo en que refuerzan su compromiso con la gestión de sus residuos aprovechables. Por su parte, los recicladores accederán a un mayor volumen de material, tendrán nuevas opciones de aprovechamiento, y condiciones más seguras de operación. De igual manera, la ciudad contará con más zonas limpias, se disminuirán las zonas de contaminación y se reducirán las cantidades de desechos dispuestos incorrectamente en los rellenos sanitarios.

La primera etapa del proyecto se implementará en lo que resta del año, iniciando operaciones en la Zona T y el Parque de la 93, gestionando los residuos de más de 100 establecimientos gastronómicos del sector. Posteriormente, en una segunda etapa, el proyecto ampliará su cobertura a cerca de 200 establecimientos en otras zonas de la ciudad.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias