¡Hagamos Yin Yoga!, el primer juego de cartas, creado en Colombia, que pone el yoga al alcance de todos

¡Hagamos Yin Yoga! es el primer juego de cartas en el mundo, ideado y producido por un colombiano y una colombo-española, creado para que el yoga esté al alcance de cualquier persona, sea principiante o experta, que con solo barajar 77 cartas podría obtener una o varias rutinas. Vea más sobre Empresas.

Es una innovadora y entretenida propuesta que por medio de la pedagogía del juego pone a disposición de todos, salud y diversión.

Leonardo Silva y María Utrilla son los autores de esta novedosa forma de implementar la disciplina, denominada ¡Hagamos Yin Yoga!, ambos practicantes de yoga desde hace más de diez años e instructores de Yin Yoga, formados en Goa, India, estado ubicado al oriente de dicho país en donde se preparan los mejores coach de esta práctica, a nivel mundial.

“Para hacer Yin Yoga no hay que ser experto, ni haber practicado antes yoga, solo hay que realizar las posturas hasta ese límite que cada uno reconoce en su propio cuerpo, quedarse en total quietud con los músculos relajados y permanecer en las poses un tiempo prolongado”, dijo Leonardo Silva, co creador de ¡Hagamos Yin Yoga!

Recomendado: ROKLive, el evento tecnológico virtual para potenciar la transformación del sector industrial en Latinoamérica

Con este didáctico material, que consta de 77 tarjetas, 73 de posturas y 4 de respiraciones, se puede jugar de dos maneras, como consta en las instrucciones: primero, en modo aleatorio, por medio del cual, y tras elegir una carta inicial de respiración, se barajan el resto de las cartas y se escogen el número de estas en relación con el nivel de práctica (principiante, intermedio y avanzado) y también teniendo en cuenta el tiempo que se quiera practicar, una hora o una hora y media.

La segunda forma es por medio de rutinas establecidas, es decir, secuencias de cartas ya seleccionadas y que atienden a un trabajo puntual en el cuerpo, como puede ser la columna vertebral, la cadera o el cuello; o, por el contrario, rutinas que impulsan intenciones como la fuerza de voluntad.

“Estamos lanzando el juego en Colombia precisamente para que cada vez más personas puedan acceder al yoga. No puede ser que, en este país, la disciplina sea un lujo para unos pocos. El yoga se define muchas veces como una forma de vida, que no tiene nada que ver ni con cambiarse de religión ni con volverse vegano. El yoga es sentirse bien” destaca María Utrilla.

¡Hagamos Yin Yoga! apela a la pedagogía del juego para que, por medio de la lúdica y la diversión, las personas puedan tener un mejor bienestar fortaleciendo su cuerpo Yin. Se puede jugar solo, con la pareja o amigos, en la casa o en la playa, donde uno quiera. Su sencillez y versatilidad bajo el formato de un juego de cartas, que ya cuenta con registro de derechos de autor, se suman en la apuesta por democratizar aun más una disciplina universal, patrimonio de la humanidad y que practican más de 500 millones de personas en el mundo.

¿Qué es el Yin Yoga?

Este estilo de yoga, llamado con frecuencia “la otra cara del yoga,” y cuyo origen no solo está ligado a India, sino a China, trabaja desde el lado físico ese 50 % de nuestro cuerpo en el que nunca reparamos, es decir, el cuerpo Yin, formado por nuestros huesos, articulaciones, tejido conectivo (ligamentos, tendones, cartílagos) y la fascia.

Destacado: Beneficios de trabajar en multinacionales ubicadas en Colombia

“La modernidad solo se ha enfocado en nuestro cuerpo muscular y ha dejado de lado por completo la otra mitad. Ejercitar los músculos, nuestro cuerpo Yang, está muy bien porque nos da fuerza y resistencia, pero estamos obligados a trabajar tambien nuestro cuerpo Yin, a mejorar la movilidad de las articulaciones, a fortalecer nuestros huesos y nuestros tejidos internos. Y es que ni siquiera conocemos nuestro cuerpo Yin, nadie sabe qué es la fascia, esa red interna que recubre todos nuestros órganos, huesos y músculos, llena de neurotransmisores y que cuando se tensiona y no está hidratada es la responsable del 80 por ciento de los dolores crónicos de nuestra columna” afirma Leonardo Silva, quien además es cinturón negro segundo dan en KungFu y Hapkido.

La otra innegable conexión del Yin Yoga con China es por cuenta de la acupresión generada en los órganos y canales energéticos del cuerpo, tal y como lo hace la acupuntura. “El Yin Yoga trabaja de la mano de la Medicina Tradicional China. La forma que adoptan las posturas en la práctica, hace que se liberen los canales energéticos y bloqueos en los órganos internos, llevándoles sangre nueva. Esto logra disparar el Chi, o el Ki o el prana, es decir, la energía vital. Recordemos que cuando le llevamos energía nueva al cuerpo automáticamene liberamos o regulamos emociones” dice Maria Utrilla.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias