Reducir emisiones en 51% y carbono-neutralidad, metas del GEB frente al cambio climático

Foto: Deutsche Bank

En la 26.ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26, que se celebrará en noviembre del 2021 en Glasgow, Escocia, se seguirán sumando compromisos de los sectores público y privado para enfrentar los desafíos del cambio climático. Para más información de Valora Sostenible haga clic aquí.

El Grupo Energía Bogotá (GEB) se ha tomado muy en serio los compromisos internacionales que los países en los que opera han suscrito sobre el tema, al  aprobar recientemente una Estrategia de Sostenibilidad Corporativa que busca adoptar medidas que propenden por un crecimiento sostenible, asegurando condiciones de bienestar y prosperidad en los territorios donde tiene presencia, trabajando en nuevas tecnologías, en innovaciones para las ciudades del futuro, en energías renovables no convencionales y en corredores ecológicos a lo largo de su infraestructura energética.

En este contexto, el GEB adoptó como uno de sus principales compromisos reducir en por lo menos 51% las emisiones de gases contaminantes a 2030, en línea con los objetivos que se ha trazado el Gobierno Nacional. Asimismo, el Grupo se comprometió a establecer iniciativas y proyectos concretos que aseguren la carbono- neutralidad en sus operaciones para 2050.

En desarrollo de estos propósitos, el Grupo se unió recientemente a la “Alianza Sector Eléctrico Carbono Neutral” que promueve el Ministerio de Minas y Energía y XM, que tiene como objetivo sumar esfuerzos y acciones para que las actividades del Sistema Interconectado Nacional (SIN) logren ese objetivo en la fecha estipulada.  La carbono-neutralidad se consigue cuando un país o una empresa, como el GEB, logra que las emisiones que genera a través de sus actividades, en este caso la transmisión de energía y transporte de gas, sean proporcionales a la captura de carbono.

Recomendado: Asamblea de accionistas del GEB aprobó pago de dividendo extraordinario de $95 por acción

El presidente del Grupo Energía Bogotá, Juan Ricardo Ortega, reconoce que las acciones para ayudar a combatir los impactos del cambio climático no dan espera y sostiene que “desde el sector energético, el GEB desea seguir contribuyendo a tener una matriz más limpia, impulsando las energías renovables no convencionales y el gas natural como un combustible de transición. Estamos demostrando que preservar la naturaleza es compatible con nuestra infraestructura”, dice Ortega.

La aprobación de la estrategia corporativa de sostenibilidad coincide con los 125 años de operación del GEB, una de las empresas más emblemáticas del sector y con mayor historia en Colombia y América Latina. Y se divulga en momentos en que se conoce el sexto reporte del Panel Intergubernamental para el cambio climático de Naciones Unidas, que urge a todos los gobiernos a tomar acciones concretas y rápidas para detener el calentamiento global, porque la tierra se está calentando más aceleradamente, y más pronto de lo que se tenía previsto se podría superar el umbral de aumento de la temperatura de 1,5 grados.

Las acciones

El sector privado está tomando medidas. Para Ortega, teniendo en cuenta que 60 % de las emisiones de Colombia son producto de la deforestación y de la ganadería extensiva, la estrategia de sostenibilidad de la compañía hace énfasis en la restauración de bosques y ecosistemas estratégicos degradados, la preservación de la biodiversidad y la fauna nativa. En esa dirección, la compañía trabaja en la restauración de corredores ecológicos a lo largo de los territorios de influencia de la infraestructura de transmisión eléctrica y transporte de gas natural.

Eduardo Uribe, Director de Sostenibilidad y Comunicaciones del GEB, sostiene que estos corredores “incluyen la conservación de los ecosistemas naturales, la restauración de áreas degradadas y propenden por generar medios de vida sostenibles y oportunidades de desarrollo económico y social para las comunidades que habitan estos territorios”.

Como ejemplo de lo anterior, se menciona lo relacionado con la restauración del parque ecológico La Poma, en el municipio de Soacha, colindante con Bogotá,  donde se plantaron más de 140.000 árboles y arbustos de diversas especies para la recuperación de un ecosistema estratégico para la región metropolitana Bogotá Cundinamarca; la protección de la reserva Barbas Bremen en el Eje Cafetero, donde se han sembrado más de 33.000 árboles nativos, así como las estrategias para la protección de especies en peligro de extinción en el sur del país, en Putumayo, como el oso andino y la danta de montaña, entre otros.

El GEB viene adelantando acciones de compensación de la huella de carbono mediante la adquisición de certificados de carbono con impacto social y ambiental, e impulsa la instalación de paneles solares y tecnologías de punta, en aulas escolares localizadas en municipios del área de influencia de sus proyectos de infraestructura.

Asimismo, promueve la movilidad sostenible mediante el uso del gas natural en el transporte público, teniendo en cuenta que las emisiones de material particulado son inferiores en 99,9% frente a otros combustibles, y aboga por su uso en el transporte de carga pesada, que es uno de los que más contamina el aire de las ciudades. Adicionalmente, el Grupo considera que el hidrógeno es una nueva alternativa energética que se le abre al país y en el que hay un alto potencial de innovación y desarrollo.

Recomendado: Los planes de GEB y Enel para tercera subasta de renovables en Colombia

En línea con lo anterior, el nuevo acuerdo del GEB y el Grupo Italiano Enel, le permitirá al Grupo participar en el sector de Energías renovables no convencionales – ERNC-. En este contexto, se esperan inversiones superiores a los $2 billones. La compañía tiene uno de los proyectos de transmisión más importante, Colectora, una línea de 480 kilómetros que permitirá transportar al resto del país las energías renovables que se produzcan en La Guajira y Cesar.

El GEB afirma que seguirá apoyando iniciativas que contribuyan a mitigar los impactos del cambio climático, un tema que debe ser prioritario en la agenda de desarrollo nacional, pues no solo impacta el negocio, sino que tiene repercusiones para el planeta, tal como va a ser discutido en la trascendental COP26 de Naciones Unidas en Glasgow.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias