Elecciones en Alemania marcan el adiós de la canciller Angela Merkel

Angela Merkel, canciller de Alemania. FOTO: Bundeskanzlerin

Angela Merkel dice adiós. La “reina de Europa”, quien ha sido canciller de Alemania desde 2005, sella su retiro como jefe de Gobierno de la potencia europea después de 16 años en el poder, sorteando las crisis que tocaron al país y al bloque común.

El adiós de Merkel estaba anunciado. En octubre de 2018 la física indicó que dejaría de preceder su partido, la Unión Democrática Cristiana (CDU), con lo que su nombre quedaría fuera de las listas de los elegibles al puesto de canciller, dos cargos que la política siempre vio alineados.

Desde entonces su estancia en el poder tuvo una fecha de caducidad: septiembre de 2021, la fecha de las elecciones federales en las que la CDU, por primera vez en dos décadas, no estará encabezada por Merkel, sino por Armin Laschet, quien intenta mantener al partido en la Bundeskanzlerin.

Laschet, sin embargo, no es el favorito en las encuestas. El sondeo de la firma Civey perfila al candidato del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Olaf Scholz, como el más opcionado, seguido por Laschet, luego por Los Verdes y, en la cuarta casilla, pone al Partido Democrático Libre.

Otra pesquisa, del instituto Kantar, traza la misma tendencia para los comicios, ampliando la ventaja que tendría el candidato de la SPD. Las encuestas perfilan que la disputa por la Cancillería de Alemania se librará en un apretado conteo entre los partidos Olaf Scholz y Armin Laschet.

No obstante, las elecciones de este domingo 26 de septiembre en Alemania dejan las opciones abiertas porque son los primeros comicios sin Angela Merkel: trazan el fin de una era para el comienzo de una etapa que perfilará el liderazgo del futuro de uno de los actores clave de la comunidad internacional.

La huella de Angela Merkel

Angela Merkel es una líder política irremplazable. Más que preocuparse por sustituirla, hay que buscar nuevos liderazgos que construyan consensos e involucren temas importantes de su agenda”, apuntó Rafael Piñeros, coordinador del programa de Relaciones Internacional de la Universidad Externado de Colombia.

La canciller tuvo que enfrentar las tres grandes crisis de la Unión Europea de la historia reciente: la caída del euro tras la coyuntura económica del 2008, la gestión de la migración proveniente de Medio Oriente, sobre todo de Siria, y la pandemia del Covid-19.

Para hacer frente a la recesión, en 2010 trazó el plan de austeridad con el que buscó ahorrar diez mil millones de euros cada año, partidas que se fueron ajustando durante casi una década, hasta 2019, cuando trazó un plan de estímulos a la economía.

Merkel encaró el debate sobre el papel humanitario de Europa para la gestión de la migración: refugiados que salieron de Medio Oriente, atravesaron el Mediterráneo o Turquía para llegar a las principales economías del grupo de los 27 y encontrar una nueva oportunidad de vida.

Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Angela Merkel, canciller de Alemania. FOTO: Bundeskanzlerin

Quien esté en el cargo de jefe de Gobierno de Alemania personifica el liderazgo de la Unión Europea ante el mundo. Junto a Francia, es una de las economías motor del bloque, de los principales exportadores del mundo y una de las naciones que más partidas aporta por concepto de cooperación internacional en el planeta.

“Es difícil entender el legado de la canciller. Angela Merkel bloqueó a Francia en muchas ocasiones cuando ese país, bajo el mandato de Emmanuel Macron, quiso ser una alternativa de la visión de Estados Unidos y de la OTAN frente a China y Rusia. Merkel frenó ese liderazgo, pero luego pactó por su lado una visión diferente con la firma del del gasoducto Nord Stream 2 y su pacto con China”, agrega Alejandro Cardozo, profesor de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda y PhD Política e Historia Atlántica.

Las elecciones marcan un cambio trascendental para Alemania. Como lo recuerda el profesor Rafael Piñeros, Merkel defendió los intereses europeos frente a las políticas de Donald Trump y las diferentes crisis que enfrentó la Unión Europea.

“Pierde Alemania, pierde Europa y pierde el sistema internacional porque es vista y recordada como una líder que buscaba compromisos creíbles que se pudieran llevar a cabo”, afirma el experto. Y, sobre todo, logró mantenerse vigente hasta el último momento, con niveles de popularidad que superan a la de los candidatos a sucederla.

El día después de la canciller

Cuatro coaliciones se enfrentan en las elecciones federales de este domingo. Los resultados de los comicios definirán a los próximos diputados de la Bundestag, quienes están a cargo de elegir al sucesor o sucesora de la canciller para el periodo 2021-2025: el partido que obtenga la mayoría de escaños tiene la delantera para definir al jefe de Gobierno.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias