Moody´s afirma las calificaciones de Bogotá y Medellín

Logo de Moody´s. Foto de DW.

La línea base para las evaluaciones de crédito (BCA) de ambas ciudades se confirmaron en baa2, indicó Moody’s.

Moody’s Investors Service afirmó las calificaciones como emisor a largo plazo Baa2 (moneda local) y senior de deuda no garantizada (moneda extranjera) de Bogotá y cambió la perspectiva a estable desde negativa. Vea más en Mercados.

Moody’s también afirmó las calificaciones de emisor a largo plazo Baa2 de la Ciudad de Medellín (locales y moneda extranjera) y mantuvo la perspectiva negativa. La línea de base las evaluaciones de crédito (BCA) para ambas ciudades también se confirmaron en baa2. L

La acción de hoy fue impulsada por la afirmación de Moody’s de la calificación soberana de Colombia Baa2 y la revisión de su perspectiva a estable desde negativo.

Justificación de la calificación

La afirmación de la evaluación crediticia de referencia baa2 (BCA) y Baa2 calificaciones de Bogotá y Medellín, indicó Moody’s, refleja su fortaleza económica, que respalda sus altos niveles de ingresos de fuente propia, como también la solidez en sus prácticas de gobernanza y gestión.

Al ser las dos ciudades más importantes de Colombia, cada uno se beneficia de una economía local diversificada y ambos han sido mantenido históricamente niveles de moderación de deuda y financiamiento en efectivo que han sido manejados principalmente por el gasto en infraestructura.

Recomendado: Moody’s mejora perspectiva de PIB de Colombia en 2021 y 2022

Entre 2016-2020, los requerimientos de financiamiento en efectivo de Bogotá promediaron 7,0% de los ingresos totales, mientras que la deuda neta directa e indirecta promedió el 23,4% de ingresos totales.

Moody’s estima que el financiamiento en efectivo de Bogotá requerido será de alrededor del 14% de los ingresos totales en 2021, teniendo en cuenta que el gasto saliente en infraestructura en la ciudad con el fin de impulsar la recuperación económica.

Bogotá está actualmente en curso de un ambicioso programa capital que liderará el crecimiento de la deuda. Además, dado el impacto de la pandemia de coronavirus, Transmilenio registró un menor número de pasajeros e ingresos que conduce a un déficit en este sistema de transporte masivo.

Situación crediticia de Medellín

Los requerimientos financieros de efectivo de Medellín en el periodo de 2016-2020 promediaron el 3,7 % del total de los ingresos. Moody’s estima que el déficit financiero de la capital antioqueña será en promedio el 3,8 % entre 2021 y el 2022, con lo cual Moody’s espera que se financie parcialmente a través de la deuda.

La deuda neta directa e indirecta representa el 52,4 % del total de los ingresos de 2020 desde el 34,2 % en 2019. El incremento refleja la adquirida para sortear el estrés financiero durante la pandemia y para financiar la infraestructura.

También, el incremento considera que Moody’s incluye la porción de la ciudad en la deuda del Metro de Medellín que impactó negativamente en el desempeño de la compañía.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias