Atención | FMI ve a Colombia creciendo arriba del promedio de América Latina en 2021 y 2022

En el marco de actualizaciones de los pronósticos del PIB mundial, de parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), Colombia destaca en el panorama de referencia del organismo multilateral.

Según el FMI, el PIB de Colombia va a crecer 7,6 % a cierre de 2021, dato sustancialmente mejor al 5,1 % que informó esa entidad a mitad de 2021.

Para 2022, Colombia, a ojos del FMI, también va a tener un desempeño más sobresaliente al previsto. El FMI espera que el PIB del país repunte 3,8 % en 2022 y no el 3,6 % esperado en junio de 2021.

Esto quiere decir que, tanto en 2021 como en 2022, Colombia crecería por arriba del promedio regional, según el FMI.

Lo anterior teniendo en cuenta que América Latina va a tener un crecimiento promedio cercano del 6,3 % en 2021 (5,8 % era la previsión anterior). Mientras que en 2022 lo hará a ritmos del 3 % (cae desde el 3,2 % previsto anteriormente).

Recomendado: Colombia avanza en diálogo con FMI para extensión de la línea de crédito flexible

Son varias las explicaciones que entrega el FMI para que el fenómeno se dé, pero entre las más importantes es que las economías de América Latina parecen tener mejores perspectivas comerciales a medida que los pares internacionales siguen recuperándose y se sigue avanzando en la vacunación contra Covid-19.

Esto por cuenta de mejores precios del petróleo, por ejemplo, que para la referencia Brent vuelven a tocar máximos no vistos hace tres años.

Igualmente, se ven mejores indicadores anclados al consumo de los hogares y las distintas transferencias aprobadas para quienes más resultaron afectados durante la pandemia: empresas y ciudadanos por igual.

Puntos a tener en cuenta

Sin embargo, el efecto positivo de Colombia el FMI no lo está viendo en las principales potencias de la región: México y Brasil. Para el primer caso se bajó la estimación de PIB de 2021 de 6,3 % a 6,2 %. En el caso de Brasil pasó de 5,3 % a 5,2 %.

Y en 2022 la cosa no parece mejorar. Mientras Brasil ya no crecería al 1,9 %, sino al 1,5 %, México lo hará a un ritmo del 4 % y no el anterior 4,2 % fijado por el FMI.

Varios retos le quedan a la región de cara al corto y mediano plazo. El más importante: crear puestos formales de trabajo y pensar en una economía en la que, durante 2022, se verán menos transferencias de parte del Estado.

El otro gran reto, que incluye lo que resta del año, tiene que ver con presiones inflacionarias ancladas a fenómenos de una alta demanda y baja oferta, con especial énfasis en alimentos.

“La política monetaria deberá caminar por una delgada línea entre abordar la inflación y los riesgos financieros y apoyar la recuperación económica”, explica el FMI.

Esto al tiempo que el FMI proyecta, en medio de una alta incertidumbre, “que la inflación general probablemente volverá a los niveles anteriores a la pandemia a mediados de 2022 para el grupo de economías avanzadas y economías emergentes y en desarrollo”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias