Inflación de Argentina no para: subida de precios anota nuevo récord

La inflación de Argentina anotó otro nivel récord. Solo en septiembre, el índice de precios al consumidor marcó un incremento de 3,5 % y la variación interanual llegó al máximo de los últimos 12 meses, al ubicarse en 52,5 %, de acuerdo con el informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En otros términos: en cuestión de un año los argentinos vieron que los precios se duplicaron, un comportamiento que sigue generando presión sobre el salario básico y el peso argentino. (Ver más de Internacional).

De enero a septiembre de 2021, la inflación alcanza una variación acumulada del 37 %. La incidencia más importante en los bolsillos se está haciendo evidente en Buenos Aires y Patagonia.

Recomendado: Acuerdo de pago de Argentina con FMI solo sería posible en 2022

De julio a agosto, el Gobierno y el emisor lograron una desaceleración de los precios de 0,4 puntos porcentuales, cuando ese nivel pasó del 51,8 % del séptimo mes del año al 51,4 %. Incluso, esa había sido la primera desaceleración desde noviembre de 2020.

No obstante, el resultado de septiembre rompió esa tendencia y se consolidó como el cuarto indicador consecutivo que se sitúa por encima del 50 %.

Durante el noveno mes del año, el mayor incremento en la inflación se dio en los precios de las prendas de vestir y el calzado (6 %), las bebidas alcohólicas y el tabaco (5,9 %) y la salud (4,3 %). Todos los componentes que mide el Indec marcaron subas en septiembre.

Cuando se revisa el comportamiento mensual, entre julio y agosto la variación había marcado en negativo, del 3 % que hubo en el séptimo mes del año al 2,5 % del octavo. No obstante, entre agosto y julio el alza en los precios fue del 3,5 %.

La presión en la inflación llevó a que el Gobierno determinara que congelará los precios de 1.245 productos de la canasta familiar (alimentos, bebidas y elementos de aseo) durante lo que resta de 2021.

La medida se levantará en 2022, de forma gradual, para evitar un efecto rebote. La determinación busca reducir la incidencia de la canasta básica en el salario, en un contexto en el que se espera un avance en la recuperación de la economía y se incremente la cantidad de ventas.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias