Entrevista | Moody’s: los factores para confirmar calificación de Colombia y lo que viene

En una entrevista con Valora Analitik en Nueva York, Renzo Merino, analista soberano de Moody´s para Colombia recalcó varios aspectos de la decisión de mantener la calificación y subir la perspectiva de negativa a estable.

En la declaración, Merino dijo que como consecuencia de la pandemia hubo un deterioro de los indicadores de deuda de Colombia y de sus pares de calificación en niveles de Baa2 (un escalón arriba del grado de inversión).

Pero, aseguró que el análisis de la calificación por parte de Moody´s “va más allá que las métricas de deuda”.

Según la metodología de la agencia y la comparación con otros soberanos, la calificación de Colombia lo deja todavía dentro del grado de inversión.

Recordó Merino de Moody´s que, en diciembre de 2020, cuando cambió la perspectiva de Colombia a negativa tomó en cuenta la incertidumbre de la pandemia y veía riesgo de no lograr el proceso de fortalecimiento frente a sus pares viendo hacia un más largo plazo.

Desde diciembre, dijo, la agencia esperaba señales para ver si el Gobierno de Colombia sería capaz de poner las condiciones necesarias para lograr un proceso de consolidación fiscal.

Esa senda de consolidación se basa en la aprobación en el Congreso de la Ley de Sostenibilidad Fiscal (reforma tributaria) aunque, según Moody´s, “no atiende los problemas estructurales que afectaban las cuentas fiscales”.

Sumado a ello, la agencia considera que el país mantiene altos niveles de rigidez en los compromisos asumidos por el Gobierno en temas como las pensiones.

En medio de un escenario como el de la pandemia y las protestas sociales entre mayo y junio de 2021, Moody´s decidió no actuar esperando ver la capacidad del Gobierno para proponer soluciones.

“La reforma (tributaria) se aprueba algo en línea con nuestras expectativas y eso se dio porque el Gobierno construyó consensos políticos y con gremios”, dijo Renzo Merino.

Reiteró que, aunque la reforma aprobada no atiende los problemas estructurales, sí le ayuda al Gobierno colombiano a aumentar en casi un punto del PIB los ingresos permanentes a partir de 2023 dándole espacio para reducir el déficit fiscal.

También consideró como positivo que la reforma fuera aprobada con restricciones de gastos nuevos dentro del Gobierno Nacional de Colombia.

Relacionado: Ahora | Presidente Iván Duque sancionó reforma tributaria de Colombia

Esa reforma tributaria, dijo el analista en Nueva York, también fue relevante en el sentido en que introdujo cambios en la Regla Fiscal que “fortalecen el marco institucional y atiende algunas debilidades del marco anterior que fueron útiles para la política fiscal contracíclica, pero realmente no ancló las métricas de deuda”.

¿Por qué la metodología de Moody´s mantiene el grado de inversión?

Una de las preguntas que se hacen analistas y operadores de los mercados financieros es ¿cómo se elabora y desarrolla la metodología de Moody´s frente a las de Fitch y S&P que le quitaron el grado de inversión a Colombia?

Merino dijo que la metodología trata de incorporar temas que afectan a los soberanos, pero que el comité toca temas que no están dentro de esa metodología y que puede tener impacto en la decisión.

Otro factor que influyó, dijo, fue la comparación con otros soberanos con calificación par que también vieron desmejoras en sus cifras fiscales.

En su explicación dijo que el comité de calificación de Moody´s para Colombia revisó varios escenarios prospectivos. En su escenario base, la reforma (tributaria) que se aprobó con aumento de ingresos, control de gastos y los cambios a la Regla Fiscal dejan de plano que la deuda del Gobierno Nacional se estabilice hacia 2023.

“Mantener la calificación se basa en que Colombia tiene un historial de lograr consensos con la clase política y con los observadores de política macroeconómica para promover y formular políticas que ayuden al país a estabilizarse para salir fortalecido”, aseguró Merino en la charla en Nueva York.

Uno de los factores que más resaltó el analista es que, aunque las medidas adoptadas no resuelven de plano todos los problemas estructurales, sí ayudan a reducir la carga de la deuda.

Los pares de calificación

Renzo Merino recalcó en que un factor que incidió en la confirmación de la calificación fue la comparación con los países pares en calificación.

En ese sentido señaló que, a pesar de que Colombia tiene números de deuda algo más débiles, la fortaleza fiscal de Colombia está alineada con países como Uruguay y Panamá que tienen la misma calificación.

En el caso de Indonesia, que también está calificado en Baa2 como Colombia, si bien la carga de deuda está más cerca del 40 % del PIB, la carga de los intereses está por encima del 20 % de los ingresos. En el caso de Colombia esa carga de los intereses de deuda está sobre el 14 % de los ingresos.

“Lo que encontramos es que un país como Indonesia tiene una carga fiscal similar a la de Colombia”, explicó.

Lo que pasó en Colombia no solo pasó en Colombia

Uno de los factores que analizó Moody´s fue que el déficit fiscal del Gobierno Nacional suba durante dos años consecutivos.

Pero recalcó en que haber subido la meta de déficit por dos años seguidos no fue solo en Colombia, también fue una decisión de otros países como Filipinas que tiene la misma calificación en Baa2.

Ese fenómeno, dijo Merino, se debe a que los gobiernos todavía están respondiendo a la pandemia y siguen apoyando el proceso de recuperación económica.

El analista reveló que tras la aprobación de la reforma tributaria ha tenido conversaciones con el Ministerio de Hacienda para entender cómo cambiaron sus previsiones frente al Marco Fiscal presentado en junio pasado.

Los cambios en esas previsiones, según Renzo Merino, se basan además en el tercer factor que influyó en la ratificación de la calificación y es que la economía se está comportando mucho mejor de lo esperado por la agencia Moody´s.

Sumado a ello, el precio del petróleo Brent ha llegado este año a niveles de US$85 por barril, lo cual ayudará para tener mejores ingresos a Colombia en 2022.

Ese mejor comportamiento del PIB y la comparación con los pares permitirá cerrar la brecha de déficit este año y no será el único país en esa situación.

La siguiente revisión de calificación

El analista le dijo a Valora Analitik en Nueva York que Moody´s no tiene un calendario fijo de toma de decisiones de calificación.

“El monitoreo es continuo y en el caso de que tengamos una perspectiva que no sea estable tratamos de resolverla después de los 12-18 meses de ese anuncio, pero si encontramos algún evento o anuncio que cambie sustancialmente el escenario base podemos actuar antes y, en parte, eso fue lo que se dio” en días recientes con la aprobación de la reforma, aseveró.

Recordó que recientemente también revisó al alza su previsión de crecimiento del PIB para Colombia en 2021

PIB y nueva reforma tributaria Colombia

El efecto de las protestas sociales y la tercera ola de casos de Covid-19 tuvo un efecto negativo, pero no tan fuerte como lo esperado inicialmente por Moody´s, dijo Merino.

En 2022, la agencia prevé que el PIB crecerá cerca de 4 % y en el mediano plazo la tendencia del PIB estaría entre 3,5 % y 3,7 %, el cual “no es tan diferente frente a la tendencia vista antes de la pandemia”.

Y, además, reseñó que haber cambiado la perspectiva del país desde negativa hasta estable no solo incorpora la expectativa de que las cargas de deuda se estabilicen, sino que el escenario base incluye que el Gobierno presente medidas de “consolidación fiscal que vaya en línea con lo que se aprobó en la reforma (tributaria)”.

Aclaró que ese escenario base no necesariamente implica una nueva reforma tributaria, pero, advirtió, sí ve espacio para una nueva reforma en ese sentido “si es que la nueva administración considera hacer permanente el gasto social que se ha implementado por la pandemia (ingreso solidario)”.

No le prestan mucha atención

Renzo llamó la atención al decir que algunos analistas no le prestan la suficiente atención al informe cuando revela cuáles aspectos podrían derivar en un alza o una rebaja de la calificación del país.

Al respecto, detalló que, debido al deterioro de la fortaleza fiscal de Colombia, es poco probable un aumento de la calificación en este momento.

Mientras que los factores analizados por Moody´s sí contemplan una posibilidad de rebaja en la calificación “si la nueva administración de Colombia implementa o no políticas macroeconómicas que conduzcan a la estabilidad de las métricas de deuda o que estas se deterioren”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias