7 métodos que sí funcionan para ahorrar dinero y cómo hacerlo a diario



Los métodos para ahorrar están en todos lados y aunque los conocemos, muchos no los ponen en práctica porque aplazan la decisión y dejan al azar el manejo de sus finanzas. Vea más en Finanzas Personales.

Si ahorra juiciosamente usted no tendrá que acudir a un crédito para pagar un estudio o para la reparación de un daño en el hogar. Las personas creen que el dinero llega tan rápido como se consigue y en realidad es que el efectivo es un recurso, un medio para un propósito final.

Si usted entiende esta situación podrá ver el dinero como una herramienta que por medio de su trabajo servirá para un viaje, adquirir vivienda, hacer un estudio o cualquiera que sea su meta.

Pero para ello, hay que ahorrar, empezar a hacerlo con experimentación y con métodos que no siempre son los primeros que llegan a la cabeza. Estos son siete de los principales que han tenido resultado en la vida de muchas personas:

Método #1. Páguese a usted mismo

Cuando le llegue el pago de la nómina utilice una parte de ese dinero para un fondo de ahorro y pretenda que ese dinero se usó como un pago para usted mismo. Ese pequeño porcentaje de su ingreso, que se recomienda que sea el 10 % le será útil después para una emergencia o proyecto que surja más adelante.

Método #2. Ahorre sus cesantías

Las cesantías en Colombia son el dinero de un trabajador pagado por el empleador a un fondo de cesantías o al Fondo Nacional del Ahorro (FNA) y sirve como recurso de emergencia cuando el trabajador queda cesante (de ahí su nombre), es decir, desempleado. Pero cada año que las pagan llega la tentación de usarlas para un arreglo de la casa o para pagar las cuotas del crédito educativo. Es un error porque unas cesantías bien manejadas le pueden servir para adquirir una vivienda.

Método #3. Reto de las 52 semanas

Quizás solo necesita un reto para entrar en el ritmo del ahorro. Hay muchos desafíos para ahorrar dinero que usted puede probar, sin embargo, uno que puede traer muchas satisfacciones es el de las 52 semanas.

Se trata de un método que, en caso de hacerse bien, puede servir para acumular más de un millón de pesos al año, pues todo lo que tiene que hacer es separar múltiplos de $1.000. Por ejemplo, si ahorra $1.000 en la primera semana, aumente esa cifra a 2.000 a la segunda semana, 3.000 la tercera, así hasta que llegue a ahorrar en la semana 52, un monto de 52.000.

Sirve para ahorrar hasta $1.300.000 y es un método que se ha vuelto cada vez más popular.

Recomendado: ¿Cómo afiliarse al Fondo Nacional del Ahorro, FNA? Además, evite estos erorres que impiden ahorrar

Método #4. El Kakebo, inventado en Japón

El que primero lo puso en práctica fue el periodista japonés Hani Motoko a principios del siglo XX, “kakebo” significa literalmente “libro de cuentas para la economía doméstica”. Es una filosofía, es decir un estilo de vida y no simplemente una forma de gestionar las entradas y salidas de dinero.

Precisamente por esa razón, completar su kakebo es un ejercicio que se lleva a la práctica, ya que anotas sus finanzas y las ordena, pero también es una actividad de mejora del bienestar, pues los japoneses creen que ahorrar, controlar tu dinero y gastarlo de manera consciente conduce al equilibrio y la calma en todas las áreas de su vida.

Método #5. El método ‘bola de nieve’

A decir verdad, no es método de ahorro pero es la clave para salir de deudas en menos de un año. Planificadores financieros lo recomiendan antes que buscar una compra de cartera para juntar todos los intereses y cuotas.

Consiste en sumar las deudas y clasificarlas de la más pequeña a la más grande. Así se logra el efecto ‘bola de nieve’ ya que al pagar la deuda pequeña, el dinero de esa deuda puede abonarse a una deuda más grande y así hasta que se terminan abonando todas las obligaciones. Es útil y funciona.

Método #6. El que elimina gastos hormiga

Las deudas más pequeñas o gastos hormiga son el principal hueco que se abre en el manejo de las finanzas. Son las compras pequeñas en el día a día que suman más en el presupuesto de las personas, como pedir el transporte por aplicaciones, las comidas a domicilio, el café del diario, el pastel, compras cigarrillos, dulces, chicles, paquetes de golosinas, en fin, todo aquello que es darse un gusto o antojo. Elimine esas dulces tentaciones o caprichos y verá que ese dinero ahorrado le permitirá  vivir más tranquilamente.

Método #7. La alcancía o marranito

Difícilmente se le hará una competencia a alcancía, chanchito o marrano para ahorrar. Ese es el más común, el de todas las casas, el que permite acumular el dinero para después contar los billetes y el efectivo, como si hubiéramos saqueado la bóveda de un banco.

Las personas usan este método como distracción pero bien utilizado puede servir para pagar esa tarjeta de crédito que tiene una última cuota o para invitar a la pareja a un paseo. Usted elige.  Lo recomendable es que esconda bien esa alcancía porque más de un amigo de lo ajeno no podrá resistirse a la tentación de llevársela.

Recomendado: ¿Cómo empezar el Ahorro Voluntario en el FNA? además: deudas que asustan más en halloween

Ahorre dinero a diario haciendo esto

En el camino del ahorro muchas veces se falla al primer intento, así que si quiere tener un hábito constante y de verdad su propósito es ahorrar, empiece diariamente por hacer esto:

#1. Maneje una tarjeta de crédito que le devuelva efectivo

Con este método usted solo tendrá que preocuparse por hacer sus compras, acumular puntos y redimirlos por dinero en efectivo. Es útil para hacer mercado y otro tipo de situaciones.

#2. Pida prestado el vestido o un traje

¿De verdad para esa fiesta necesita un traje nuevo o mandar a hacer un vestido? La verdad no, es solo por un deseo de consumo que usted quiere comprar ese artículo que solo llevará puesto por una sola vez, porque enfrentémoslo, después con la comida subiremos de talla y ese vestido no volverá a entrar. Así que mejor alquílelo o pídalo prestado.

#3. Haga ahorros programados

Configure su cuenta para que se vaya a un bolsillo de ahorro cada mes. No lo haga como un dinero de sobra que le quedó después de pagar obligaciones sino que programe esa transferencia. Así ahorrará mensual o quincenalmente.

#4. Prepare su almuerzo cada dos días, al menos

Si bien en el trabajo muchos prefieren almorzar en restaurante o pedir domicilios, los almuerzos son el mayor gasto. No le tema cocinar en su casa y aprender a cocinar alimentos saludables, por el contrario, usted sentirá cómo mejora su bolsillo y su estómago, llevando la comida preparada por usted mismo.

#5. Evite bares el fin de semana

Sí, es socialmente atractivo terminar la jornada el viernes y reunirse con los compañeros en un bar. Pero piense en lo que viene después, el gasto en taxis, la comida en el lugar, dejar propinas, todo eso son gastos que se pueden evitar. No es decirle que no lo haga, pero evítese este tipo de salidas.

#6. Limpie su propia casa

Muchas personas no pueden darse el lujo de contratar ayuda doméstica, pero hay muchas personas que gastan al menos $ 200 mil en un limpiador de casas cada mes. Intente limpiar después de usted solo una vez: ahorrará mucho dinero y obtendrá una mayor apreciación por todo lo que su empleada doméstica hace por usted.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias