Reforma laboral en Colombia: ¿qué se busca proponer?

Salario mínimo 2022
El aumento del salario mínimo se basa en la inflación y la productividad laboral. Fuente: Función Pública

En 2022 el país tendrá que adentrarse en una serie de discusiones en materia económica que afectarán directamente a los trabajadores en Colombia.

Varios gremios, entre los que sobre salen Fenalco, han pedido que, antes de pensar y proponer una nueva reforma tributaria, Colombia deberá liderar una reforma laboral.

Reforma de la que ya se empieza a detallar un derrotero que, desde ya, levanta discusiones que dan cuenta de que los cambios que esperan empresarios y Gobierno serán complejos en el marco de una campaña electoral.

Puntos posibles de la reforma laboral

Son tres las principales posturas que se han ido escuchando sobre lo que debería contener una eventual reforma laboral de cara al próximo año.

El primero de estos tiene que ver con el salario mínimo. En el marco de una discusión que tiene en cuenta qué tanto debe aumentar este pago en 2022, ya se ha propuesto que la reforma laboral plantee la posibilidad de fijar un salario mínimo regionalizado.

Recomendado: Fenalco: reforma laboral de Colombia debería ir antes que reforma tributaria en 2022

Esto quiere decir que, dependiendo de variables como la actividad económica y costo de vida, una ciudad como Medellín tendría un salario mínimo diferente al de una ciudad como Villavicencio.

Quienes defienden la propuesta argumentan que un salario mínimo regionalizado sería “un tanto más justo” toda vez que se paga con base al nivel de costo de vida del lugar que se habita.

Sin embargo, quienes rechazan la propuesta hablan de perjudicar los derechos laborales adquiridos, precarizar el trabajo y profundizar en la desigualdad en la que vive Colombia.

El debate se trata en la campaña a la Presidencia del próximo año en Colombia. Mientras el candidato Federico Gutiérrez asegura que “debe sí o sí haber una diferencia de condiciones salariales por región”, otros candidatos como Alejandro Gaviria afirman que la propuesta nace muerta por no tener legitimidad y por no atender las necesidades de los trabajadores.

Otros puntos de la reforma laboral

El segundo aspecto, que incluso ha mencionado el Gobierno Nacional, tiene que ver con liderar cambios para permitir la contratación de personas por horas.

Esto último se propone teniendo en cuenta que Colombia padece el hecho de contar con una alta tasa de informalidad en el mercado laboral.

La contratación por horas, según mencionaba la exministra de Trabajo, Alicia Arango, ayudaría a mitigar esos niveles de informalidad y aumentaría sustancialmente la base de trabajadores que cotizan al sistema de salud.

Justamente esta propuesta abre la puerta a un último punto fuerte que se ha venido discutiendo en torno a la próxima reforma laboral: la cotización al sistema de salud y pensional también por horas.

La idea es dar vía libre para que un trabajador en Colombia pueda hacer pagos a salud, pensión y riesgos laborales no con base en un salario mínimo, sino en los ingresos reportados por las horas trabajadas.

Por lo demás, varias organizaciones multilaterales han pedido, constantemente, que en el marco de la reforma laboral en Colombia se debata el disminuir los costos laborales que deben asumir las empresas en el país.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) ha sido reiterativa en que, si no se revisan los costos que debe asumir una empresa por contratar a un trabajador en Colombia, o por costear su ausencia laboral, las compañías del país están ante el riesgo de perder competitividad frente a sus pares de la región.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias