Truppi y Nutriveg, la fórmula argentina para divertirse sanamente

¿Cómo emprender dentro de la empresa? ¿Cómo ir más allá? Antonella Minca se hizo estas preguntas un verano mientras trabajaba en la empresa familiar, una fábrica de golosinas con una marca propia en el mercado: Truppi con la identidad de la diversión que siempre acompaña a los dulces.

En esa época, ese era el tiempo de la calma, los balances y el aburrimiento en la fábrica de dulces que había fundado su abuelo 50 años antes y que se encargaba de fabricar y entregar para grandes distribuidores y farmacias así que cuando llevaba gomitas a las fiestas y sus amigos le preguntaban dónde podían comprar, ella no tenía una respuesta clara.

De ahí salió la idea de vender al por menor, ofrecer directamente a sus consumidores y clientes (que en su caso son públicos diferentes). En el proceso decidieron abrir un perfil en Facebook antes de que esta red tuviera la opción de crear cuentas comerciales y desde allí empezaron a vender y a perfilar a sus compradores para mejorar la comunicación.

Recomendado: Emprendedoras de Medellín inspiran “mascotas estiludas” con Kinky

Con el tiempo, este perfil en Facebook evolucionó a cuentas comerciales en redes sociales y una página web, a más productos y a combos que Minca sacaba como ideas de los encuentros con sus amigos, basada en sus gustos.

Volver a emprender

Pero ese no es el final de la historia. Casi siete años después, Antonella Minca decidió hacerse socia de una de las marcas que producían alimentos en su fábrica: Nutriveg. Una empresa con apenas dos años de funcionamiento, una única dueña y apenas un par de productos de alimentación saludable.

“Ahí fue medio resetear mi cabeza y así ‘bueno ya está, ahora venías haciendo esto, mira qué conocimiento adquirido que tienes hasta ahora lo puedes implementar y qué cosas no y tienes que aprender’, dentro de mi cabeza fue un proceso interesante”, cuenta Minca.

Recomendado: Oaxacanita Chocolate: el emprendimiento de México que transforma comunidades con cacao

Nutriveg y Truppi salieron bien libradas de la pandemia pues si bien ya no había eventos empresariales, ferias y festivales para mostrar ambas marcas, sí había compradores a la orden del día en sus perfiles en redes sociales. Además, fueron “grandes regaladores” en cumpleaños y otras ocasiones especiales que las restricciones por la pandemia impidieron celebrar de manera tradicional.

Ahora, con la reactivación, ambas marcas desempolvan los planes frustrados del 2020 como prepararse para exportar en 2022; lanzar nuevos productos y empaques versión ‘pocket’ para que sus consumidores puedan llevarles siempre en el bolsillo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias