S&P ve riesgos de peso en alta inflación para emergentes

En un nuevo análisis sobre condiciones crediticias, entregado por S&P Global Ratings, la agencia de calificaciones denota el camino al que se enfrentan varias de las economías emergentes, incluida Colombia, en un contexto de recuperación para 2022.

En ese análisis de expectativas, S&P sigue viendo en la inflación alta una de las principales preocupaciones de cara al corto y mediano plazo.

Se lee en el informe entregado por la agencia que el panorama de la inflación es más preocupante en un contexto en el que hay varias presiones internacionales que se trasmiten a los bolsillos de los consumidores.

En ese sentido, los bancos centrales de las economías emergentes y avanzadas han comenzado a subir las tasas “y eliminar la acomodación monetaria”, explica S&P.

Para la agencia es importante seguir de cerca el hecho de que, en los mercados emergentes, la inflación (y las expectativas) ha seguido aumentando, afectando más recientemente a los precios de la energía.

“Los bancos centrales de Brasil, Chile, Colombia, México, Rusia y Polonia subieron las tasas en su reunión más reciente, y se esperan más subidas en 2022 (Turquía es el único país importante de mercados emergentes que ha bajado las tasas de interés)”, agrega el análisis.

Para S&P estas respuestas de política reflejan un débil anclaje de las expectativas de inflación a mediano plazo.

Recomendado: A pesar de incertidumbre, BanRep mantiene meta de inflación de Colombia en 3 % para 2022

Esto último al tiempo que los bancos centrales de los países avanzados también han comenzado a normalizar su política monetaria. Las autoridades de Noruega, Corea y Nueva Zelanda han subido las tasas en reuniones recientes, con Australia, Inglaterra y Suecia reduciendo las compras de activos.

Más llamados de atención

La advertencia, de otro lado, deja ver que “los soberanos que no puedan estabilizar o mejorar su posición fiscal probablemente verán presiones negativas en sus calificaciones crediticias durante los próximos 12 a 18 meses”.

Recuerda en ese sentido S&P que este último fue el caso de Colombia y Chile, países a los que la agencia rebajó la calificación a principios de este año. Misma decisión para España, Malasia e Indonesia, cuyas perspectivas de calificación se revisaron a negativa.

Recuerda la firma que, de momento, 20 soberanos tienen perspectivas negativas, frente a nueve con perspectivas positivas. “Todas menos una de las perspectivas negativas (España) corresponden a economías de mercado emergentes o fronterizas”, agrega el informe.

Lea también: S&P ve alza temporal de inflación en Colombia y tasas subiendo hasta 2024

De esta manera, y con un contexto externo en el que todavía hay una serie de incertidumbres, S&P asegura que hay condiciones de financiamiento favorables imperantes y un fuerte repunte económico en marcha.

“Entramos en 2022 con un impulso crediticio en gran medida positivo. Aún así, las nuevas variantes de CoVid-19 podrían socavar la confianza y las perspectivas de recuperación. Las áreas más débiles de los mercados crediticios, en particular las empresas altamente apalancadas y algunos mercados emergentes, están más expuestas, dado que a menudo siguen siendo muy sensibles a los efectos continuos de la pandemia”, agrega S&P.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias