Esta es la visión del codirector Villamizar sobre manejo de tasas en Colombia

Foto: Banco de la República

Un informe del equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá retrata los principales ejes de análisis sobre el comportamiento de la inflación y las tasas de interés en Colombia durante 2022.

Un primer planteamiento da cuenta de que las expectativas de inflación serán determinantes en las decisiones del Banco de la República a lo largo del año.

Con esto de base, y retomando varias de las posturas de los analistas, en Colombia va a ser muy probable que, por tercer año, la inflación no va a cumplir el rango objetivo del Banco de la República.

“En esto coincide el mercado, de acuerdo con el diferencial de tasas de los TES tasa fija y UVR, denominado break-even inflation, aunque el sesgo al alza en este caso es mucho más acentuado. Por ejemplo, la expectativa del plazo de dos años está en 5,62 %, subiendo 83 puntos básicos en el último mes. La métrica preferida del Banco de la República, el promedio de plazos de dos, tres y cinco años está en 5,60 % con el balance más reciente, aumentando 72 básicos en el último mes”, se lee en el informe.

Recomendado: Fitch ve pico inflacionario mundial a marzo; esto pasará con tasas de interés

En ese sentido, en declaraciones recogidas por el informe del equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, Mauricio Villamizar, codirector del Banco de la República, se refirió al respecto.

Otras posturas

Según Villamizar, si bien los riesgos de inflación vienen de factores exógenos, las tasas deben aumentar, en gran medida atendiendo a las expectativas.

“Otro de los puntos que destacó Villamizar fue que, más allá de los beneficios de un ciclo anticipado de tasas de interés (front loaded), no ve preocupación en exceso que el Banco de la República esté detrás de la curva (behind the curve) o lo que prevé el mercado”, cita el informe del Banco de Bogotá.

Ahora, el documento también se refiere a la posición de Villamizar sobre el nivel terminal de la tasa de intervención. Se lee que el codirector apuntó a que podría terminar el año alrededor de 5 % o 5,5 %, teniendo en cuenta que la brecha de producto se va a cerrar a mediados de 2022 y permanecerá en 2023.

“Volviendo a lo esperado por el mercado, el codirector considera que la expectativa descontada de la curva swap IBR está excedida, 7,5 % para el horizonte de 12 meses, por lo que considera que debería ajustarse una vez pasen las elecciones”, asegura el informe.

Esto último haciendo la salvedad en que, si el escenario es desfavorable en los resultados, “el banco central tendría que aumentar su tasa de interés más allá de la neutral”, concluye el documento.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias