FMI prevé menor crecimiento mundial para 2022 y 2023

El Fondo Monetario Internacional (FMI) actualizó sus pronósticos económicos de cara a 2022 y 2023. El organismo multilateral es ahora más pesimista respecto a la perspectiva entregada en enero de este año.

De momento, el FMI espera que el PIB mundial crezca 3,6 % a cierre de 2022, dato que cae desde el 4,4 % previsto anteriormente. Al tiempo que en 2023 la previsión pasa del 3,8 % a 3,6 %.

Ese peor escenario se repite a lo largo de las principales economías del mundo. Por ejemplo, para las economías avanzadas el PIB ya no crecerá 3,9 % sino 3,3 % este año. Mientras que, para 2023, se espera un repunte del 2,4 % y ya no del 2,6 %.

Estados Unidos será una de las potencias que, a ojos del FMI, ahora crezca menos de los previsto a comienzos de año. El PIB de Estados Unidos repuntaría a ritmos del 3,7 % en 2022 y 2,3 % para el próximo año, pronósticos los dos que bajan desde los anteriores 4 % y 2,6 %.

La zona euro será otra de las regiones afectadas en el marco de los nuevos pronósticos: el FMI ya no ve a esa región creciendo al 3,9 % sino al 2,8 % en 2022. Mientras que en 2023 se prevé, ya no el 2,5 %, sino el 2,3 %.

Más pronósticos

Entre las principales causas que ve el FMI para ser más pesimista en el pronóstico de crecimiento económico, está claro que la guerra entre Rusia y Ucrania condiciona la reactivación mundial luego de dos años de pandemia.

El hecho de que sean cada vez más las economías inmersas en el conflicto, el temor por un cierre de fronteras comerciales y el recrudecimiento de las sanciones a Rusia pone de manifiesto escenarios más complejos en el corto y mediano plazo.

Recomendado: FMI a Colombia: endurecimiento monetario acelerado es apropiado para reducir inflación

Según el FMI, esas presiones, como ya se ha visto, se traducen en picos inflacionarios más complejos de solventar y con el riesgo de que se conviertan en problemas estructurales.

El alza de precios en los alimentos, así como el alza de los energéticos, por los altos precios del petróleo y el riesgo de que Rusia corte el suministro de gas a Europa suman palos en la rueda.

Asia, de acuerdo con el FMI, no escapa del fenómeno. Japón se espera entonces crezca 2,4 % en 2022 (antes se estimaba 3,3 %) y se ralentice al 2,3 % en 2023.

Mientras tanto, China, que no ha rechazado la decisión de Rusia de invadir a Ucrania, también sentiría el coletazo, traduciéndose en un PIB que crecería 4,4 % en 2022 y 5,1 % en 2023, frente al 4,8 % y 5,2 % anteriores.

De momento, el llamado de atención del FMI es para que las grandes potencias sigan trabajando para mitigar el alza de precios de algunos bienes de primera necesidad, al tiempo que la guerra despliega un gran manto de incertidumbres.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias