Inflación en EE. UU. se disparó en abril y se mantiene cerca de máximos de 40 años

La inflación en EE. UU. volvió a subir en abril, continuando un ascenso que ha llevado a los consumidores a temer una posible recesión por el impacto en el gasto de los hogares pues es uno de los datos más altos desde la década de 1980. Lea más en noticias económicas internacionales

El índice de precios al consumidor (IPC) aumentó un 8,3% en el cuarto mes del año, por encima de la estimación del Dow Jones del 8,1%, informó este miércoles la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU.

Recomendado: Moody’s: alta inflación bajará en economías con metas de inflación “creíbles”

Si se eliminan los volátiles precios de los alimentos y la energía, el llamado IPC subyacente aumentó un 6,2%, frente a las expectativas de un aumento del 6%.

La inflación ha sido la mayor amenaza individual para una recuperación que comenzó tras la pandemia y vio a la economía estadounidense en 2021 alcanzar su mayor nivel de crecimiento anual desde 1984.

El aumento de los precios en las gasolineras y en las tiendas de comestibles ha sido un problema, pero la inflación se extendió más allá de esas dos áreas hacia la vivienda, la venta de automóviles y otros sectores en abril.

Destacado: Inflación en México subió a 7,68% en abril

Los funcionarios de la Reserva Federal han respondido al problema con dos aumentos de tasas de interés en lo que va del año y promesas de más hasta que la inflación baje al objetivo del 2% del banco central. Sin embargo, los datos del miércoles muestran que la FED tiene un gran trabajo por delante.

Las ganancias mes a mes también fueron superiores a las expectativas: 0,3% en el IPC general frente a la estimación del 0,2% y un aumento del 0,6% en el núcleo, frente a la perspectiva de una ganancia del 0,4%.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias