Moody’s: estos son los países con más riesgos para sus bancos en 2022

La calificadora de riesgo Moody’s reveló este miércoles cuáles son los países que tendrán más riesgos para sus bancos en 2022.

La firma explicó que, si bien los bancos en muchos mercados emergentes venían dando muestras de recuperación después del “estrés económico” sufrido en la pandemia, la invasión declarada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Ucrania “envió nuevas ondas de choque en todo el mundo”. Vea más en noticias económicas internacionales.

Los costos de los alimentos y la energía se han disparado, las tasas de inflación en muchos países están alcanzando sus niveles más altos en décadas y las previsiones de crecimiento económico se están reduciendo”, explicó Moody’s.

Este panorama, a juicio de la calificadora, ralentizará el negocio de los bancos y aumentará sus pérdidas crediticias. Si bien el escenario no suena muy alentador, aclara que algunas entidades están mejor situadas para hacer frente a la última crisis que otros.

Arabia Saudita

Para comenzar, Moody’s subraya que los bancos de Arabia Saudita se beneficiarán del aumento de los precios del petróleo.

“Entre los 10 sectores bancarios de mercados en desarrollo más grandes del mundo, los bancos en Arabia Saudita se beneficiarán del último impacto”, indica. De acuerdo con la firma, mayores ingresos petroleros impulsarán los ingresos fiscales, aumentarán la liquidez y estimularán el crecimiento económico, lo que permitirá al gobierno comenzar a corregir cinco años de déficit fiscal.

Recomendado: Moody’s: alta inflación bajará en economías con metas de inflación “creíbles”

Los mayores ingresos petroleros también impulsarán la confianza de los inversores y aumentarán los flujos de depósitos en el sector bancario”, dice.

En consecuencia, prevé que el PIB real aumente al 7,2% en 2022 y al 4,5% en 2023, después de una débil expansión económica en los años anteriores a la pandemia.

India, Indonesia y Nigeria

Destaca que los bancos de India, Indonesia y Nigeria continuarán su recuperación.

“Los efectos secundarios del conflicto pueden atenuar, pero no descarrilarán la recuperación económica en estos países, aunque crean nuevos riesgos. Estos incluyen una inflación más alta y los aumentos de las tasas de interés que la acompañan, y restricciones de oferta prolongadas”, anota Moody’s.

Pese a lo anterior, la calificadora prevé que la calidad crediticia y la rentabilidad de los bancos indios continúen recuperándose, mientras que los bancos de Indonesia cosecharán los beneficios del aumento de los precios de las materias primas.

Recomendado: G7 advierte que la suspensión de exportaciones de trigo de India “agravará la crisis”

En Nigeria, los precios más altos del petróleo “compensarán algunas de las tensiones causadas por la alta inflación”.

Sudáfrica, China y América Latina

Moody’s subraya que los bancos chinos, sudafricanos, mexicanos, brasileños y argentinos deben hacer frente a las actuales dificultades internas.

Explica que mientras que China se enfrenta a nuevos confinamientos por el brote de la Covid-19, los bancos sudafricanos y mexicanos “enfrentan una economía lenta” y los bancos brasileños “luchan contra la alta inflación y el rápido aumento de las tasas de interés”.

“El diminuto tamaño del sector bancario argentino lo protege de los peores efectos de la espiral inflacionaria”, destaca la calificadora.

Turquía

Por último, Moody’s advierte que las condiciones operativas de los bancos turcos “continúan deteriorándose”.

Recomendado: FMI: economías del continente americano sufrirían fuertes caídas en 2022

Al explicar que el conflicto ha exacerbado una inflación “ya muy alta en Turquía”, señala que los prestatarios turcos se verán afectados “por una reducción en sus ingresos reales, lo que les dificultará pagar sus préstamos”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias