Moody’s bajó calificaciones de México y cambió perspectiva a estable desde negativa

Moody’s Investors Service (Moody’s) bajó las calificaciones de emisor del Gobierno de México y las calificaciones senior no garantizadas de largo plazo a Baa2 desde Baa1, las calificaciones senior no garantizadas del programa de notas de mediano plazo y las calificaciones provisionales sénior no garantizadas de largo plazo a (P)Baa2 desde (P)Baa1. Lea más de internacional.

La entidad, además, cambió la perspectiva a estable desde negativa. La baja de las calificaciones está asociada a tendencias económicas y fiscales que Moody’s prevé seguirán mermando de manera gradual, pero persistente, el perfil crediticio de México alineándolo con el de soberanos calificados en Baa2.

Moody’s espera que la actividad económica continúe siendo afectada por débiles perspectivas de inversión y rigideces estructurales, factores que impedirán revertir el impacto que la pandemia tuvo sobre la actividad económica llevando a que haya una brecha persistente entre el nivel del PIB proyectado para los próximos años y el que hubiera tenido lugar si se hubiera mantenido la tendencia histórica anterior a la pandemia.

Recomendado: Inflación de México en junio llegó a su nivel más alto en 21 años

Si bien es cierto que el manejo fiscal ha dado lugar a un incremento moderado del ratio de deuda del gobierno, la carga de intereses ha sido consistentemente mayor que la de pares con calificaciones Baa, y lo más probable es que aumente aún más debido al incremento de las tasas de interés, según Moody’s.

A futuro, la fortaleza fiscal de México se verá afectada de una manera cada vez más manifiesta por:

  • Mayor rigidez del gasto público asociada a la decisión del gobierno de mantener apoyos a empresas estatales como Pemex, aumentar erogaciones relacionadas con pensiones y mantener inalterados gastos de capital etiquetados
  • Un bajo nivel de colchones financieros debido a que los fondos de estabilización fiscal prácticamente se han agotado. En conjunto, estos elementos restringirán la capacidad de las autoridades para responder a choques durante los próximos años

La perspectiva estable de la calificación refleja la expectativa de Moody’s de que, en ausencia de choques imprevistos, y a pesar de crecientes presiones económicas y fiscales, el perfil crediticio de México seguirá alineado con el de soberanos calificados en Baa2.

Lo anterior es debido a que la perspectiva estable incorpora una expectativa de continuidad en las políticas económicas, al considerar que las autoridades se mantendrán comprometidas con el objetivo de mantener estabilidad macroeconómica durante los próximos años.

Los techos en moneda local y extranjera de México se redujeron a A1 desde Aa3.

Recomendado: S&P mejoró perspectiva de México a largo plazo

La brecha de cuatro escalones entre los techos en moneda local y la calificación de emisor refleja el papel moderado del gobierno en la economía, un historial de políticas macroeconómicas predecibles y confiables, riesgos políticos moderados y riesgos bajos de vulnerabilidad externa.

“La falta de una brecha entre los techos en moneda local y extranjera refleja la ausencia de riesgos de transferencia y convertibilidad, anclada en un historial de instituciones económicas sólidas que respaldan la convertibilidad de la moneda y las cuentas de capital abiertas”, precisó la calificadora de riesgo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias