Reforma tributaria tendría desafíos para varios sectores; no tendría efecto inmediato en calificaciones

El ministro de Hacienda de Colombia, José Antonio Ocampo, ha detallado nuevas propuestas de reforma tributaria que, según Fitch, presentarían desafíos financieros para las empresas, particularmente en los sectores de energía, materias primas y alimentos y bebidas, si se aprueban. Lea más de macroeconomía.

Según la calificadora de riesgo, es poco probable que la aprobación de las propuestas tenga un efecto inmediato en las calificaciones.

“Los gravámenes relacionados con el medio ambiente y la salud pública podrían ejercer presión sobre los flujos de efectivo y afectar las políticas de dividendos y los planes de gasto de capital en los sectores objetivo. Esto, a su vez, podría debilitar los perfiles crediticios a largo plazo”, indicó la agencia.

Según lo propuesto, la reforma resultará en $25 billones de ingresos tributarios adicionales, o un 1,72 % del PIB, para 2023.

Los ingresos adicionales se derivarán de cambios en los impuestos para personas físicas (32 %), impuestos sobre exportaciones de productos básicos (27 %), impuestos corporativos impuestos (23 %), cargos ambientales y de salud pública (10 %) y el resto (9 %) de otros cargos.

Los impuestos adicionales a las personas físicas, que se derivan de los cambios en el código tributario, como una deducción de impuestos independiente por tipo de ingreso, una reducción en los tramos exentos de impuestos y la creación de un impuesto permanente sobre el patrimonio, reducirán potencialmente el consumo total de los hogares en el corto plazo, de acuerdo con las previsiones de Fitch Ratings.

Recomendado: Asobancaria reconoce puntos positivos de la reforma tributaria de Petro

En línea con las proyecciones del Gobierno de Colombia, el consumo caerá 0,38 puntos porcentuales en el primer año, principalmente, debido a la menor renta disponible de los hogares ricos.

En los últimos cuatro años, el consumo de los hogares representó el 71 % del PIB.

Otros efectos de la reforma tributaria

Los emisores de petróleo y minería se verían afectados por la eliminación de beneficios fiscales, como la deducibilidad de regalías, y un nuevo impuesto procíclico de 10 % sobre los precios de las exportaciones de petróleo crudo, carbón y oro, de acuerdo con Fitch.

“Cuando los precios internacionales están por encima de cierto umbral, los impuestos a la exportación afectarán los márgenes, la generación de flujo de caja y, a su vez, desincentivarán las grandes inversiones de largo plazo en estos sectores, intensificando su tendencia a la baja en las inversiones extranjeras directas”, precisó la calificadora.

Los costos de las generadoras térmicas colombianas aumentarán en el mediano plazo, a medida que se implementen gradualmente los impuestos al carbón, prevé la entidad.

Además, espera que los generadores de un solo activo o menos diversificados y eficientes pueden verse obligados a cerrar debido a la disminución de la viabilidad económica en el contexto de una transición hacia alternativas de generación de energía renovable.

En cuanto a los gravámenes de salud pública, un impuesto a las bebidas azucaradas, junto con un impuesto del 10 % a los alimentos ultraprocesados, y los impuestos a los plásticos de un solo uso “podrían tener un efecto negativo a neutral en el sector de alimentos y bebidas, dependiendo del grado en que las medidas de ahorro de costos pueden compensar la competencia de bienes/alternativas libres de impuestos y el deterioro del margen”, destacó Fitch Ratings.

La agencia calificadora aseguró que, anticipándose a algunas de estas medidas, el sector ha comenzado una transición proactiva hacia envases ecológicos, reformulando productos para minimizar el contenido de azúcar y desarrollando productos más saludables para ajustarse a las tendencias del mercado.

Recomendado: Colombia ¿Qué es la reforma tributaria y cómo funciona?

Vale recordar que las reformas tributarias propuestas deben pasar cuatro debates regulatorios en el Congreso antes de ser sancionadas como ley, por lo que “es poco probable que la reforma se apruebe tal como se presentó. Esperamos que algunos de los efectos en los sectores corporativos se moderen para aprobar el congreso casi dividido en partes iguales”, manifestó la entidad.

Para Fitch, la propuesta fiscal generalmente se alinea con los objetivos de política, que incluyen recaudar nuevos ingresos fiscales para financiar el gasto social y la consolidación fiscal, articulados por el nuevo gobierno de Colombia bajo el presidente Gustavo Petro.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias