Premercado | Inflación en Europa alcanza récord de 10 % e inyecta más temores de recesión

FOTO: Pixabay

ASIA-PACÍFICO: algunas bolsas de la región en mínimos   

Los mercados de valores asiáticos cerraron la jornada con resultados mixtos tras un inicio de semana negativo ante la incertidumbre económica global.

El principal indicador de la Bolsa de Seúl, el Kospi, cayó hoy un 0,71 % y cerró en su peor nivel en más de dos años en otra sesión marcada por los temores a la recesión global.

Fueron los inversores minoristas los que vendieron hoy ampliamente en una sesión con un volumen de negocio moderado y que deparó el peor cierre del Kospi desde el 10 de julio de 2020.

El selectivo abrió a la baja tras otra mala sesión en Wall Street y aunque en un momento dado llegó a estar en terreno positivo, finalmente cerró en rojo.

Por su parte, el índice de referencia de la Bolsa de Hong Kong, el Hang Seng, dejó atrás las importantes pérdidas de las últimas sesiones, que lo dejaron en mínimos de 11 años, y repuntó un 0,33 % en una jornada en la que las financieras y algunas inmobiliarias fueron las principales protagonistas.

El selectivo sumó 56,96 puntos hasta los 17.228, mientras que el índice que mide el comportamiento de las compañías de China continental que cotizan en el mercado hongkonés, el Hang Seng China Enterprises, avanzó un 0,03 %.

EUROPA: inflación en la Unión Europea alcanza el 10 %

Las bolsas europeas suben a pesar del nuevo dato de inflación que superó las previsiones y alcanzó un récord este mes, reforzando las expectativas de una nueva subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) en octubre.

El crecimiento de los precios en los 19 países que comparten el euro se aceleró hasta el 10,0 % en septiembre, desde el 9,1 % del mes anterior, según mostraron los datos de Eurostat el viernes, superando las expectativas de una lectura del 9,7 %.

Un día antes, las cifras mostraron que la inflación en Alemania, la mayor economía del bloque, saltó a su tasa más alta desde la época de la Guerra de Corea, hace 70 años.

La inflación siguió siendo impulsada principalmente por la volatilidad de los precios de la energía y los alimentos, pero continuó ampliándose, en prácticamente todas las categorías, desde los servicios hasta los bienes industriales, mostrando ahora lecturas dolorosamente altas.

Es probable que sean unas cifras incómodas para el BCE, que tiene como objetivo el crecimiento de los precios en el 2%, ya que sugiere que el exceso de demanda está alimentando cada vez la inflación, que corre el riesgo de afianzarse.

De hecho, la inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos y los combustibles y que el BCE vigila de cerca, también ha alcanzado un nuevo máximo, lo que aumenta la urgencia de nuevas subidas de tipos tras las notables subidas de julio y septiembre.

Excluyendo los precios de los alimentos y el combustible, la inflación subió desde el 5,5 % al 6,1 %, mientras que una medida aún más limitada, que también excluye el alcohol y el tabaco, subió desde el 4,3 % al 4,8 %.

Los precios de la energía subieron un 41 % en comparación con el año anterior, mientras que los alimentos no elaborados aumentaron un 13 %.

Aunque aún falta casi un mes para la próxima reunión del BCE sobre tipos de interés, los responsables de política monetaria ya se han pronunciado a favor de una nueva subida de los tipos de 75 puntos básicos, después de que en dos reuniones se hayan subido en conjunto en 125 puntos básicos, lo que supone el ritmo más rápido de endurecimiento de la política monetaria en la historia del BCE.

Los mercados prevén ahora que el tipo de depósito del 0,75 % aumentará hasta alrededor del 2 % a finales de año, y luego hasta alrededor del 3 % en la próxima primavera, antes de estabilizarse.

Vea más noticias de Premercado y movimientos bursátiles en el mundo

EE. UU: nuevo trimestre de pérdidas en Wall Street

Los mercados estadounidenses cerrarán un nuevo trimestre de bajas en medio de la volatilidad y los temores por una nueva recesión global.

Este es un desempeño que no se veía desde principios de 2011, debido a las persistentes preocupaciones sobre la alta inflación y el aumento de los costos de los préstamos, así como a las perspectivas negativas del suministro energético de Europa.

No obstante, se esperan en la sesión de hoy viernes rebotes interesantes tanto en Europa como en las bolsas norteamericanas.

“Ayer, gran parte de las ventas en el mercado norteamericano fueron fruto de los rebalanceos de final de mes y trimestre, hoy ya se terminan dichos rebalanceos por lo que ese factor negativo se eliminará del mercado”, añade Sergio Ávila, analista senior de mercado de IG, que incide en que “la amplitud de mercado sigue destrozada, en mínimos, normalmente cuando se llega a estos niveles, las probabilidades de que el mercado rebota son elevadas en días posteriores”.

La atención estará hoy en la publicación del índice de precios del consumo personal del mes de agosto, el PCE, que es la variable de precios más seguida por la Reserva Federal, que considera que refleja la evolución de los precios en el país mejor que lo hace el IPC.

Hoy se conocerán también datos del PMI de Chicago y la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan.

PETRÓLEO: primera ganancia semanal en un mes

Los precios del petróleo están en camino de su primera ganancia semanal tras cinco de pérdidas, respaldados por un dólar más débil y la posibilidad de que la OPEP+ acepte reducir la producción de crudo cuando se reúna el 5 de octubre.

Los futuros del crudo Brent pierden un 1,24 % a US$87,39 el barril. Los futuros del West Texas Intermediate (WTI) suben un 0,25 % a US$81,43.

Los contratos de Brent y WTI subieron más de US$1 al principio de la sesión y están preparados para una ganancia semanal de alrededor del 4 %. Sería el primer aumento semanal desde agosto y crecería respecto a los mínimos de nueve meses alcanzados el lunes.

No obstante, es probable que los precios del Brent y el WTI finalicen el tercer trimestre con una fuerte caída del 23 %.

Los precios del petróleo se vieron respaldados por una caída del dólar desde máximos de 20 años a principios de semana. Un dólar más débil hace que el petróleo denominado en esta divisa sea más barato para los compradores que tienen otras monedas, lo que mejora la demanda de la materia prima.

Los analistas también esperan que aumenten las compras mientras Rusia se prepara para anexar cuatro regiones ucranianas el viernes, en una medida que podría obligar a EE. UU. a fortalecer las sanciones contra el gobierno de Vladimir Putin.

Los analistas esperan un recorte de la producción porque los temores de la demanda vinculados a una posible desaceleración económica mundial y el aumento de las tasas de interés han afectado los precios del crudo.

«El grupo de productores ha perdido el control del mercado petrolero en las últimas semanas y querrá reafirmar su influencia», dijo Stephen Brennock, de la corredora de petróleo PVM, y agregó que los líderes de la OPEP+ querrán salvaguardar un precio mínimo de US$90 por barril.

(The Wall Street Journal, Reuters, Finviz, Investing, Markets Insider, Ámbito, 20 minutos, Valora Analitik).

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias