Si pruebas salen perfectas, Hidroituango entra antes del 30 de noviembre: gerente de EPM

Hidroituango. Foto: Valora Analitik.

Empresas Públicas de Medellín (EPM) anunció este miércoles que ha culminado con éxito las obras civiles de las unidades uno y dos, lo que permitiría que el Proyecto Hidroeléctrico Ituango (Hidroituango) entre antes del 30 de noviembre.

De acuerdo con el gerente general de EPM, Jorge Carrillo, “hoy con el cronograma que tenemos indica que las dos unidades de Hidroituango van a entrar antes del 30 de noviembre de este año”.

Para que las personas interesadas en el proyecto, Carrillo aseguró que el próximo 31 de octubre de 2022 se publicará el día a día del proyecto. “Vamos a mostrar cuál es el hito diario del proyecto. Cada día vamos a informar si se cumplió satisfactoriamente o si hubo alguna dificultad. De tal forma que no se vuelva una pregunta diaria, si la fecha se movió o no, sino que se haga un seguimiento de hitos”.

El líder de EPM agregó que “por supuesto que nosotros queremos entrar desde antes, ese es el compromiso. Que lo vamos a entrar de manera segura y confiable y hoy el cronograma nos indica que vamos a entrar antes del 30 de noviembre”.

Las pruebas de la discordia

Para que el proyecto de Hidroituango entre en operación de manera segura; es decir, sin efectos negativos o intermitencias, es necesario hacer todas las pruebas, ya con agua del río Cauca, para garantizar un óptimo funcionamiento.

Recomendado: Hidroituango operaría el 30 de noviembre, pero ¿qué hace falta para que ocurra?

De acuerdo con William Giraldo Jiménez, vicepresidente de Proyecto Generación Energía de Empresas Públicas de Medellín (EPM), que habló con Valora Analitik en una visita al proyecto, aún hay “temas importantes por ajustar en la parte mecánica».

Relató que “es como el acelerador de un carro, ese acelerador en la máquina son los directrices que llevan el agua a la turbina (entran el agua desde el embalse). Eso hay que ajustarlo mecánicamente y todavía nos falta la parte precisa para que la máquina no vaya de pronto a entrar con más agua de la cuenta y tengamos dificultades”.

Giraldo explicó, además, que hay una válvula -que permite la entrada de agua a la turbina- y también requiere de un ajuste mecánico. Después de estos procesos, se procederá a llenar el tubo con agua del embalse (el vertical y las conducciones) y se empieza a hacer, lentamente, a ser giros de la máquina.

Vale mencionar que las turbinas de Hidroituango deben girar a 180 revoluciones por minuto, son 700 toneladas que van a estar girando.

“Es por eso que hay que llevarla muy lento y despacio para poder terminar llevándola a velocidad nominal. Pero, durante todo ese proceso, hay que ir midiendo temperatura, presiones, niveles de tal manera que no se nos vaya a recalentar nada y tengamos que retroceder y volver a hacer ajustes”, explicó William Giraldo.

El experto reconoció que es un proceso lento. Luego, tras verificar que la máquina está bien mecánicamente, entra la parte de la energía (la excitación de la máquina) para que pueda sacar los 18 kilovoltios (alta tensión).

Recomendado: Procuraduría reitera riesgos en Hidroituango y lanza 10 recomendaciones

“Y una vez que cumplamos esto, ya la máquina la podemos sincronizar al sistema. Es decir, entrarla a que esté en la pista donde están todas más máquinas del sistema de potencia para que empiece a generar. Ya generando empezamos a hacerle otras pruebas: cargándola y llevándola a potencia para que pueda general al sistema”, apuntó Giraldo.

El escenario ideal de Hidroituango

Según el gerente general de EPM, sería deseable tener holguras para poder revisar algunas pruebas bajo el entendido de que es un proyecto que fue siniestrado, que tiene una reconstrucción de un macizo que antes era solo roca. “Que hoy en día tiene roca, más concreto, más refuerzos. Y explicamos porqué sería conveniente esa holgura”.

¿De dónde salen las ocho semanas? Éstas, de acuerdo con Carrillo, corresponden al escenario en el cual -bajo las pruebas que se van a hacer-, implique no poner en riesgo a las comunidades.

Precisó que las fechas que se han entregado para la entra en operación corresponden a un escenario en el cual todas las pruebas salgan perfectas. “La holgura de ocho semanas corresponde a hacer un monitoreo y poder tener más tiempo por si una prueba sale como no se espera, que puede pasar”.

En es contexto, explicó Jorge Carrillo, es que EPM informó al PMU los escenarios de riesgo que tiene el proyecto.

Además, el gerente general de EPM recordó que la obra tuvo imprevistos que generó retrasos, al menos, de cinco meses, por ejemplo, la pandemia de la Covid-19, que obligó a sacar del proyecto a todos los trabajadores adultos mayores y con comorbilidades.

Recomendado: Primera turbina de Hidroituango empieza a operar el 30 de noviembre: Irene Vélez

Y los bloqueos que hubo, hace año y medio, producto del Paro Nacional que también generaron demoras al proyecto.

Carrillo aseguró que esos escenarios le fueron puestos en consideración a la CREG, pero no son una negociación.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias