BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024

BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024
BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024. Imagen: Emilio Aparicio.
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

Este viernes dos de febrero de 2024, el Banco de la República de Colombia anunció un fuerte aumento en sus pronósticos de inflación para 2024, en línea con su más reciente Informe de Política Monetaria. ¿Qué más dice el documento de la autoridad monetaria?

De acuerdo con el documento, a futuro, se sigue esperando una consolidación de la convergencia de la inflación hacia el rango meta, en un entorno de una política monetaria restrictiva, menores presiones de precios y costos internacionales, presiones desinflacionarias de la tasa de cambio, una demanda débil, menores ajustes en los precios de los alimentos y una indexación a una inflación menor que en 2023.

No obstante, el pronóstico para el cierre de 2024 se revisó al alza, en el contexto de variaciones altas y persistentes en los precios de la canasta de servicios, una postura de política monetaria compatible con el logro de la meta en 2025, un aumento del salario mínimo mayor que el estimado, y de presiones alcistas provenientes del grupo de regulados, en particular de las tarifas de energía eléctrica.

Con esto, en 2024, según el Informe del Banco de la República, la inflación total y la básica se situaría en 5,9 % y 5,4 %, respectivamente, en comparación con el 4,0 % y 4,2 % del Informe de octubre (gráfcos 1.1 y 1.2).

BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024
BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024. Imagen: Banco de la República

Recomendado: Equipo técnico del BanRep advierte riesgos a corto plazo para inflación en Colombia

BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024
BanRep de Colombia elevó fuerte el pronóstico de inflación para 2024. Imagen: Banco de la República

Hay que decir que estas estimaciones continúan enfrentando un alto grado de incertidumbre e involucran riesgos al alza importantes. Uno de ellos es un efecto más fuerte del Fenómeno de El Niño sobre los precios de los alimentos y la energía de lo contemplado en este Informe.

A esto se suma una elevada incertidumbre sobre la canasta de regulados asociada con la evolución futura de los ajustes requeridos en los precios de los combustibles para moderar presiones fscales en el Fondo de Estabilización del Precio de los Combustibles (FEPC).

Asimismo, la incertidumbre sobre las condiciones financieras externas implica un riesgo sobre la trayectoria de la tasa de cambio y los precios que dependen de ella. “De materializarse presiones inflacionarias por estos riesgos, se pueden acentuar los mecanismos de indexación y generar una persistencia de la inflación mayor que la estimada en este Informe”, manifestó el BanRep.

Sobre el crecimiento económico, el informe del banco central señala:

“La inversión se habría mantenido en niveles bajos, mientras que el consumo habría caído en términos trimestrales, en línea con una contracción del gasto de los hogares y a pesar de la recuperación del consumo público. Así, la demanda interna habría registrado retroceso anual adicional, la cual se traduciría en menores importaciones, lo que, junto con un nivel estable de las exportaciones, habría resultado en una nueva reducción del déficit comercial externo”, relató el informe.

Recomendado: Gerente del BanRep explica cómo le pegará el Fenómeno de El Niño a la inflación de Colombia

Todo esto, en un contexto de bajos niveles de confianza de los consumidores y de las empresas, de una menor dinámica del crédito y de una postura de política monetaria que se mantiene contractiva.

Con esto, el crecimiento anual del PIB para 2023 se revisó al 1%, desde el 1,2% estimado en octubre (Gráfico 1.3).

Para 2024, la proyección del crecimiento se mantuvo en el 0,8 %, con un consumo que seguiría en niveles cercanos a los observados en 2023, producto de una compensación entre la desaceleración del consumo privado y un crecimiento del consumo público.

La inversión continuaría con niveles bajos, pero se recuperaría en el segundo semestre de 2024, soportada en la reactivación de obras civiles y proyectos de inversión local. El déficit de la balanza comercial volvería a reducirse, indicó el Banco.

Todo esto se daría en un contexto de condiciones financieras externas algo más holgadas y de una política monetaria contractiva compatible con el logro de la meta de inflación a mediados de 2025. Para dicho año se espera un crecimiento del 3,5%, en un entorno de recuperación de la demanda externa, de unas condiciones de financiamiento externas e internas más holgadas y de una inflación que alcanzaría la meta.

Los excesos de capacidad productiva para 2024 serían similares a los estimados en octubre, pero en 2025 se diluirían más rápido de lo proyectado anteriormente, debido a la recuperación de la actividad económica (Gráfico 1.4) y a la postura menos restrictiva que tendría la política monetaria hacia adelante.

Estas estimaciones continúan sujetas a un alto grado de incertidumbre por factores externos (tensiones políticas globales y condiciones financieras internacionales) e internos (incertidumbre sobre la evolución e impacto de las reformas presentadas al Congreso y la respuesta de la demanda interna a las condiciones financieras locales)”.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias