Blin’Blin: joyería impresa en 3D con estilo funky desde Perú

Blin´Blin, es un emprendimiento peruano que se dedica a la fabricación de joyería impresa en 3D, fundado por Fec Escajadillo.

Blin’Blin: joyería impresa en 3D con estilo funky desde Perú
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

El funk es un término que se usa para hacer referencia a un género musical que nació en 1960 a partir de la fusión realizada por artistas afroamericanos de soul, R&B, jazz y música latina.

Blin´Blin, un emprendimiento peruano que se dedica a la fabricación de joyería impresa en 3D, fundado por Fec Escajadillo, está inspirado en el estilo funky, tiene un mensaje sobre inspiración musical, búsqueda del amor propio, uso de la tecnología y aceptación de la diversidad. Lea más en la sección emprendedores y emprendimientos.

En diálogo con Valora Analitik, Escajadillo, diseñadora de interiores de profesión, explica que, en 2020, teniendo sus proyectos profesionales paralizados debido a la pandemia de la Covid-19, buscó unos accesorios y decidió usarlos.

“Blin’Blin empieza estando aburrida. Decidí grabarme para publicar mis reels y me había colocado unos accesorios que había tenido guardados hace mucho tiempo. Eran sumamente grandes y de metal. Me los había puesto y me estaba emocionando. Me estaba arreglando y en eso me di cuenta de que a los 10 minutos ya me había empezado a doler todo el cuello, toda la parte de atrás de la cabeza, las orejas, me sentía sumamente incómoda y no podía grabarme”, señala la emprendedora peruana.

“Estaba justo con el iPad y con mi lápiz y papel y empecé a esbozar, porque dije: soy diseñadora y si hago estos aretes, pero con este material que no es tan pesado, que es con la impresión 3D, puede ser. Me puse manos a la obra y empecé a desarrollar formas geométricas simples para poder entender cómo era que estas argollas encajaban en mis propias orejas y empecé a hacerlo y me di cuenta de que no tenía nada de peso y me había emocionado la vida”, añade.

En ese momento, Escajadillo comenta que estaba escuchando a Rihanna y a Beyoncé, artistas que la “empoderaron”.

Recomendado: Panamá Dojang, una academia para aprender taekwondo “en familia”

“Me emocioné tanto y básicamente esas formas estaban guiadas por ritmos y patrones en los cuales me guíe y así empezó a nacer la primera colección, que llamé es ladybug”, relata la fundadora de Blin’Blin.

Un estilo Funky

Para mí la música que predomina para crear estos esos accesorios es la de estilo funky, que tenga la música mucho groove y va en distintos estilos musicales, pero todos tienen el funky dentro como las de Bruno Mars, Beyoncé, Rihanna (…). Todas tienen ese ese ritmo muy marcado del funky presentes en todas sus canciones y realmente el funky que es lo que me termina moviendo un montón junto con la cultura urbana”, destaca la emprendedora.

De hecho, comenta que fue en una fiesta donde se le ocurrió el eslogan de Blin’Blin: funk, love & tech.

Blin’Blin: joyería impresa en 3D con estilo funky desde Perú

Me faltaba un pequeño eslogan que transmitiera lo que yo estaba sintiendo y por eso quedó inspirado en el funk, love and tech”, dice.

Accesorios impresos en 3D

Fec Escajadillo tiene un laboratorio donde trabaja con impresoras 3D FDM, en esta utiliza rollos de filamento en PLA, ABS y nylon.

Esos fueron mis primeros materiales con los que empecé a prototipar. Sin embargo, ya en la búsqueda después de crear la primera colección con estos materiales decidí investigar más y me di con la sorpresa de que se utilizaban otros tipos de materiales para la impresión 3D de los diseños de joyería y entre ellos está la resina, que se llama SLA”, explica Escajadillo.

Recomendado: Maria João Acessórios ofrece joyería auténtica en Brasil

Así las cosas, la emprendedora vendió una de sus dos impresoras de filamento FDM para comprarse su primera impresora de resina y así poder prototipar, seguir diseñando “y poder crear por mi cuenta estas piezas mientras estaba en el proceso de mejora de estos productos nuevos que empezaron a llamar la atención en mi comunidad de Instagram sobre todo”, añade la emprendedora.

El poder de las redes de Meta

El lanzamiento oficial de Blin’Blin fue en marzo de 2021, momento en el que Escajadillo empezó a hacer contactos con empresas e influencers por el mundo, a través de las redes sociales de Meta, para que su marca se conociera no solo en Perú, sino que cruzara fronteras.

“Cuando lancé Blin’Blin en marzo de 2021 me contacté con una empresa de Japón que se llama Septem y ellos me brindaron la opción de representarme. Soy la primera marca de la familia Septem latinoamericana en formar parte de estos grandes diseñadores que son de todo el mundo, somos ahorita 10 y gracias a ellos llegué al mercado asiático”, destaca Escajadillo.

Es así como los productos de Blin’Blin se distribuyen en Japón y Corea, y poco a poco se están abriendo a otros mercados al interior del continente asiático.

“Eso me emocionó un montón porque eso sucedió a los seis meses de haber lanzado mi marca, en agosto firmé contrato con ellos. No lo podía creer y luego de eso contactaron de una empresa en California (Estados Unidos) y también me quisieron representar”, añade.

La fundadora de Blin’Blin destaca que el influencer Tazarte ha sido uno de los que más le han abierto las puertas para llegar al mercado internacional.

Recomendado: Viajes CHE invita a conocer a Colombia con sentido social

“Tazarte es un Influencer increíble de la comunidad LGTBQ, con él se me abrieron más las puertas porque él tiene una llegada a casi un millón de seguidores y en Instagram tiene como 60.000 seguidores. Como nos comunicamos bastante similar y somos bastante artísticos, hicimos un súper match y ahí fue cuando empezó esa revolución increíble que se dio en la marca, en Blin’Blin, porque llegué a personas de España, Costa Rica, Alemania y Japón, entre otros”, señala Escajadillo.

De acuerdo con la emprendedora, fue así como la marca empezó a darse en el mercado local de Perú, y “muchos peruanos empezaron a notar más la fuerte acogida”.

En el mercado peruano se empezaron a contactar marcas del país para realizar colaboraciones, se comunicaron también de Colombia, de Argentina, de Brasil, de Venezuela y de Estados Unidos. Yo no podía creer lo que estaba sucediendo. Es la primera vez que creo un producto donde terminó transmitiendo mi verdadera personalidad”, añade Escajadillo.

La fundadora de Blin’Blin recuerda que una vez empezó a sumar ventas con su marca decidió invertir en las primeras publicidades pagadas para promover la página como marca.  

La primera fase que Facebook nos da es el acercamiento hacia las personas para que vayan conociendo la marca, no exactamente vendiéndoles el producto, sino la idea era comunicar de qué trataba Blin’Blin porque todavía nadie nos conocía al 100 %”, señala.

“Así empezó a crecer, me estuve contactando con más influencers de Perú para un crecimiento más progresivo con ellos, que tenían un gran alcance igual y las personas empezaban a llegar”, añade.

Blin’Blin cuenta con una página web en la que las personas pueden adquirir los productos haciendo uso del carrito de compras virtual. De acuerdo con las estadísticas que maneja su fundadora, el 61 % de las ventas provienen de Instagram, mientras que el porcentaje restante llega a través de Facebook.

Recomendado: Mappin, el emprendimiento chileno que le apuesta a mostrar la geografía de una forma diferente

Entre tanto, WhatsApp es el canal que usa Blin’Blin para “cerrar las personalizaciones, entonces las personas cuando quieren saber de qué color lo quieren o si pueden personalizar las medidas, esa parte la manejo solamente por WhatsApp”, concluye Escajadillo.

Valora Analitik y Meta (casa matriz de Facebook, WhatsApp y de Instagram) se aliaron para destacar las historias de emprendedores exitosos en América Latina que, aprovechando las herramientas digitales, crecieron sus negocios, incluso en épocas difíciles como la pandemia.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias